Nacional

Cumbre de las Américas congregará hoy a presidentes del continente
14 de Abril de 2012


Con la participación de la mayoría de los mandatarios del continente americano, inicia hoy la VI Cumbre de las Américas. Shakira inaugurará la reunión hemisférica con la interpretación del himno nacional de Colombia.

EFE


La VI Cumbre de las Américas comienza hoy en Cartagena de Indias con la presencia confirmada de todos los gobernantes del continente menos Ecuador y Cuba, aunque el presidente venezolano, Hugo Chávez, aun está pendiente de que sus médicos le den el visto bueno para viajar.


La jornada comenzará con la continuación del Foro Empresarial de las Américas, en el que participarán los presidentes de El Salvador, Mauricio Funes, y de Perú, Ollanta Humala.


El estadounidense Barack Obama, la brasileña Dilma Rousseff y el anfitrión, el colombiano Juan Manuel Santos, serán los encargados de clausurar este foro que habrá congregado durante dos días a 700 hombres de negocios del continente.


Ya en la tarde dará inicio la esperada VI Cumbre de las Américas, con un acto oficial en el Centro de Convenciones Julio César Turbay Ayala, en el que los presidentes y jefes de Gobierno tendrán la oportunidad de escuchar el himno nacional de Colombia cantado por Shakira.


La cantante barranquillera ha tenido una activa presencia en esta cumbre, incluso con un discurso ante el Foro Empresarial, donde hoy buscó convencer a las grandes compañías del continente de la necesidad de invertir en educación para edad temprana.


Tras la inauguración, los jefes de Estado y Gobierno tendrán la oportunidad de exponer ante la Plenaria de la cumbre sus inquietudes, para el domingo proseguir su reunión pero ya a puerta cerrada, ya que celebraran un retiro para posteriormente dar por concluida la cumbre.


Durante la jornada de hoy también se celebrarán numerosas reuniones bilaterales entre los distintos presidentes que asistirán a la cumbre.


Incertidumbres en torno a cónclave americano


 


La VI Cumbre de las Américas comenzará hoy sin la certeza de que haya una declaración final por las divergencias sobre Cuba, y la incógnita sobre la asistencia del presidente venezolano, Hugo Chávez, que depende de sus médicos.


La segunda reunión de trabajo de los cancilleres de los 33 países que asisten la cumbre de Cartagena de Indias acabó hoy sin consenso, de acuerdo con lo informado por los ministros de Argentina, Héctor Timerman, Uruguay, Luis Almagro, y Venezuela, Nicolás Maduro.


Estos fueron los únicos cancilleres que hablaron con periodistas sobre el resultado de una reunión que debía dejar los documentos de la cumbre listos para el análisis de los presidentes pero que, según dijeron, concluyó sin acuerdos y sin papeles que firmar.


"La cumbre termina sin declaración", auguró Timerman en forma contundente, aunque Almagro matizó que "los presidentes podrían reconsiderar" el asunto este fin de semana y salvar una declaración que, en su opinión, sería "importante" que se firme.


Según los tres ministros, Estados Unidos y Canadá "vetaron" la inclusión en la declaración de dos párrafos referidos a la presencia de Cuba en próximas cumbres, por lo que sus Gobiernos y "muchos" otros de América Latina se negaron entonces a firmar.


Colombia, que sostenía que había consenso para que la declaración final se ciñera solo a los cinco temas centrales de la cumbre y no a otros polémicos como Cuba y Malvinas, no ha comentado la información dada por los tres cancilleres.


Timerman explicó que, pese a eso, "los 33 países" habían aceptado la inclusión de un párrafo referido a la cuestión de Malvinas, cuyos términos no explicó, y lamentó que la posición de Estados Unidos y Canadá sobre Cuba haya "impedido" que la Cumbre se manifestase sobre los reclamos de Argentina al Reino Unido.


La polémica sobre Cuba, se agudizó durante el proceso de preparación de este sexto encuentro, sobre todo por presión de los países de la Alianza Bolivariana, respaldados por casi todo el resto de América Latina.


Esta misma semana, Santos declaró que, como sostienen muchos de los países latinoamericanos, esta debía ser la "última cumbre sin Cuba", pero ni así parece haber apaciguado unos ánimos que se han vuelto a caldear en vísperas de la inauguración de la cita.