Economía

Y ¿de dónde saldrán los recursos?
Autor: Mónica Marcela Escobar Mesa
25 de Abril de 2012


Las viviendas que se subsidiarán tendrán precios máximos de hasta $40 millones (precio techo para las Viviendas de Interés Prioritario- V.I.P.) lo cual dependerá de la ciudad en donde se vaya a construir, dijo el ministro Germán Vargas Lleras.

Foto: Juan Carlos Bolivar Molina 

 

Según explicó el ministro Vargas Lleras, en la implementación del programa van a participar los alcaldes, pues “es a ellos a quienes les corresponde aportar el terreno y los servicios públicos”.

 


Con el anuncio hecho en la noche del lunes por el presidente Juan Manuel Santos, del lanzamiento de un programa de 100.000 viviendas gratuitas para los más pobres, muchas dudas se han suscitado en todos los sectores.


Las principales, de dónde saldrán los recursos para financiarlas y cómo se controlará la corrupción a la hora de distribuirlas. Así lo planteó por ejemplo Sergio Clavijo, director de la Asociación Nacional de Instituciones Financieras, quien recordó que el Gobierno ha venido debatiendo sobre la mejor forma de allegar los recursos para los subsidios de vivienda y “ha prometido unas metas bastante ambiciosas que vemos como un desespero ante la inacción en esos frentes”.


En ese sentido, Clavijo dijo que si bien no han tenido tiempo de estudiar esta noticia, “nos sorprende que se anuncie que es vivienda a cero costo y al mismo tiempo que estemos hablando de presiones de tipo fiscal en el componente de salud y de pensiones”.


Por eso, aseguró que desconoce de dónde provendrá el fondeo de este programa y que si bien hay una orientación adecuada en términos de las necesidades habitacionales de los colombianos y por invierno, “en la medida que vamos sumando el tema de restitución de tierras, de viviendas y de familias en acción, yo me pregunto entonces cómo vendrá la Reforma Tributaria y si tiene contemplados estos mayores recursos”. A esto, el director de la Asociación le sumó que lo mejor sería esperar las fuentes de recursos adicionales para ello, porque lo que son las regalías, ya se destinaron a otros propósitos.


La financiación


En cuanto a cómo se financiará este programa, el designado ministro de Vivienda, Germán Vargas Lleras, en declaraciones a los medios, dijo que “claramente es presupuesto nacional” y que “hay unos recursos que ya existen, que hay que adicionarle unos nuevos y también se tomará en cuenta el criterio de la vigencia futura para en el momento en que se entreguen estas casas, atender el pago del requerimiento, con recursos que se utilizarán del presupuesto del año entrante”.


Por su parte, el ministro de Hacienda, Juan Carlos Echeverry, explicó que la solución que han encontrado, es que el Gobierno haga pagos anuales cercanos a los 600.000 millones de pesos, “de manera que en seis años se paguen esas viviendas una vez las entregue el constructor”.


Según el jefe de esa cartera, la idea es que se haga una especie de subasta en la cual se determine qué constructor puede entregar más viviendas por ese pago y así, cuando se entreguen las casas en un plazo máximo de 24 meses, el Gobierno empezará a pagar, con lo que aclaró que lo más seguro es que en 2012 y en 2013 “no habrá ninguna afectación fiscal para el país”.


Así mismo, Echeverry señaló que estos recursos ya están contemplados para el Ministerio de Vivienda en el marco fiscal del mediano plazo y que no son recursos exorbitantes, pues hay que recordar que significa el 0,1% anual del PIB y que “hemos tenido sobrerrecaudo de un punto”.


¿Un modelo a seguir?


De acuerdo a lo expresado por el presidente Santos al hacer el anuncio del programa, esta nueva política de vivienda popular está fundamentada en modelos que han sido exitosos en países como Brasil, Chile y México.


Sin embargo, una exasesora presidencial de Álvaro Uribe dijo que “hoy en el mundo, por temas fiscales, son muy pocos los gobiernos que piensan en regalar, y las estrategias que usan la mayoría es dar subsidios para incentivar. A veces son subsidios al constructor, a veces a quien demanda, pero regalar como tal, no”.


Según la asesora, en Brasil, por ejemplo, el expresidente Lula tuvo un programa para construir un millón de viviendas donde la gente pagaba una cuota mínima, una renta “simbólica”, pero no era regalar.


Igualmente, en México lo que se usa son subsidios enfocados en compra o mejoramiento de vivienda nueva o usada. Así mismo, ella manifiesta que tal vez esta idea del presidente Santos se parezca un poco a un programa en el vecino país, “Misión Vivienda Venezuela”, del que aclara que no conoce mayores detalles.


Al respecto, Sergio Clavijo, manifestó que cree que la crisis de EE.UU. lo que deja claro es que no necesariamente todo el mundo puede ser propietario de vivienda, pero “si se trata de un programa muy focalizado para ayudar a los pobres, pues bienvenidos, pero hay esquemas alternativos”.


Entre tanto, el gerente de Camacol Antioquia, Eduardo Loaiza calificó como excelente la disposición del presidente y  manifestó que para el Gremio constructor, la medida del subsidio del 100% para las Viviendas de Interés Prioritarias es una decisión acertada, pues la “poca historia crediticia, la no bancarización, la variabilidad e incertidumbre en los ingresos a causa del trabajo informal y la baja capacidad de endeudamiento, hace que las personas de bajos recursos no sean considerados ‘aptos’ para recibir los créditos de las entidades financieras”.


Finalmente, Loaiza resaltó el trabajo de la ministra saliente, Beatriz Uribe, diciendo que “poner a rodar la locomotora era lo más complejo y ella lo logró, dejando estructurados los elementos que la conforman en gran medida”.



Proyecto de ley

 


Según explicó el nuevo Minvivienda, el proyecto de ley que se va a presentar definirá entre otros aspectos, las condiciones con las que se van a poder otorgar estas viviendas, quiénes serán los receptores de las mismas.


En ese sentido, el presidente Santos señaló que los colombianos que serán objetivo del programa son aquellos que en primer lugar sufrieron afectaciones por la ola invernal, los que están en el programa de desplazados, quienes hacen parte del Sisbén 1, especialmente las mujeres cabeza de familia y los ancianos mayores.




Encuestas

 


Nuestros lectores de El Mundo.com opinaron acerca de esta iniciativa:


Livingston García - @livin2010 :


“El giro en la política de vivienda de Santos es populista y político. Busca repuntar bajón en las encuestas”.


Ramón Nonato - @fraynonato :


“Excelente el nuevo ministro de Vivienda Germán Vargas. Aquí veo también una jugada de Santos buscando su reelección y martirizando a Uribe”.


Vade? - @valde29 :


“Vargas Lleras ministro de Vivienda, empezó la campaña para la reelección!”


¿Está de acuerdo con la propuesta del Gobierno de entregar viviendas 100% subsidiadas?


a. Sí


b. No


c. No cree que sea posible


d. Le es indiferente


A. 59 (49%)


B. 15 (12%)


C. 46 (38%)


D. 1 (1%)


Total votos: 121