Columnistas

YPF: ‘sudacas’ vs ‘nordacas’
Autor: Guillermo Maya Muñoz
10 de Mayo de 2012


El pasado 16 de abril, el gobierno argentino decidió renacionalizar el 51% de YPF, Yacimientos Petroleros Fiscales, que había pasado a manos de Repsol, a través de su privatización durante el gobierno del neoliberal Carlos Menem.

El pasado 16 de abril, el gobierno argentino decidió renacionalizar el 51% de YPF, Yacimientos Petroleros Fiscales, que había pasado a manos de Repsol, a través de su privatización durante el gobierno del neoliberal Carlos Menem. La renacionalización de YPF significa para Repsol la pérdida del control sobre el 50% de su producción, casi 500.000 barriles/día, el 50% de sus reservas, 1.000 millones de barriles, y un 33% de sus ganancias brutas, 1.230 millones de euros.


En respuesta, el gobierno del Partido Popular, el partido heredero de las fuerzas políticas de la dictadura franquista, apoyado por los socialistas del PSOE, convertidos en relacionistas públicos del gran capital español, se vino lanza en ristre, en nostálgica querella colonialista, contra la medida: “El gobierno de España defiende los intereses de todas las empresas españolas (…). Y si en alguna parte del mundo hay gestos de hostilidad contra los intereses de empresas españolas, el gobierno los interpreta como hostilidad a España y su gobierno. (…) Esos gestos de hostilidad traen consigo consecuencias” (Ministro de Industria, Energía y Turismo de España, José Manuel Soria).


Por su parte, Mariano Rajoy, presidente del gobierno español, expresó que la nacionalización no es buena para España, ni tampoco para Argentina, “sobre todo para Argentina”. Sin embargo, el propio Rajoy, antes de ser Presidente del gobierno, había dicho, como jefe de la oposición a Zapatero, ante la eventualidad de que la empresa rusa Lukoil comprara a Repsol: “No lo vamos a aceptar. (…) Un país que no maneja su energía es un país de quinta”. Lo que es bueno para España, también lo es para Argentina, y así lo entendieron en Buenos Aires, al decidir la renacionalización de YPF. El desespero y las amenazas de los “nordacas” colonialistas es entendible.


Argentina, al dejar en poder de Repsol, prácticamente un oligopolio, la provisión de energéticos estratégicos para el desarrollo y la soberanía nacional, ya de por sí había cometido un error, que había que corregir.  YPF pasó de perforar 77 pozos anuales, entre 1993-1998, último año en que Repsol tomó el control de YPF, a 8 pozos anuales entre 2003-2011. La estrategia de Repsol en Argentina consistió en expatriar una gran parte de sus ganancias para financiar sus inversiones en otras partes del mundo, en consecuencia, la exploración y la producción cayeron, mientras Argentina aumentaba las importaciones de combustibles, con una expectativa de 12.000 millones de dólares en 2012.


Por su parte, en este lado del Atlántico, el presidente chileno Piñera, otro que se enriqueció con las privatizaciones en su país, sentenció: “Los países deben respetar la ley, el Estado de Derecho y también los convenios, tratados y el derecho internacional”. Para Felipe Calderón de México la medida es “poco responsable y poco racional”. El colombiano Juan Manuel Santos: “en Colombia no expropiamos”. Regalamos los recursos naturales a los extranjeros: les deducimos las regalías de los impuestos, y que lo diga Repsol Colombia.


¿Es Repsol de “millones de españoles”?  Según Alberto Garzón, economista español, Repsol no es española: Pemex de México tiene 9.49% y los fondos de inversión extranjeros 42%. Es decir, 51,49% no es español. Ya se entiende la rabieta de Calderón con los argentinos. Invirtieron en Repsol, y pierden en YPF. Por otro lado, Repsol solo paga el 54.47% de sus impuestos en España, y utiliza paraísos fiscales para evadir el pago de impuestos. Igualmente, mientras las ganancias de Repsol, entre 1998 y 2007, crecieron 11.97% anual, el empleo solo creció 4.84% y el salario medio 1.71%.


El millonario presidente de Repsol, el catalán  Antonio Brufau, que perderá como consecuencia gran parte de su bono corporativo, afirmó que la nacionalización “solo es una forma de tapar la crisis social y económica que está enfrentando Argentina”. Pero, si es España, que tiene 25% de desempleo, y 50% de desempleo juvenil, la que está en crisis, y además ya ha tenido doble recesión, con crecimiento negativo en 2009, y ahora en 2012, gracias a su clase dirigente. Argentina ha tenido un desempeño admirable, el mejor de Latinoamérica, entre 2003-2012, a pesar del lamento neoliberal de Cavallos y Boteros.