Economía

Petroleum, between Argentina and Spain
Petróleo, entre Argentina y España
14 de Abril de 2012


La incertidumbre frente a una posible nacionalización de la petrolera YPF en Argentina ha llevado a que el Gobierno español y algunos de los principales diarios del mundo cuestionen el trato de Argentina hacia la compañía.

Foto: AP 

YPF, además de tener exploración petrolera, tiene estaciones de servicio en Argentina.

Resumen de agencias


Una petrolera está a punto de ocasionar un nuevo conflicto internacional para Argentina, esta vez con España. La antigua petrolera estatal del país austral, YPF, en la que el grupo español Repsol cuenta con una importante participación accionaria, estaría en riesgo de “nacionalización”, según diversas fuentes.


La decisión del Gobierno español de convocar al embajador argentino en Madrid en la sede del Ministerio de Asuntos Exteriores, en vez de telefonear a su homólogo, de que se haya hecho acompañar de un equipo, “da idea de que su objetivo no era recabar información, como se ha justificado, sino escenificar la gravedad del momento que atraviesa la relación entre los dos países”, describe el diario El País de España.


Este mismo diario, el pasado tres de abril, en un editorial titulado “Por el mal camino”, advierte que “hoy, los inversores extranjeros en Argentina operan bajo una amenaza permanente de exacción o nacionalización. Este es el caso de YPF, el grupo petrolero participado mayoritariamente por Repsol, al que se le están retirando arbitrariamente permisos de explotación en las provincias argentinas y sobre el que pende en los últimos meses un decreto de nacionalización”.


Más recientemente, el diario argentino El Clarín, en una investigación publicada el jueves, expresa que el Gobierno Nacional le pediría al Congreso de esa nación que declarase al 50,01% de las acciones de YPF como de “interés público”.


Incertidumbre de meses


La presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner evitó hablar del tema ayer. No hay todavía un anuncio de una “nacionalización”.


Sin embargo, ese Gobierno ha responsabilizado a la compañía de la baja en la producción petrolera del país, aduciendo falta de inversión. En las últimas semanas, seis provincias petroleras han quitado concesiones a YPF bajo el mismo argumento, con lo que la compañía perdió el equivalente a alrededor del 18 por ciento de su producción de crudo.


La petrolera ha respondido y sostiene que solo en 2011 realizó “inversiones récord” por 13.300 millones de pesos argentinos (más de tres mil millones de dólares), un 50% más que en 2010.


Lo cierto es, independiente de si llega o no un anuncio de “nacionalización”, que la sola incertidumbre ha ocasionado un desplome en las acciones de esta compañía. En los cuatro meses ha perdido alrededor del 30% de valor la acción de YPF en Argentina.



Otra nacionalización


De darse este caso de nacionalización de la participación española en YPF, no sería el primero de este tipo en el actual Gobierno. El 21 de julio de 2008, el Ejecutivo argentino tomó control de Aerolíneas Argentinas. Luego de varios desacuerdos entre el Gobierno y el Grupo español Marsans, todo terminó con la votación en el Congreso de ese país donde se respaldó que Argentina nacionalizara la aerolínea y sus subsidiarias.


El Estado controla hoy el 99,4% de la compañía, luego de haber pagado un precio desconocido a esta empresa, mientras el restante 0,6% permanece en manos de los trabajadores.