Economía

Uncertainty after Greek agreement
Incertidumbre tras acuerdo griego
Autor: John Jairo Murillo Giraldo
10 de Marzo de 2012


Tras el acuerdo con inversionistas privados, el Fondo Monetario Internacional discutirá la semana entrante un aporte de 28.000 millones de euros al segundo rescate a Grecia.

Foto: AP 

Del jueves al viernes, los mercados financieros europeos pasaron del entusiasmo a la ansiedad. Frenesí por la obtención de un acuerdo con los acreedores, seguida de la incertidumbre por la etiqueta de ‘quiebra parcial’ puesta a la medida por varios organismos financieros.

Jhon Jairo Murillo Giraldo, agencias


Grecia acordó con sus acreedores una reducción en el pago de sus obligaciones financieras por 105.000 millones de euros. Con este pacto, quedó preparado el terreno para el desembolso de ayudas provenientes de la Unión Europea. Sin embargo, la calificadora de riesgos Fitch respondió a la medida  rebajando de nuevo la calificación de la deuda griega.


Tras lograr la participación al programa de reestructuración de deuda por parte de los poseedores del 85,8% de las obligaciones financieras, los ministros de la Eurozona anunciaron que en los próximos días se haría efectivo el desembolso de un segundo paquete de rescate para Grecia, esta vez, por 130.000 millones de euros.


“El Eurogrupo (reunión que agrupa a los ministros de Finanzas de las 27 naciones) considera que se dan las condiciones necesarias para iniciar los procedimientos nacionales relevantes, requeridos para la aprobación final de la contribución de la zona del euro a la financiación del segundo programa de ajuste griego”, señaló su presidente, Jean-Claude Juncker, en un comunicado al término de la conferencia telefónica de los ministros.


No obstante, Fitch redujo la calificación de Grecia de “C” a “RD”, el más bajo del denominado “bono basura”, aseverando que la reestructuración de la deuda helena “constituye un ‘incumplimiento de pago restringido’” o una “bancarrota parcial”.


Así mismo, el hecho de que los acreedores se acogieran por mayoría al programa de perdón de deuda griega, dieron la potestad al Gobierno heleno de imponer estos mismos términos de renegociación sobre los acreedores restantes, medida que fue interpretada por la Asociación Internacional de Permutas y Derivados como una ‘suspensión de pagos’.



¿Apuesta por quiebra?


Con el dictamen de la Asociación Internacional de Permutas y Derivados, entraron en rigor los seguros de impagos (CDS) por 2.420 millones de euros. El pago no es inmediato y la cantidad exacta a abonar se determinará en un proceso de subasta que se espera tenga lugar en las próximas semanas, según el protocolo del organismo. Para el Grupo de Investigaciones de Bancolombia, la activación de estos CDS "podría generar incertidumbre".


Un Credit Default Swap (CDS) es un contrato que asegura a su comprador (cobertura) de la posibilidad de perder su dinero debido a un crédito que no es pagado. Los CDS se encuentran clasificados como instrumentos derivados, porque su valor se deriva de la posibilidad de pago de la deuda. Por ejemplo, en la crisis hipotecaria de 2008 ocurrida en EE.UU., los compradores de CDS pudieron ‘cubrirse’ ante la imposibilidad de muchas familias de pagar las hipotecas de sus casas.