Política

Panorama
Autor: José Ignacio Mejía / Nacho
13 de Abril de 2012


Las relaciones entre el expresidente Álvaro Uribe y el presidente Santos alcanzaron en las últimas horas los niveles más bajos desde que el segundo asumió hace menos de dos años la jefatura del Estado.

Uribe vs. Santos


Las relaciones entre el expresidente Álvaro Uribe y el presidente Santos alcanzaron en las últimas horas los  niveles más bajos desde que el segundo asumió hace menos de dos años la jefatura del Estado. Uribe respondió con todo el arsenal de su cuenta de twitter las últimas declaraciones entregadas por Santos a diferentes medios de información. El mandatario afirmó  a CNN en español que el gobierno Uribe ya es el pasado, que le tiene sin cuidado los tweets del expresidente y que la manzana de la discordia entre los dos fue el nombramiento como ministros de Germán Vargas, Juan Camilo Restrepo y Rafael Pardo. Uribe que lo responde todo sacó su acostumbrada virulencia digital y contestó en su twitter que “el Gobierno abandona plataforma que lo eligió y miente con disculpas burocráticas”. También que “Legalización de drogas, burocratismo, inseguridad, laxitud con albergues terroristas, lo contrario de plataforma que lo eligió”. Y ante la afirmación de que al presidente Santos no lo desvelan los tweets del exmandatario, la respuesta de Uribe fue: “pero sí le importaba nuestro apoyo para ser elegido”.


Reacciones


La dura crisis Santos-Uribe tiene a medio país político reaccionando. El senador liberal Luis Fernando Velasco comentó que Uribe tiene nostalgia de poder. Su colega de la U, Roy Barreras, expresó que la confrontación no es buena para el país, pero que no va a atizar la hoguera, sino mejor a hacer de bombero hasta donde se pueda para apagar las pasiones y emociones. El también senador de la U, Juan Carlos Vélez, aseguró que seguirá insistiendo para que haya una conversación entre ambos y puedan aclarar las diferencias y su colega liberal Juan Manuel Galán comentó que lo que pasa es que el presidente Uribe ya no es el mandatario de los colombianos.


101 senadores


La condena por parapolítica al senador costeño Javier Cáceres tiene implicaciones en la composición del Senado, que por norma constitucional está integrado por 102 legisladores. Esta condena estrena la silla vacía toda vez que la sentencia está relacionada con el delito de concierto para promover grupos armados al margen de la ley, que de acuerdo con la última reforma política, origina la pérdida de la curul para el Partido Cambio Radical, que se queda con siete senadores y es superado por el Polo con ocho, pero el cual, a su vez, tiene pendiente la suerte judicial de Iván Moreno, que está bien enredada. Cáceres fue el senador más votado en el 2010 de CR con 83.885 sufragios. Así las cosas, el Senado se reduce a 101 miembros en lo que resta del actual cuatrienio que va hasta el 2014.


Hoy son 100


Pero en la actualidad el Senado está trabajando con 100 miembros ante la ausencia temporal de uno de sus componentes, Fuad Emilio Rapag Matar, senador del Partido de la U, quien se encuentra en prisión a la espera que la Corte Suprema de Justicia defina su situación legal, según informó el periodista virtual de TNN@, Juan Carlos Martínez.


Los Velásquez


En este 2012 repuntaron los periodistas, padre e hijo, Javier y Juan Carlos Velásquez, para anunciar la presentación este 17 de abril del sexto tomo del libro “Los 20 de Así va Antioquia 2011”. Ambos son los directores del espacio radial Así va Antioquia, que ajusta 23 años de emisiones. La velada, como las anteriores cinco, será en la sede de Calasanz de la SAI, a las 6:30 p.m.


Versión de Minjusticia


Uno que faltaba por entregar su versión sobre el debate que armó la contralora Sandra Morelli por el fallo de los conjueces del CSJ sobre el fuero de altos funcionarios del Estado en investigaciones fiscales era el ministro de Justicia, Juan Carlos Esguerra. Pues de una dijo que la historia siempre ha dicho que el control fiscal es una tarea que le corresponde a la Contraloría General de la República, pero que el Gobierno Nacional está a la espera de que el Consejo de Estado decida sobre la competencia administrativa de la Contraloría en el tema del control fiscal a funcionarios aforados. “Estamos convencidos que lo que hay allí es un debate respecto de competencias administrativas y si es así la respuesta le corresponde darla al Consejo de Estado. El Gobierno está pendiente de la respuesta que será una decisión, no simplemente un concepto. La respuesta se debe dar a modo de gestión del Consejo de Estado a través de la Sala de Consultas, solicitud que le condonó el Gobierno Nacional para que defina la competencia entre la Comisión de Acusación de la Cámara y la Contraloría General de la República”, explicó Minjusticia.



Liberados tienen la nueva cédula


En 1998 cuando fueron secuestrados por las Farc, los seis policías y los cuatro militares liberados recientemente no contaban con la cédula amarilla con hologramas, documento que comenzó a expedirse en el año 2000 y se convirtió en el único documento válido en Colombia desde el 31 de julio de 2010.


Pero desde la semana pasada la Registraduría Nacional del Estado Civil comenzó a tramitarles la nueva cédula. Primero a los policías y luego a los miembros del Ejército.


El proceso de renovación de la cédula de ciudadanía a estos uniformados comenzó el miércoles 4 de abril en las instalaciones de la Clínica de la Policía Nacional, con los seis agentes de esta institución.


Las cédulas de ciudadanía amarilla con hologramas del intendente Wilson Rojas Medina, el intendente Carlos José Duarte Rojas, el intendente Jorge Humberto Romero, el sargento José Libardo Forero Carrero, el sargento viceprimero César Augusto Lasso Monsalve y el intendente Jorge Trujillo Solarte ya se encuentran listas para ser reclamadas y serán entregadas por funcionarios de la Registraduría a sus titulares en los próximos días, pues estos efectivos se encuentran fuera de Bogotá.


Y el miércoles pasado se tramitó la renovación de la cédula amarilla con hologramas en las instalaciones del Hospital Militar Central a los cuatro sargentos del Ejército Nacional liberados el lunes 2 de abril, después de permanecer 14 años retenidos por las Farc.


Una comisión de la Registraduría Nacional del Estado Civil se desplazó con los equipos necesarios al centro asistencial para tramitar los documentos de identidad.


El primero en realizar la renovación de su cédula de ciudadanía fue el sargento del Ejército, Luis Alfredo Moreno Chagüezá, quien fue secuestrado en la toma guerrillera de Miraflores, Guaviare, el 3 de agosto de 1998.


Después lo hizo el sargento primero Luis Arturo Arcia, seguido del sargento viceprimero Luis Alfredo Beltrán Franco, ambos secuestrados el 3 de marzo de 1998 en el municipio del Billar, Caquetá.


El último en realizar el trámite fue el sargento del Ejército, Robinson Salcedo Guarín, secuestrado en la toma de Miraflores el 3 de agosto de 1998.