Nacional

Embajador francés solicitó a las Farc a dar señales sobre Langlois
23 de Mayo de 2012


"Solo les queda a quienes tienen a Roméo en su poder decirnos cuándo y dónde, preferiblemente sin tambores ni trompetas", expresó Vandoorne.

 


EFE


El embajador de Francia en Colombia, Jean-Pierre Vandoorne, instó hoy a las Farc a que den la señal sobre la puesta en libertad del periodista galo Roméo Langlois, en manos de esta guerrilla desde hace más de tres semanas.


El diplomático indicó que ya está cumplida hace días la condición puesta por los rebeldes para liberar a Langlois, que es la de conformar una comisión con un delegado personal del presidente francés, François Hollande; el Comité Internacional de la Cruz Roja (Cicr) y la exsenadora Piedad Córdoba.


Hollande designó su delegado al día siguiente de tomar posesión, hace una semana, mientras que el Cicr y Córdoba respondieron de inmediato que estaban listos para la misión humanitaria.


El delegado de Hollande "está listo, hablo con él todos los días, está a la espera", enfatizó Vandoorne, quien insistió en la urgencia de la señal definitiva tras la reciente reproducción del comunicado en el que las Farc pusieron la condición del comité tripartita.


La declaración, del mando central de las Farc, fue recogida el pasado lunes por uno de los sitios web de los rebeldes, una semana después de que la nota fuera entregada al Cicr en algún lugar del sur de Colombia.


"Lo importante es que la señal que esperamos sea autenticada por el secretariado central de las Farc o algún responsable y no dé lugar a la más mínima duda en cuanto a su sinceridad", dijo Vandoorne.


El diplomático también aseguró que espera que el caso de Langlois, que los rebeldes no consideran que sea un secuestro, "no se transforme a medida que corra el tiempo en un secuestro de verdad, en contradicción con el compromiso asumido por quienes tienen a Roméo en su poder".


Langlois, corresponsal de la cadena de televisión France 24 y el diario Le Figaro, fue tomado como "prisionero de guerra" el 28 de abril último en La Unión Peneya, caserío rural de la población de La Montañita, al que había viajado para una operación antidroga con un contingente militar y policial.


Las tropas fueron atacadas por los rebeldes, que mataron a cuatro uniformados e hicieron cautivo, herido, a Langlois, quien llevaba un casco y un chaleco de uso militar que le habían sido proporcionados para su protección.