Economía

A strategy that “does not lead anywhere”
Una estrategia “que no lleva a ningún lado”
Autor: John Jairo Murillo Giraldo
16 de Mayo de 2012


Las incautaciones en el 2011 han superado los registros históricos, ha habido avances en los procesos, pero el director de la Dian se muestra escéptico

Foto: Cortesía 

Según la Dian el recaudo tributario en Colombia subió 26,2% entre enero y abril. El Gobierno captó en impuestos $36,1 billones, frente a los $28,6 billones en el mismo periodo de 2011.

No conforme con estar cerca de superar las metas de cumplimiento en recaudo, recuperación de cartera y decomisos de contrabando, el director de la Dian, Juan Ricardo Ortega,   ha expresado su deseo de dar un “viraje” a las funciones de la entidad hacia la “modernización”. Ortega, en entrevista con EL MUNDO, habló sobre el importante papel que deberá jugar la institución a futuro en la lucha contra el crimen organizado.


¿Por qué existe tanta ilegalidad en el país?


“Colombia tiene retos grandes en los cuales la legalidad hoy en día no es la más fácil de cumplir, las normas tributarias son complejas, existe un comportamiento a veces arbitrario por parte de la Administración, no se cuenta con la confianza entre lo público y lo privado (como) para entender que este es un trabajo que se hace conjunto, que se hace  de forma mancomunada”.


¿Cree que el contrabando esté asociado a nuestra cultura?


“La noción de que el contrabando es cultural, que hace parte de la historia de nuestras regiones o que es un tema de pequeños oportunistas, es una soberana mentira, las estructuras están demostradas, hoy existen en La Guajira, existen en Urabá, existen en la Costa Atlántica y en la Costa Pacífica colombiana, no son estructuras casuísticas”.


¿Cómo están controlando, por ejemplo, temas como la facturación?


“La gran agenda es que nos podamos mover a un mundo de facturación  electrónica entre año y medio y dos años, que le permita a este país contar con información auténtica, con información íntegra, confiable de lo que son las transacciones, esa es un forma de que se genere un canal ágil, barato, transparente para los legales y que genere formas muy evidentes para que los que tienen protección a lo legal brillen”.


¿Qué tanto influyen los operativos e incautaciones en esta lucha contra la ilegalidad?


“A lo que estamos enfrentándonos, la estrategia actual con la Fuerza Pública y la actual estructura tributaria no nos va a llevar a ningún lado, uno no pasa de 0,5% a controlar un 80% (de incautaciones), que sería lo que le quitaría la rentabilidad a estos negocios que tienen unos márgenes muy grandes. Nosotros no estamos logrando judicializar las estructuras criminales detrás de esto, hemos logrado aprehender unas cifras importantes, por lo menos relativas a lo que se venía aprehendiendo, pero lo que estamos hoy en día cogiendo no llega a ser el 1% del volumen, y es muy difícil que uno coja todo mediante aprehensiones”.


¿Se deben implementar otros mecanismos?


“Colombia está en mora de dar discusiones profundas de cómo generar marcos legales que permitan tomar acciones contundentes contra estructuras criminales que tienen aprobaciones y licencias de todas las estructuras del Estado.


Falta dotar a la administración publica de la capacidad para embargar todos los activos, todas las cuentas corrientes, todas la acciones civiles que limiten la capacidad económica de estas organizaciones criminales de menoscabar la capacidad del Estado a través de sobornos o de litigios onerosísimos, o de empezar a comprar para que se pierdan las pruebas o se debilite  la capacidad del Estado”.


¿En cuáles sectores se ha detectado la presencia del crimen organizado?


“Hemos mapeado en la Dian presencia en agencias de aduana, transportadoras, farmacéuticas, en el sector del cuero, en el sector de calzado. Este es un negocio que se estima está en 10.000 millones de dólares al año en facturación y unos 6.000 millones en exportaciones ficticias, donde el oro es uno de esos capítulos que vale la pena analizar. Se registraron 67 toneladas como exportación de oro el año pasado, cuando las empresas grandes, aquí en Antioquia, no pueden mostrar más de diez toneladas de producción”.


¿Existen experiencias internacionales de este tipo?


“Estados Unidos en su lucha contra la mafia generó un fuerte marco jurídico que resultó en el desmonte de la misma, y yo creo que esta, junto con la experiencia italiana, vale la pena que en Colombia se analicen y se generen herramientas para que el aparato judicial sea efectivo contra estructuras de esta naturaleza”.


¿Cómo enfrentar el testaferrato?


“Los registros del país son muy débiles y en eso perdemos todos, porque esa es como la barrera de entrada de los jugadores con los cuales uno puede confiar, y en Colombia hay muchos que logran entrar que no se merecen ninguna confianza,


La misma Dian tiene ese problema. Los registros de los temas aduaneros son lamentables, yo tengo contrabandistas y narcotraficantes ahí metidos y lamentablemente pelear contra ellos dentro de las normas legales es muy difícil porque la ley los defiende y porque yo no puedo simplemente mostrar la cantidad de indicios que tengo para que ellos pierdan todas las potestades que absurdamente alguien les otorgó, pero esa es una discusión de un marco jurídico contra estos hampones que nos hacen tanto daño”.


¿Para esto que usted dice, sirve el Estatuto Anticorrupción?


“No, desafortunadamente no, eso es para clavar a los funcionarios públicos pero no para clavar a los criminales”.




Incautaciones en cifras


Según la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (Dian), pese a que solo en el año pasado las incautaciones realizadas por esta entidad crecieron en más del 500%, el total de aprehensiones no superó el 0,5% de las mercancías ilegales que anualmente se negocian en el país. "La gestión de la Dian no llegó a ser de ni siquiera una comisión de éxito de un negocio básico", reconoce el director de la entidad, Juan Ricardo Ortega.


"El año pasado, solamente en una bodega en Cali, encontramos 800.000 pares de tenis de contrabando, y la cifra total logró superar los dos millones. Además, incautamos un millón cien mil cajas de whisky de contrabando y en cigarrillo superamos los 85 millones de cigarrillos. Asimismo, en calzado, mientras que el contrabando se estima supera los 12 millones de pares, no estamos llegando ni siquiera a un 10% del impacto en esa actividad", agregó Ortega.