Antioquia

Roads infrastructure, priority of Antioquia’s people
Infraestructura vial,prioridad de los antioqueños
Autor: Sergio Alexander Zuluaga Díaz
15 de Abril de 2012


La directora de Planeación Departamental, María Eugenia Ramos, cuenta que el Plan de Desarrollo de Antioquia se encuentra en su fase final de priorización de proyectos y que el próximo 30 de abril será entregado a la Asamblea.

Foto: Giuseppe Restrepo 

La directora de Planeación Departamental, María Eugenia Ramos, es especialista en Finanzas y Evaluación de Proyectos, fue secretaria de Servicios Administrativos de Medellín y coordinadora del Plan de Desarrollo de la Dirección de Planeación.

¿Qué papel jugó la comunidad antioqueña en la construcción del Plan de Desarrollo de Antioquia?


“El rol de la ciudadanía antioqueña en la construcción del Plan implica que nos tenemos que devolver a la construcción del programa de Gobierno. Desde el inicio de la campaña de Sergio Fajardo, él comenzó un recorrido por el departamento, municipio por municipio, y desde allí empezó la construcción. Escuchar a la gente y entender las dinámicas, los problemas y también las potencialidades son una prioridad de esta Administración para entender las problemáticas de cada subregión. De lo que sí estamos convencidos es en que este diagnóstico nos ayudará a resolver los problemas de fondo, partiendo de las potencialidades. Tenemos que aprovechar todo el potencial humano en cada región. Por eso la participación ha sido activa y todas las personas que aportaron a través de las redes sociales, participación directa y reuniones presenciales ven reflejado allí sus propuestas”. 


-¿Cuáles han sido las necesidades que las comunidades quieren priorizar por subregión?


“En las nueve subregiones, aunque salían particularidades, el tema de la infraestructura vial es una solicitud de los alcaldes y una queja de la comunidad. El estado deplorable de las vías, en buena medida porque los recursos siempre han sido escasos y por la ola invernal de 2010 y 2011, que destruyó la red vial secundaria y terciaria, deja un panorama lamentable. Todo esto con el agravante de que el Gobierno Nacional no cubre esta red. Por eso nuestro compromiso es mirar cómo apoyamos el mejoramiento y reconstrucción de las carreteras. Difícilmente vamos a poder hacer más vías, pero si garantizamos una buena conectividad entre las regiones para que los productos económicos que se produzcan puedan salir hacia los mercados, resolveremos muchas problemáticas. Otro de los temas es la salud, desde el punto de vista de la atención y de la infraestructura hospitalaria. Hay poca infraestructura de tercer nivel en el departamento y la poca que tenemos está intervenida por malos manejos. Esa ha sido una de las peticiones de los alcaldes”. 


-¿Y la seguridad alimentaria?


“Hay subregiones como el Magdalena Medio, donde el 95 por ciento de las tierras están dedicadas a la ganadería, lo que significa que esta región no es autosostenible en términos alimentarios. Por eso depende de otros mercados como el de Barrancabermeja, Boyacá, Bucaramanga, entre otros,  lo que la somete a los precios de otros lugares. En estos problemas, nosotros también vemos una oportunidad para lograr que las subregiones puedan abastecerse ellas mismas. Maná plantea un reto muy importante y es la posibilidad de que los alimentos producidos en las regiones sean incorporados a los programas de alimentación de los niños. El pensado es que hayan minutas para intercambiar los productos entre los municipios y cotizarlos a la misma vez. Un ejemplo es La Unión, un municipio papero que puede suministrar alimentos a todo el Oriente”.


-El Consejo Departamental de Planeación dice que el anteproyecto del Plan de Desarrollo está bien concebido pero le preocupa el bajo presupuesto. ¿Qué piensa al respecto?


“Eso significa que tenemos un reto muy grande en el sentido de buscar recursos complementarios con el sector privado, con el Gobierno, a través de cooperación internacional y con otras fuentes de recursos como valorización y regalías. Tenemos que ser muy juiciosos y optimizar hasta el último peso que tengamos para garantizar al máximo el cumplimiento de todas estas expectativas”.


-Las comunidades también hicieron énfasis en lo que es la minería y el medio ambiente. ¿Cómo compaginar estos elementos con lo agropecuario y lo pecuario?


