Nacional

Secuestrados de las Farc serían liberados en varios operativos
13 de Marzo de 2012


Estas liberaciones apuntan a ser las más complejas de todas las llevadas a cabo hasta ahora, ya que se trata del mayor número de secuestrados que encontrarán la libertad al mismo tiempo.

 


EFE


Los diez uniformados que las Farc se han comprometido a liberar en las próximas semanas podrían ser entregados a la misión humanitaria liderada por la Cruz Roja en varios operativos que se llevarían a cabo uno detrás de otro, nunca de forma simultánea, y bajo un cese total de acciones militares.


Así lo establece el Protocolo de Seguridad y Coordinación acordado entre el Comité Internacional de la Cruz Roja (Cicr) con los Gobierno de Colombia y Brasil, ya que éste último facilitará la logística y los helicópteros para recoger a los secuestrados en el lugar donde establezca la guerrilla mediante la entrega previa de unas coordenadas.


Dicho protocolo, que fue difundido por Colombianos y Colombianas por la Paz (CCP), la organización que actúa como mediadora en las liberaciones, define "las reglas básicas con base a las cuales el Gobierno de Colombia garantiza que se cumplan las condiciones de seguridad necesarias para que el Cicr, con el apoyo logístico de Brasil, pueda culminar con éxito la operación humanitaria".


Aunque el documento no contempla fechas exactas para la puesta en marcha de los operativos de liberación, sí resalta que estos solo se llevarán a cabo con previa suspensión o cancelación "de todo tipo de actividad militar" en las zonas donde Farc vayan a entregar a sus cautivos.


Esta suspensión se llevará a cabo "a partir de las 18.00 horas del día anterior de la operación, durante todo el día, o sea las veinticuatro horas del día de la operación, hasta las 06.00 horas del día siguiente", según el documento.


El protocolo remarca que "en el caso de que se realicen varias operaciones humanitarias, es importante que no se inicie una hasta que haya finalizado en su totalidad la anterior".


Asimismo resalta "la importancia de limitar la estadía en el terreno al tiempo mínimo posible" y que "la salida del último lugar de entrega del día de operaciones debe hacerse lo antes posible y no más tarde de las 15.30 horas por razones climáticas y de seguridad".


El acuerdo alcanzado entre las partes también contempla la posibilidad de que por algún factor "de fuerza mayor", como dificultades meteorológicas o cualquier otro imprevisto, la operación se demore; entonces el Cicr tiene la obligación de informar lo más pronto posible al Ministerio de Defensa de Colombia.


"El comandante de la tripulación brasileña a cargo de la operación logística podrá decidir suspender el vuelo en cualquier situación que considere de riesgo técnico o de cualquier otra naturaleza", agrega el protocolo.


Y "en caso de inexactitudes de las coordenadas o que las mismas se encuentra fuera del área aproximada, la decisión de suspender el vuelo será tomada conjuntamente por los participantes en la operación".


En ese caso, el operativo quedaría aplazado para el día siguiente, por lo que las acciones militares y policiales también permanecerían suspendidas.


Bajo estas normas de seguridad deberán actuar los integrantes de la misión humanitaria que recogerá de puntos desconocidos de las selvas de Colombia a los últimos diez militares y policías secuestrados por las FARC.


Se trata de los militares Luis Arturo Arcía, Robinson Salcedo Guarín, Luis Alfredo Moreno y Luis Alfonso Beltrán, así como los policías César Augusto Lasso, José Liberado Forero, Jorge Trujillo, Jorge Humberto Romero, Carlos José Duarte y Wilson Rojas.


Estas liberaciones apuntan a ser las más complejas de todas las llevadas a cabo hasta ahora, ya que se trata del mayor número de secuestrados que encontrarán la libertad al mismo tiempo.


En ocasiones anteriores, los helicópteros salieron en busca de los secuestrados a un punto de la selva que sólo conoce esa misión humanitaria, la única que tiene en su poder las coordenadas facilitadas por las FARC, y en algunos casos surgieron inconvenientes, por lo que debieron suspender las operaciones.


Aunque no hay fecha para el que se cree podría ser el último operativo de liberaciones decididas unilateralmente por las FARC, el grupo de Colombianos y Colombianas por la Paz, que lidera la exsenadora Piedad Córdoba, considera que podría efectuarse a finales de marzo.