Nacional

Indígenas anunciaron demanda por concesión turística de una reserva colombiana
25 de Abril de 2012


Indígenas de la Sierra Nevada de Santa Marta anunciaron que demandarán al Estado colombiano entregar a particulares el manejo turístico del Parque Tayrona. Una empresa del sector de viajes y turismo recibió la concesión, tras una licitación.



EFE


Los pueblos indígenas de la norteña Sierra Nevada de Santa Marta demandarán al Estado colombiano por haber otorgado a particulares una concesión turística en sus territorios ancestrales, anunciaron hoy fuentes no gubernamentales.


Los aborígenes recurrirán en primera instancia a una acción de tutela, dijo el director ejecutivo de la ONG Fundación Misión Colombia, el abogado Alejandro Arias, que los representará en el contencioso.


Arias explicó que el Gobierno de Colombia vulneró los derechos fundamentales de la minoría étnica de la Sierra Nevada de Santa Marta al entregar a particulares el manejo turístico del Parque Tayrona, reserva natural en las costas del mar Caribe.


La concesión la recibió una empresa del sector de viajes y turismo tras una licitación internacional abierta por la Dirección de Parques Nacionales, que depende del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible.


El jurista recordó que el contrato de concesión fue firmado en julio de 2005 y que, desde entonces, ha sido modificado en dos ocasiones, en mayo de 2006 y septiembre de 2009.


"Las comunidades indígenas no fueron tenidas en cuenta para esta adjudicación, como si ellas no existieran ni tuvieran injerencia en las decisiones del Parque Tayrona", advirtió Arias.


El director de la organización no gubernamental, ONG, aludió al desconocimiento de la ley de 1991 con la que Colombia integró a su legislación el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo, OIT, "Sobre pueblos indígenas y tribales en países independientes".


La normativa obliga al Gobierno a consultar de manera previa a estas minorías étnicas "cada vez que se prevean medidas legislativas o administrativas susceptibles de afectarles directamente".


En el caso en cuestión, el parque hace parte del territorio de los pueblos Arhuaco, Kankuamo, Kogui y Wiwa, con una población conjunta de unas cien mil personas y habitantes ancestrales del macizo montañoso.


Estas etnias tienen un vínculo tradicional y cultural con el Parque Tayrona, que es para ellas "un lugar sagrado, de acuerdo con su cosmogonía", subrayó Arias.


El abogado dijo que el Estado reconoció a los aborígenes su relación con este entorno mediante una resolución de 1973 que fue reformada en 1995, con precisiones sobre "la delimitación tradicional del territorio indígena y de protección a la diversidad cultural".


Arias dijo que presentará el recurso de amparo ante el Tribunal Administrativo del Magdalena, región de la que es capital Santa Marta, previsiblemente el martes próximo.