Nacional

Comenzó la VI Cumbre de las Américas con Cuba como telón de fondo
14 de Abril de 2012


Al inicio de la VI Cumbre de las Américas se planteó que es urgente replantear las relaciones entre la América del norte y del sur. No obstante, se mantiene la amenaza de no poder firmar una declaración final por falta de consenso.

 



EFE


La VI Cumbre de las Américas comenzó hoy en la ciudad colombiana de Cartagena con la  presencia de 31 jefes de Estado y Gobierno y con temas candentes sin resolver, como la exclusión de Cuba en estas reuniones continentales.


El presidente de Colombia y anfitrión, Juan Manuel Santos, planteó sin tapujos el tema en su discurso de inauguración, al pedir no ser "indiferentes" y "tercos" ante los evidentes cambios que se están produciendo en Cuba.


Abogó de nuevo porque Cuba sea aceptada en las próximas cumbres: "No podemos ser indiferentes a un proceso de cambio al interior de Cuba, que es reconocido, y ese cambio debe continuar. Es tiempo de superar la parálisis que lleva a la terquedad, por el bien del pueblo cubano", manifestó.


Santos solicitó a los gobernantes, entre ellos el estadounidense Barack Obama, "tender puentes" para superar esas diferencias porque, a su juicio, el embargo ha sido "ineficaz".


También dijo que decisiones como excluir a Cuba ancla a las Américas "en la era de la Guerra Fría, superada hace varias décadas".


El término "Guerra Fría" también lo usó Obama, el presidente de la nación que ha impuesto a Cuba sanciones durante 50 años. Lo hizo ante el Foro Empresarial de las Américas que antecedió a la cumbre, flanqueado por Santos y la brasileña Dilma Rousseff.


Manifestó que esta discusión le hacía sentir como en la "diplomacia de la Guerra Fría", época en la que "ni siquiera había nacido", indicó, al afirmar "ese no es el mundo en el que vivimos hoy" y desear que se promueva la democracia en Cuba.


Bajo el paraguas de este debate se abrió la cumbre, después de dos días de deliberaciones por parte de los cancilleres de los países convocados, que por ahora no tienen acuerdo.


La cita de gobernantes también comenzó con diferencias sobre otros temas sensibles: la disputa por la soberanía de las islas Malvinas, que reclama Argentina pero están en poder de Gran Bretaña, y la guerra contra la drogas, que después de 40 años no ha dado los resultados esperados.


Antes de la cumbre los presidentes de Centroamérica celebraron una reunión para buscar un consenso sobre drogas, pero tampoco lo encontraron, aunque sí desestimaron defender la despenalización como sugiere el guatemalteco Otto Pérez Molina.


Esos desacuerdos ponen en peligro los objetivos de Colombia, que como anfitrión desea una declaración final consensuada sobre los temas oficiales de la cumbre: pobreza e inequidad, acceso a las tecnologías, desastres naturales, seguridad e integración física.


El deseo de Colombia es que Cuba, Malvinas y drogas se trataran en comunicados aparte, pero los gobiernos de Argentina, Uruguay y Venezuela no están de acuerdo, lo que amenaza a la cumbre con no tener un comunicado final.


El lado positivo es el sentir general de que se deben replantear las relaciones de Estados Unidos con América Latina.


Brasil, la sexta economía mundial, lo dejó claro por voz de su presidenta Dilma Rousseff: "alianzas entre iguales" le propuso a Obama cuando reconoció la importancia de la economía de Estados Unidos pero al tiempo le recordaba que los tiempos cambiaron.


"En el pasado las relaciones asimétricas entre norte y sur han sido responsables de procesos muy negativos", advirtió Rousseff, una ex guerrillera que sucede al ex sindicalista Luiz Inacio Lula da Silva en el Gobierno de Brasil.


"Nadie produce conocimiento, ciencia, educación de calidad si uno es superior a otro, todos sabemos que no existe diálogo entre personas y países desiguales, solo hay cooperación si nos ponemos como países que dependemos unos de los otros para así hacer de este mundo más próspero", indicó Rousseff en el foro Empresarial.


En términos similares se expresó Santos, ya en la inauguración de la cumbre, cuando también habló de alianzas de "igual a igual".


"Tenemos que comprometernos a repensar las relaciones entre América Latina y América del Norte, es hora de superar los estereotipos del pasado, como que América Latina es una región problema o que Estados Unidos es una potencia imperialista", dijo.


Obama había propuesto poco antes una "nueva era" con América Latina, al considerar que entre ambos se daba "una de las relaciones comerciales del mundo más dinámicas", pero también enfatizó en la necesidad de preservar la democracia y los derechos civiles.


En esta cumbre, que fue abierta por el secretario general de la Organización de Estados Americanos, OEA, José Miguel Insulza, faltan tres gobernantes: el nicaragüense Daniel Ortega, el venezolano Hugo Chávez y el ecuatoriano Rafael Correa.


Insulza afirmó que la democracia "avanza" en América Latina, aunque se debe fortalecer "sin presión externa" ni "exclusión".


"No tenemos democracias perfectas", indicó Insulza, convencido de que América Latina llegó a esta cumbre con "una nueva realidad regional", fortalecida, tal y como ha demostrado tras la crisis global que no la ha afectado con tanta intensidad.