Nacional

Alias “Máquina”, vinculado a tres bandas criminales, fue capturado en Cundinamarca
5 de Marzo de 2012


Fernando Arroyabe Ramírez, pertenecía a “Los Rastrojos”, “Los Urabeños” y “La Oficina de Envigado”. Es requerido en extradición por los delitos federales de narcotráfico y asesinato de testigos del Gobierno Norteamericano.

 


Fuente: Policía Nacional


Al cabo de cuatro meses de investigación, que comenzaron tras el asesinato en la capital de la República de alias “El Gordo”, una fuente administrada por la Agencia Antidrogas de los Estados Unidos (DEA) para la ubicación y confiscación de varios cargamentos de cocaína, la Policía Nacional capturó en las últimas horas a Andrés Fernando Arroyabe Ramírez, alias “Máquina”, actualmente vinculado a la banda criminal de “Los Urabeños”, y reconocido en los grupos narcotraficantes emergentes como uno de los delincuentes más peligrosos.


Este individuo, quien heredó de su padre José Arley Arroyabe, una importante fortuna amasada por una parte desde su actividad como caballista, ganadero y próspero comerciante de helicópteros, y por otra a partir de sus nexos con los hermanos Javier Antonio y Luis Enrique Calle Serna, ha hecho parte de dos de las más poderosas organizaciones de narcotráfico y ajuste de cuentas en el país. De hecho, aunque militó en “Los Rastrojos” por la cercanía de su padre con “Los Comba”, terminó al lado de los “Urabeños” para vengar la muerte de su progenitor, quien pese a haber financiado y patrocinado a los hermanos Calle Serna, fue traicionado por ellos, siendo ultimado de varios disparos, cuando participaba en la cabalgata de apertura de la Feria de Las Flores, en su edición 2009.


Desde entonces, alias “Máquina”, quien ya acumulaba un importante historial de homicidios orquestados para facilitar el accionar criminal de “Los Comba”, cambia de orilla y junto con alias “Martín Bala” se pone del lado de los hermanos Dairo Antonio y Juan de Dios Úsuga David, éste último conocido con el alias de “Giovanni”, y quien fue neutralizado durante la Operación “Colombia 25”, realizada por la Policía Nacional en la madrugada del 1 de Enero de este año.


Aunque Arroyabe Ramírez se ha encargado del aporte de grandes sumas de dinero para facilitar la compra de equipos de comunicación de alta tecnología, vehículos blindados de alta gama, motocicletas de alto cilindraje, así como armas de largo y corto alcance al servicio de los hermanos Úsuga, ha contado con la autonomía suficiente para manejar una estructura de más de 300 criminales con presencia en Antioquia, Córdoba, Atlántico y el Valle del Cauca, donde aprovechando la fachada de una empresa de seguridad privada de su propiedad, alias “Máquina” ha logrado el fortalecimiento de las oficinas de cobro, incluida la llamada “Oficina de Envigado” en el Valle de Aburrá, donde ha promovido el empoderamiento de “Los Urabeños” a través de alias “Mi Sangre”.


La sed de venganza y la ambición mafiosa de este individuo, quien fue sorprendido por la Dijin mientras dormía junto a ocho de sus escoltas en una finca del municipio de Tibacuy, en el departamento de Cundinamarca, ha significado múltiples extorsiones, presiones para la entrega de propiedades y homicidios selectivos en varias regiones del país, especialmente en el Valle y el Eje Cafetero, sectores de influencia de sus declarados enemigos, en cuya lista, además de “Los Comba”, se incluyen “Chupeta”, “Cero Seis” y alias “Lucker” o “Chocolate”.


Y se escondía bajo la apariencia de un ciudadano de bien como residente de uno de los conjuntos más prestigiosos del norte de Bogotá, de donde huyó para refugiarse en la finca donde finalmente se produjo su captura. Según la DEA, Andrés Fernando Arroyabe Ramírez, sería responsable del envío de más de 10 toneladas de cocaína a Estados Unidos y era dueño de una de las mejores pesebreras de Antioquia, donde albergaba finos ejemplares considerados fuera de concurso, incluyendo una yegua de nombre “La Máquina”, la cual ha participado en varias ferias nacionales e internacionales de exposición.


Durante la Operación “Renacer”, realizada por unidades especializadas de la Dirección de Investigación Criminal e Interpol (Dijin) con apoyo del Comando de Operaciones Especiales (Copes) de la Policía Nacional, fueron incautadas siete armas de fuego, entre ellas una subametralladora mini UZI, 20 celulares tipo Blackberry, dos Ipad, seis radios de comunicación de alta frecuencia, dos vehículos blindados y documentos que lo comprometen con movimientos financieros superiores al millón de dólares.