Columnistas

No votan pero cuentan
23 de Mayo de 2012


El Plan de Desarrollo de Medellín está en su recta final y en pocos días será aprobado por el Concejo de la ciudad.

2

Manuel Manrique Castro


El Plan de Desarrollo de Medellín está en su recta final y en pocos días será aprobado por el Concejo de la ciudad.  Lo propio hacen asambleas y concejos municipales de todo el país que tienen plazo hasta fines de mayo para darle luz verde a sus planes equivalentes.  Enorme oportunidad para poner los rieles sobre los que transitará la locomotora de la acción pública y ciudadana hasta el fin de las actuales administraciones territoriales.


Medellín está haciendo su parte y luego de la presentación al Consejo Territorial de Planeación - a fines de febrero - y el debate público durante los meses de marzo y abril, el Plan pasó a manos del Concejo para adquirir su forma final.


Para bien del país ya está claro que la niñez y la adolescencia deben quedar incluidas en los Planes de Desarrollo con peso propio.  Ya no como respuestas a situaciones inaceptables como ocurre con los casos de explotación, abuso o violencia, sino porque se trata de ciudadanos cuyos derechos deben ser  garantizados por el Estado, que tiene a responsabilidad principal, la sociedad y la familia. 


El Plan de Medellín debe decir categóricamente, desde su exposición de motivos, que los derechos de la niñez son prevalentes, tal como lo establece el artículo 44 de la Constitución colombiana, muy poco reconocido y con frecuencia olvidado  desde que la Carta Magna se aprobó en 1991. Hacerlo sería una afirmación de sentido y visión estratégica para todo lo que viene a continuación.


Otro aspecto esencial es garantizar la coherencia y articulación entre las líneas maestras del Plan, especialmente las que se refieren a la vida y a la equidad, sus componentes y los programas propuestos. Si así ocurre la acción municipal será más eficiente y los recursos público rendirán más y mejor. 


Este Plan se pondrá en marcha a la luz de la oportunidad histórica que significa la Alianza Medellín Antioquia, AMA, y por lo tanto, en lo que se refiere a los menores de 18 años de edad, sería más que deseable que introdujera estrategias claras capaces de facilitar el camino para esa construcción innovadora que Medellín y los municipios de Antioquia tendrán que empezar de inmediato.


Para esta población otro aspecto crítico es asegurar mecanismos eficientes de seguimiento de la ejecución del Plan que permitan introducir los ajustes que se requieran y desde luego el sistema capaz de evaluar los resultados que nos dirán si se hizo – o no – la diferencia. 


De la Dirección: Damos la más cordial bienvenida a nuestro nuevo colaborador, Manuel Manrique Castro, sociólogo de la U. Ricardo Palma de Lima, con maestría en sociología rural de la Universidad Católica del Perú. Ha sido, entre otros cargos, representante de la Unicef en Brasil, Venezuela, Guatemala y Colombia, y en la actualidad es Director Regional del CINDE Medellín – Asociado al Instituto Internacional de Derechos del Niño y el Desarrollo, Centro de Estudios Globales, Universidad de Victoria, British Columbia, Canadá.




Comentarios
2
Yolanda
2012/05/23 10:17:58 am
Considero muy valioso que los medios de comunicación abran espacios para analizar la situación de la niñez y lo hagan con personas expertar en el tema.
JUAN
2012/05/23 06:27:25 am
Y AMA es vital en el mismo. Jealbo