Columnistas

Vueltas y revueltas por fuero militar
Autor: Abelardo Ospina López
14 de Abril de 2012


Amelia Mantilla Villegas, ex magistrada del Consejo Superior de la Judicatura –Sala disciplinaria-, en “El fuero militar a la luz de la jurisprudencia”

Amelia Mantilla Villegas, ex magistrada del Consejo Superior de la Judicatura –Sala disciplinaria-, en “El fuero militar a la luz de la jurisprudencia”, ha dicho: “El fuero militar cobija únicamente a los hechos y actos que son objeto de regulación penal militar, es decir, aquellos que se encuentran subordinados a reglas de comportamiento extrañas a las de la vida civil, que marcan una abierta incompatibilidad con el sistema punitivo a cargo de la jurisdicción ordinaria, de manera que se establecen claras diferencias de tratamiento relativo a las responsabilidades y deberes que se predican del ciudadano común, frente a las de un  miembro de la Fuerza Pública, particularmente en lo que atañe a las consecuencias penales”.


La controversia sobre el tema de “la justicia penal militar”, la deben desatar los señores del Congreso de la República. Ya se ha presentado el proyecto de Acto Legislativo atinente al tema. El Ministro Germán Vargas ha recalcado que “es un proyecto integral que cumple con los propósitos que se quieren con la reforma y en nada retrocede en materia de derechos humanos. Además, fija unos criterios y pautas muy claras para el juzgamiento de los integrantes de la Fuerza Pública en servicio activo…”.


El artículo 221  de la Carta Fundamental recuerda: “De los delitos cometidos por los miembros de la fuerza pública en servicio activo, conocerán las cortes marciales o tribunales militares, con arreglo a las prescripciones del Código Penal Militar. Tales cortes o tribunales estarán integrados por miembros de la fuerza pública en servicio activo o en retiro”. Se ha comentado que esta disposición es “un eco de la prohibición de que los civiles sean juzgados por militares”.


Por lo del fuero, pues, se investigan los delitos que por su función, cometan y se juzgan - decimos- de acuerdo con las normas de la Carta y el Código militar. La justicia “va a todas partes” con las fuerzas militares y de policía para recordarles pulcritud y disciplina en todos sus actos. La aplicación del fuero los involucra, siempre que los delitos hayan tenido ocasión  en servicio activo –como se dijo atrás- y haya relación con los mismos.


Las Facultades de Derecho, los profesionales de éste y los aspirantes a letrados, amén de otras gentes interesadas en cómo, a quiénes y dónde se imponen las leyes de la República, “pilosos” se deben de encontrar, pendientes de lo que produzca el Parlamento. (Los colombianos tenemos fama de “leguleyos”. ¿Será cierta tal calificación?).


Un movimiento político (El Polo) escribió al Presidente Juan Manuel Santos: “el fuero militar, amenaza con dejar en la impunidad graves violaciones del Derecho Internacional Humanitario y crímenes de lesa humanidad, cometidos durante las dos últimas décadas por integrantes de las Fuerzas Militares”. ¿Tendrá asidero real semejante increpación? Porque es “un tema candente” en el Congreso, este del fuero, podremos saber de innovaciones a lo que tenemos, para beneplácito de los compatriotas. Amanecerá y veremos.  


Otrosí.- La jurisprudencia aclara el sentido de las normas escritas y fija su alcance.