Política

Amro Musa acusa a los Musulmanes de intentar controlar el poder en Egipto
2 de Abril de 2012


Musa encabeza las preferencias de los egipcios ante las próximas elecciones presidenciales, según una encuesta del prestigioso Centro Al Ahram para Estudios Políticos y Estratégicos difundida hoy, que muestra que un 31,5 % de los 1.200 ciudadanos en


EFE


El candidato a la Presidencia de Egipto Amro Musa acusó a los islamistas Hermanos Musulmanes de intentar controlar el poder en el país, y aseguró que por esa razón el grupo ha presentado a su "número dos", Jairat al Shater, como candidato a los comicios.


En declaraciones a la prensa, el exsecretario general de la Liga Árabe indicó que la candidatura de los Hermanos Musulmanes, que ya tienen la mayoría en el Parlamento y en la Asamblea Constituyente, no le molesta.


Sin embargo, a su juicio, la presencia de Al Shater obligará a otros candidatos islamistas a "revisar sus papeles" de cara a las elecciones presidenciales, cuya primera vuelta se celebrará los próximos 23 y 24 de mayo.


Al Shater competirá con otros islamistas como Abdelmoneim Abul  Futuh, expulsado el año pasado de la Hermandad por presentarse como candidato, el independiente Mohamed Selim al Awa y el salafista Hazem Salah Abu Ismail.


Musa pidió también explicaciones a los Hermanos Musulmanes por las declaraciones de algunos de sus dirigentes, que han asegurado que el guía supremo de este grupo está por encima del jefe de Estado.


"¿Será el guía del grupo el presidente del presidente de Egipto?", se preguntó. Musa destacó que él mismo pertenece a una "corriente patriótica nacionalista" y no está afiliado a ningún partido político. 


Además, descartó que haya habido un acuerdo entre la Junta Militar, que dirige el país desde la salida de Hosni Mubarak del poder en febrero del 2011, y los Hermanos Musulmanes para elegir a un candidato de consenso para las presidenciales.


"Si ha existido ese acuerdo para elegir a un candidato determinado, eso querría decir que Egipto no ha cambiado y que no ha tenido lugar una revolución", señaló.