Nacional

Ex secuestrados de las Farc hablan de su regreso a la libertad
6 de Abril de 2012


En nuevas declaraciones, los uniformados liberados por las Farc recuerdan momentos de su cautiverio y revelan detalles de sus primeros días en libertad.


EFE


El policía colombiano Wilson Rojas, quien permaneció como rehén de las Farc desde julio de 1999, contó hoy que al final "ya no prestaba atención" a la cadena atada al cuello con la que permaneció buena parte de su largo cautiverio.


"Al pasar de los años con la cadena al cuello uno ya no le presta atención", dijo Rojas desde una habitación del hospital de la Policía Nacional en Bogotá a medios locales.


"Lo más duro era cuando los bombardeos, porque uno sabía que con la tecnología de las autoridades podíamos ser objeto de esas acciones, y teníamos que salir corriendo dejando todo abandonado", señaló como una de las cosas "más duras" de su secuestro.


Rojas liberado de manera unilateral por las Farc junto a nueve uniformados más, cinco de ellos de su institución y cuatro del Ejército, declaro que su estado de salud es bueno y que seguirá en la Policía.


El policía Rojas, que hoy tiene 36 años, fue secuestrado durante la ocupación de las Farc a la localidad de Puerto Rico en el departamento del Meta el 11 de julio de 1999 cuando llevaba apenas cinco meses en ese lugar.


Desde 1999 cuando fue tomado cautivo, se hizo la promesa de hacer gimnasia todos los días y la cumplió hasta el día de su liberación.


"Después del café de la mañana, me dedicaba hacer ejercicio en promedio hasta las once de la mañana. Trotaba, realizaba abdominales y barras entre otros ejercicios", indicó.


Rojas dijo también que la guerrilla está "muy debilitada".


El también policía, el sargento César Augusto Lasso, por su parte, en entrevista, dijo que ahora si puede decir: "feliz amanecer" a lado de sus familiares y en libertad.


"Mi familia está unida, cambiada por los años, en el helicóptero en el que regresaron desde la selva a la libertad nos mostraron fotos para que el impacto al verlos no fuera tan fuerte, y eso nos permitió reconocerlos", afirmó el sargento.


Lasso fue secuestrado el 1 de noviembre de 1998 tras el ataque de las Farc a Mitú, capital del departamento selvático del Vaupés.


También en una entrevista, el sargento José Libardo Forero, cautivo igualmente desde el ataque de las Farc al municipio de Puerto Rico en el departamento del Meta, como su compañero Rojas, reveló que quiere tener otro hijo.


"Lo mejor" de la libertad, confesó, fue llegar y encontrar a su hija embarazada y eso le hizo pensar que él también quiere otro hijo.


"A mí me gustan mucho los niños, tanto que le estoy pidiendo a mi esposa que me regale un hijo. Fue mucho el tiempo que se perdió en mi secuestro, quiero ser padre otra vez, me tengo confianza deseo tener otro hijo", indicó Forero.


Añadió también desde el hospital de la Policía en Bogotá, que su esposa "lo está pensando" y que también tiene para ese plan de una próxima paternidad "el apoyo de la familia".


Forero también confesó que algo que le ha sorprendido sobremanera ha sido el adelanto de la tecnología y las nuevas modas y admitió que aunque ni le gusta ni la entiende, hay que adaptarse a esos cambios.


Rojas, Lasso y Forero, fueron liberados y entregados a miembros del Comité Internacional de la Cruz Roja, Cicr, que actuó de coordinador de la misión humanitaria, y a la exsenadora Piedad Córdoba, líder del colectivo Colombianas y Colombianos por la Paz, CCP.


Además de esos policías fueron puestos en libertad sus compañeros Carlos José Duarte, Jorge Trujillo Solarte y Jorge Humberto Romero, así como los suboficiales del Ejército Luis Alfonso Beltrán Franco, Luis Arturo Arcia, Robinson Salcedo Guarín y Luis Alfredo Moreno Chagüeza.