Economía

Nationalization breaks a “friendship”
Nacionalización rompe una “amistad”
17 de Abril de 2012


Las relaciones entre Argentina y España llevan varios meses tensas por medidas tomadas en el país austral contra la petrolera YPF, filial de la española Repsol; ahora con el anuncio de “nacionalización” se complican más.

Foto: AP 

Horas después del anuncio de Cristina Fernández, el subsecretario de Coordinación del Ministerio de Planificación de Argentina, Roberto Baratta, se dirigió a las instalaciones de YPF pidiendo la renuncia de varios de los ejecutivos de la petrolera y les ordenó a estos que tomaran sus pertenencias personales y abandonaran el edificio, según reveló agencia EFE.

Resumen agencias


La presidenta Argentina Cristina Fernández de Kirchner comunicó la radicación de un proyecto de ley para expropiar Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF), controlada por la petrolera española Repsol. Tras el anuncio, el Gobierno español declaró el rompimiento de las relaciones de “amistad y cordialidad” entre los dos países.


La presidenta de los argentinos envió al Congreso un proyecto de ley para que el Estado de ese país tome el control absoluto de la compañía, al tiempo que declara de “interés público nacional” el sector de hidrocarburos, informó la alta mandataria a través de la televisión nacional.


Al anuncio, el ministro de Exteriores español, José Manuel García-Margallo, advirtió que la medida tomada por las autoridades argentinas de intervenir y nacionalizar la compañía petrolera “rompen el clima de cordialidad y amistad entre Argentina y España”.


El Gobierno ibérico ha asegurado que tomará medidas “claras y contundentes en los próximos días”.


Por su parte el ministro de Industria de este país, José Manuel Soria dijo que esta “es una decisión hostil contra Repsol, por tanto contra una empresa española, y por tanto contra España y el Gobierno de España”.


En Argentina, aunque el oficialismo cuenta con 135 escaños en la Cámara de Diputados, sobre un total de 257, y 37 sillas en el Senado, sobre un total de 72, analistas consideran que el proyecto será aprobado.


Fernández de Kirchner, que no ha mencionado en ningún momento un precio o pago a Repsol, ha justificado la expropiación por la falta de inversiones de la filial y ha asegurado que, durante 2010, Argentina se vio obligada a importar combustibles por casi 10.000 millones de dólares.


De las acciones expropiadas, el 51 por ciento pasarán a estar bajo control del Gobierno Nacional y el 49 por ciento restante se distribuirán entre las provincias, de acuerdo con el proyecto de ley, de 19 artículos.


Actualmente, el Estado argentino tiene una participación minoritaria de 0,02% y la llamada acción de oro que impide un cambio de accionistas dentro de la compañía sin la autorización del representante estatal.



Caídas en Bolsa


En los últimos cuatro meses, cuando la nacionalización de YPF era solo un rumor, la compañía perdió cerca de un 30% de su valor en la Bolsa de Nueva York. En la jornada de ayer, tras el anuncio de expropiación, la caída en el precio de la acción petrolera se aproximó al 20%, por lo que tuvieron que suspenderse las negociaciones. Así mismo, las operaciones de YPF en el Merval, de Buenos Aires y la Bolsa de Valores, de México, tuvieron que ser suspendidas.