“Tenemos que hacer una serie de pactos en las regiones. Hay que tener en cuenta que el Gobierno es quien otorga los títulos mineros, ellos son los que determinan qué se hace con el suelo. Por eso es muy complejo compaginar estas dos cosas, porque lamentablemente la minería que se ha venido desarrollando en los últimos tiempos, particularmente en Antioquia, es una minería que no ha tenido la capacidad de dimensionar lo impactos que genera  y cómo mitigar. A veces se nos olvida que para llegar al subsuelo hay que pasar primero por el suelo. Esta debe ser una apuesta que se trabaje en conjunto con el Gobierno Nacional”.


-La educación es el pilar fundamental y el eje transversal del Plan de Desarrollo. ¿Cuáles serán las estrategias a implementar para lograr la transformación educativa que quiere Fajardo?


“La semana entrante iniciamos las visitas a los municipios para suscribir con las administraciones un pacto de calidad por la educación que implique tanto el mejoramiento de la infraestructura como la capacitación de los docentes. La primera estrategia es identificar a los docentes más destacados de las instituciones educativas para que repliquen su experiencia en otros colegios”.


-Fajardo en su discurso dijo que todos los municipios de Antioquia iban a tener agua potable. ¿Cómo se va a cumplir con esta meta?


“Los recursos para agua potable están pignorados hasta el 2023 con base en el Plan Departamental de Aguas. En este momento 60 municipios de Antioquia tienen sus recursos ahí pignorados. Esos planes están en proceso de transformación por parte del Gobierno Nacional y van a pasar del Plan Departamental de Aguas a lo que ellos denominaron Aguas para la Prosperidad. Por eso estamos esperando la nueva reglamentación, pero sí tenemos la convicción de que es absolutamente fundamental contar en la medida de lo posible con empresas o entidades que apoyen el desarrollo de empresas sectoriales de servicios públicos”.



Emprendimiento

-Otro de los temas que le dieron mucha relevancia las comunidades fue el mejoramiento y fortalecimiento del emprendimiento, destacando la innovación y el desarrollo tecnológico como elementos fundamentales para la creación de nuevas empresas. ¿Cuál va a ser la apuesta en este campo?


“Yo creo que hay varios retos. Por eso tenemos que ser capaces de desarrollar unos modelos acordes con las necesidades de las subregiones, no solo para fortalecer las microempresas y  famiempresas, sino también para facilitar el desarrollo de nuevos proyectos. Por ejemplo, en la línea dos del Plan de Desarrollo, que es la de la educación como motor de transformación, hay un capítulo preponderante que es el de la innovación y el emprendimiento, que busca fortalecer las capacidades que se van desarrollando desde la media, la formación técnica y profesional. Un ejemplo de eso, es que desde el año pasado venimos trabajando en un programa llamado Café Especial, pues 94 de los 125 municipios de Antioquia producen café, en mayor o menor escala. Sin embargo, aunque Antioquia históricamente ha sido el mayor productor de café, recientemente el Huila no solo produce mayor cantidad sino más calidad. Por eso venimos adelantando estudios para tecnificar y mejorar la producción, ajustándola a las variables del clima y a la topografía de nuestro territorio. Si somos capaces de implementar estos proyectos, serán alrededor de 80.000 familias las beneficiadas. Igual vamos a acompañar los cultivos de plátano en el Urabá, la producción lechera en el Norte, los productos forestales y proyectos de menor escala que necesiten algún tipo de apoyo”.




-¿Cómo se dividió el trabajo?


"Una vez nosotros empezamos la construcción del Plan en enero, hubo dos etapas. La primera la lideramos nosotros desde Planeación y eran las visitas que hacía el gobernador a cada una de las nueve subregiones, donde los protagonistas eran la comunidad y los alcaldes recién electos con sus equipos de trabajo. Nosotros nos desplazábamos con antelación y planteábamos unas mesas de trabajo abiertas para fundaciones, organizaciones, entre otras. Después, nos reuníamos con los alcaldes ya que ellos también están en la formulación de los planes de desarrollo. La segunda etapa son las visitas del Consejo Territorial de Planeación, un equipo autónomo que decide quién o quiénes van a integrar los consejos consultivos regionales, para valorar el Plan con toda la comunidad. De ahí sale un documento con varios capítulos que contienen los proyectos específicos que los ciudadanos solicitan y deben quedar en el Plan y los proyectos que deberían quedar en el Plan y no están. Ya con eso nos entregan un documento de 130 páginas para que nosotros evaluemos todas las recomenda ciones que hagan e incorporar de acuerdo con nuestra apuesta algunas de las sugerencias. Las que no se vayan a incorporar nosotros le daremos respuesta al Consejo y le vamos a decir cómo vamos a trabajar durante los próximos cuatro años".