Columnistas

La lección de Lula
Autor: Iván Guzmán López
8 de Mayo de 2012


El presidente Juan Manuel Santos anunció la noche del primero de mayo, durante una alocución televisada, la puesta en marcha de una nueva política de vivienda para los más pobres de los pobres, y que acabará con la exigencia de que los subsidios

2

El presidente Juan Manuel Santos anunció la noche del primero de mayo, durante una alocución televisada, la puesta en marcha de una nueva política de vivienda para los más pobres de los pobres, y que acabará con la exigencia de que los subsidios se completen con un crédito bancario. “Y quiero que quede muy claro: esta política de vivienda popular no sustituye lo que estamos haciendo y que viene dando buenos resultados, sino que lo complementa y nos ayuda a concentrar los recursos en los más pobres”, remató. Por otro lado, el Presidente de Asocajas, Álvaro José Cobo, ratificó el espaldarazo al programa de vivienda gratis para la población menos favorecida: “Estamos poniendo al servicio del programa la infraestructura integrada por las 43 cajas de compensación familiar. Además de un acompañamiento social a la población, ya que no solo es una entrega de viviendas, sino la articulación de una comunidad que se puede hacer alrededor de estos programas, y así lo entiende el Gobierno”.


No había terminado el Presidente de exponer motivos, cuando aparecieron los contradictores de la política social a predecir con saña los males que ellos mismos encarnan: populismo, politiquería, búsqueda engañosa de votos. 


La miopía, los celos, el egoísmo, la falta de sensibilidad social, qué se yo, tiene postrada a más de media Colombia. Es lo que se colige de la actitud de los agoreros colombianos y de la lección que dejó el ex presidente de Brasil Luiz Inácio Lula Da Silva, en su recientemente visita a Colombia: Según sus propias palabras, apoyadas en su gestión, “los ricos también se benefician cuando los pobres dejan de serlo”. Entiendo que para la Andi, para los gremios, y para algunos empresarios en Colombia, esto es muy difícil de entender. Muchos de ellos se están rasgando las vestiduras ante el anuncio del presidente Santos.


Lula dijo en su visita que lo primero que hizo al asumir la presidencia del Brasil fue subir a un avión a sus ministros y al presidente del Banco Central “para que vieran a ese país que no se queja, que no hace manifestaciones, pero que está ahí, que es real y verdadero”, al Brasil pobre. A propósito, contó: “Conocí el pan por primera vez a los 7 años. Hasta esa edad, el café que me tomaba por la mañana era con harina de yuca. Sé qué es la desesperación de una madre que está delante de un fogón sin gas y sin lo más elemental para hacer una comida para sus hijos”. Y continuó: “Cuando empecé mi gobierno, el 10% de la población más rica cogía la mitad del dinero del país y le dejaba a los más pobres apenas el 10%”.


En suma, la política social de Lula sacó a 28 millones de brasileros de la pobreza, redujo drásticamente los niveles de desnutrición y desescolarización de sus niños y jóvenes; aumentó el salario mínimo en un 62%, en contravía de los magos economistas criollos y del FMI que le advertían sobre la inflación. Pero no hubo inflación y sí más poder adquisitivo y mejores condiciones para los trabajadores. Esta sola decisión –dijo Lula– “sacó a millones de brasileros de la pobreza y Brasil salió de la crisis de 2008; salió adelante  gracias a esta población. El consumo creció siete veces más, sobre todo en los sectores populares y los pobres empezaron a ser tratados como ciudadanos”.  Estos resultados -aseguró- son una muestra de que “no hay nada más barato que invertir en los pobres. La inclusión llevó al desarrollo y hasta le pagamos la deuda al Fondo Monetario Internacional: le pagamos 16 mil millones de dólares que le debíamos y hoy nos debe 14 mil millones  que le prestamos para ayudar a la crisis de los países ricos.”


Puntada final: La gran recomendación que hizo Lula a Colombia, fue: “no dejar en manos de intermediarios la administración de los recursos públicos”. Ahora me explico la hecatombe de la salud y entiendo a los que predican que no se puede entregar 100.000 viviendas (bajo el control del Estado) a los más pobres de los pobres.




Comentarios
2
Luis
2012/05/08 10:29:42 am
Este columnista debe ser tarifado de JudasManuel, nadie critica que se le ayude a los mas vulnerables, el problema es que no lo ha hecho con los desplazados de Gramalote, o con los de la Gabriela que llevan dos años esperando, no es un plan de su administracion, es una respuesta promesera politiquera surgida de su baja popularidad.
Luis
2012/05/08 10:19:20 am
Este columnista debe ser tarifado de JudasManuel, nadie critica que se le ayude a los mas vulnerables, el problema es que no lo ha hecho con los desplazados de Gramalote, o con los de la Gabriela que llevan dos años esperando, no es un plan de su administracion, es una respuesta promesera politiquera surgida de su baja popularidad.