Columnistas

Desvergonzados
Autor: Lázaro Tobón Vallejo
8 de Mayo de 2012


“Cuando los que mandan pierden la vergüenza, los que obedecen pierden el respeto” (Georg Christoph Lichtenberg).

“Cuando los que mandan pierden la vergüenza, los que obedecen pierden el respeto” (Georg Christoph Lichtenberg).


El fútbol profesional medellinense está más perdido que envolatado, con dos equipos que en otrora fueron insignia para la región y referente para el país, y su presente no es más que el hazmerreir en el rentado colombiano. El Atanasio Girardot, por la desvergüenza de sus jugadores, técnicos y directivos cerrará sus puertas anticipadamente. Dejando a cientos de familias en un período de vacas flacas por ausencia del espectáculo futbolero en la capital de la Montaña.


Desvergonzados son los integrantes de este par de equipos, que pareciese que las divisas que portan en cada partido fuesen de equipos de las divisiones inferiores de la liga Antioqueña de Fútbol. Más pundonor y coraje tienen esos “pelaos” que los jugadores profesionales.


Una mirada estadística del Atlético  Nacional en la última década (2002-2012):


Cuatro presidentes, en promedio la “chanfaina” dura 2.5 años. Tiempo en el cuál no se puede consolidar un programa de gestión, y así, mucho menos que se vuelve atractivo para personas con las competencias ideales para ser la cabeza administrativa del equipo.


Doce técnicos en una década para un promedio de 0.83 técnicos por año. Así tampoco se puede consolidar un proceso de largo plazo.


En cuanto a los números, el equipo verde ha jugado, hasta el pasado viernes 4 de mayo, 479 partidos por el campeonato colombiano, obteniendo 746 puntos de 1437 posibles, para un promedio de 35,52 puntos por torneo y un rendimiento del 51.51%.


En la década, el mejor campeonato fue el 2005-1, saliendo campeón con un rendimiento del 69.23%. En el mismo período, el peor campeonato fue el disputado en el año 2009-1 con un rendimiento del 29,63%.


El “Verde” ha jugado 21 campeonatos, clasificando a 14 fases siguientes (66.67%), de las cuales obtuvo 4 campeonatos (19.04%) y 3 subcampeonatos (14.29%), en otras palabras, el 33.33% de las veces ha llegado el Atlético Nacional ha instancias finales.


Las cifras anteriores dejan muy mal parado al equipo, que por su categoría e historia debería estar con unos indicadores superiores, por lo menos en un 70% de presencia en finales.


¿Será que la culpa es de los técnicos que no han podido comprender el funcionamiento de los jugadores?


¿Será que la culpa es de los jugadores que se le amotinan al director técnico?


¿Será que la dirigencia y actuales dueños no tienen la menor idea del negocio futbolero?


Con base en las cifras la culpa la tiene todo el estamento, desde las directivas del Grupo Ardila Lülle hasta el utilero del equipo. Es bueno que se repiensen y respeten a la hinchada del Nacional, porque sencillamente son unos desvergonzados.