Columnistas

Paisaje y destrucción ambiental
Autor: Dario Ruiz Gómez
5 de Marzo de 2012


La densificación que traerían estos apartamentos carece de la debida infraestructura de redes de alcantarillado, redes eléctricas, recolectores de aguas negras, tal como lo exigen las normas de Planeación.

2

Una amiga cercana me participa del sobresalto que sintió al visitar la oficina de una “urbanizadora” en un pueblo cercano de Oriente y ver que junto a la oferta de unas casitas le mostraron la oferta de diez torres de apartamentos. La densificación que traerían estos apartamentos carece de la debida infraestructura de redes de alcantarillado, redes eléctricas, recolectores de aguas negras, tal como lo exigen las normas de Planeación. ¿Cómo se conceden estas licencias de construcción? En este pueblo no se ha nombrado desde la Alcaldía anterior un Director en propiedad de esta oficina, un profesional. Un empleado ocasional no puede responder por estos desafueros y esta es la estrategia utilizada para que se multipliquen las urbanizaciones sin que se haya planificado aquello que conlleva el hecho de  que las viejas mallas de servicios  de un pequeño poblado estén soportando esta carga desmedida de construcciones, esta densificación irracional del número de sus habitantes. Y lo que es peor, la destrucción acelerada del medio ambiente.


Porque tampoco la CAR encargada de planificar este tipo de urbanizaciones parece haber tomado las necesarias medidas para que se respeten los retiros debidos al lado de ríos y quebradas, para que no continúe la tala indiscriminada de árboles, para que se retiren los escombros que están contaminando con el reflujo de las aguas negras el agua de un río que abastece el acueducto de Medellín. Detener esta creciente irracionalidad a lo largo y ancho de Oriente – un patrimonio como el valle de la Ceja está hoy en inminente peligro de ser agredido por la voracidad especulativa - , no puede seguir considerándose como una oposición al progreso sino como un llamado para evitar a tiempo una catástrofe ambiental.


¿Qué entidad oficial puede lograr entender que el paisaje es un patrimonio intangible e inalienable asociado íntimamente a los procesos de creación y legitimización histórica de un territorio? El paisaje, decía Rene Char, es más importante que el pan porque es irreemplazable una vez que se le ha destruido. Racionalizar este proceso de cambio de usos del suelo rural al suelo urbano es hoy la tarea urgente de las Secretarías de Medio Ambiente y de Planeación Departamental.


Aquí lo definitivo es impedir que se produzcan los traumatismos que –tal como lo hemos visto en los procesos de otros países- que se dan con estos cambios radicales de uso de un territorio impactado por la especulación y que convierte por desgracia a sus antiguos pobladores en pasivos empleados de los nuevos dueños de la tierra, a los jóvenes nativos en seres espectrales cuyo destino fatal es el alcohol y la droga, la desesperación. ¿Plan de Ordenamiento Territorial para una calidad de vida de los ciudadanos, para la defensa de las culturas locales o para quienes bajo el sofisma del progreso están destruyendo, contaminando espacios que han sido de la luz, construcciones de unas comunidades en el tiempo? ¿Autonomía regional o prolongación de la terrible conurbación de Medellín?  ¿Territorios para la convivencia o para la simple explotación de improvisados urbanizadores?




Comentarios
2
JUAN
2012/03/05 06:31:43 pm
Me uno a la pregunta d eJohn. ¡Cuál es es emunicipio? Estas columnitas con evasivas, dudas y huequitos en el aire no son buenas. Hay que concretar, ser claros y no dejar dudas. Juanfer (Juan el bueno)
John
2012/03/05 09:23:13 am
¿Y cuál es ese municipio donde no han nombrado al funcionario?