Palabra y obra

Knut Hamsun, the great Nobel Prize of 1920
Knut Hamsun,el gran Premio Nobel 1920
Autor: Iván Guzmán López
3 de Marzo de 2012


La obra de Hamsun, y su estilo al escribir, ha sido considerada como una de las más innovadoras y modernas del siglo XX. Ejerció influencia en autores como Henry Miller y Ernest Hemingway.


Hamsun afirmaba que el principal objetivo de la literatura moderna era adentrarse en la mente humana para explicar sus complejidades.

 

Entre los grandes escritores de la mítica Noruega puedo citar a Henrik Ibsen, Peter Egge, Lars Saabye Christensen, Edvard Storm, Alexander Lange Kielland, Erik Gjems-Onstad, entre otros, pero puedo asegurar que entre ellos no existe uno tan entrañable como Knut Hamsun, por su prosa exquisita, su naturalismo puro, el doloroso verismo de su narración y el compromiso irrestricto por el oficio de la escritura, al borde mismo del fallecimiento físico.


Él pertenece a esa runfla de escritores maravillosos que nunca paran de escribir, aún en las condiciones más difíciles y en los espacios más disímiles. Ellos, entregados a ese impulso irrefrenable de la escritura, presentan, al final de la vida, como balance inmejorable, una obra de grandes dimensiones, bien lograda y llena de méritos literarios.


Por lo anterior, me es difícil no tener presente que el pasado mes de febrero se cumplieron 60 años del fallecimiento del gran autor de “Hambre”, “Pan”, y otras novelas extraordinarias que luego citaremos y que a la postre le valieron el Premio Nobel de Literatura en el año 1920.


En un artículo que publicó cuando tenía 29 años, Knut Peterson Hamsun expresó: “los escritores vivimos porque nos expresamos”. Y decía, ante el apremio de su familia, al terminar una novela: “espero que esta sea la última novela”. Nunca fue así.


Toda su vida se la gastó escribiendo. Producto de esa urgencia del espíritu son las más de 20 novelas y los libros de viajes que escribió, empezando con la inolvidable “Hambre”, en 1890, y cerrando con “Por las sendas donde la hierba crece”, en 1949.


El escritor


Hamsun nació en la localidad rural de Lom, Noruega, el 4 de agosto de 1859, ejerciendo diversos oficios durante su vida errante, aventurera y desdeñosa de los bienes materiales.


 Estudió en la Universidad de Oslo, para luego marchar a los Estados Unidos, donde permaneció entre 1882 y 1888. Fruto de esa experiencia de viaje es su crítica irónica, mordaz y amarga de la vida que encontró en ese país y que narró en su libro “La vida espiritual de la América moderna”.


En su celebrada novela “Hambre”, escrita en 1889, como ya se dijo, a los 30 años de edad,  se pone de manifiesto su predilección por la vida bucólica y su rechazo a la gran ciudad.


Ese amor por la vida en el campo, la belleza hipersensible de su prosa, que rebosa frescura y poesía; su sensibilidad natural que le hacía quedarse maravillado con la sola sonoridad y semántica de una simple palabra usada para expresar una idea, sumados a la capacidad para crear personajes complejos, intempestivos y apasionados, personajes asociales que sienten un dolor profundo por su inadaptación, le serían elementos suficientes para escribir algunas de sus grandes novelas  como “Pan”, o “La bendición de la tierra”.


Tres grandes obras


“Hambre” es, para mi gusto, la obra cumbre del noruego, donde lleva a un joven personaje hasta su máximo de necesidad espiritual a través de su exiguo cuerpo. Él no tiene nombre ni destino y se niega a comer, debido a que, a toda costa, quiere llegar a los límites de la cordura, de la mente razonada, en donde todo es abismal y misterioso.


El personaje habita la ciudad de Cristianía (Oslo) en el año de 1889. Es un hombre que deambula por la ciudad sin una meta fija, sin un propósito. Solo camina y se muere de hambre a cada paso. Es un personaje tierno y lamentable, que a veces produce lástima, otras, risas.


“Hambre” es, al lado de “La Metamorfosis”, una de las novelas más inquietantes de finales del siglo XIX, no obstante su desconocimiento en nuestro medio, donde se percibe un modo de producción agotador, enajenador, donde el ser humano poco o nada cuenta.


Escrita en 1894, “Pan” es una de las obras maestras de juventud de Knut Hamsun. En ella, el joven teniente Glahn recuerda un verano en Nordland, cuando vivía en una choza en medio de la naturaleza, como Pan, el dios de los bosques.


En una de sus salidas de caza, el teniente tropieza con la andrógina Edvarda, hija del cacique del pueblo de Sirilund, una jovencita de quince años, de tez morena y labios carnosos. Viven una apasionada historia de amor hasta que llega el otoño. Edvarda no se toma muy en serio su relación con el teniente y, cuando ella finalmente se casa con un barón, aparece la catástrofe.


“Pan” representa la profunda unión con la naturaleza que sentía el autor noruego, que aquí no es solo el marco de esta historia, sino que de algún modo condiciona lo que ocurre entre los humanos.


“La bendición de la tierra”, publicada en 1917, es la historia de un hombre de buena voluntad que entra en posesión de un pedazo de tierra sin cultivar e inicia una dura lucha contra la hostilidad del suelo y la naturaleza. Sin embargo, el autor no se centra empecinadamente en este motivo: el protagonista se casa con una mujer sencilla y valiente, como él. La fortuna parece protegerlos y, a pesar de los obstáculos y las dificultades, todo va bien. Cada avance en el empeño de la pareja por sacar a sus hijos adelante y por hacer fructificar la tierra que trabajan, cada regalo de la Providencia, es recibido por los protagonistas con gratitud.


En la novela, como en las anteriores, Hamsun nos muestra la faz dura y pesimista de la existencia, y traza en ella un canto sentido y poético, lleno de humanidad y alabanza a la vida sencilla del hombre  en armonía con la naturaleza.


Postura política


En 1929, siendo ya Premio Nobel, era reconocido, respetado y homenajeado como a un maestro, por personalidades literarias como Thomas Mann o Máximo Gorki; no obstante, tras la II Guerra Mundial fue acusado de traición y repudiado por el Gobierno noruego debido a sus ideas afines al Nacional Socialismo Alemán. 


Se cree que la atracción ejercida por la Alemania Nazi sobre Hamsun estaba fundada en un odio ancestral del escritor hacia el imperio británico: Inglaterra era muy imperialista y eso a Hamsun no le gustaba. Había sido testigo de lo ocurrido con las colonias británicas a finales del siglo XIX. Además, sentía que Inglaterra amenazaba a Noruega. Fue entonces cuando se le sometió a un examen psíquico y se le desposeyó de gran parte de sus bienes.


Hamsun falleció el 19 de febrero de 1952, en su Noruega natal, a la edad de 93 años, reconocido por propios y extraños como el gran escritor nórdico, dejando una lección imperecedera a todas las posteriores generaciones de aquellos que dicen llamarse escritores: ser consecuentes con su oficio de escritor, por encima de cualquier consideración.




Obras


En general, es necesario glosar cronológica y ordenadamente sus obras, para referencia del lector: "Hambre", de 1890, "Misterios", de 1892, "Tierra nueva", de 1893, "Pan", de 1894, "El juego de la vida", de 1895, "Siesta", de 1897, "Atardecer", de 1898, "Victoria", de 1898, "En el país de los cuentos", de 1903, "Soñadores", de 1904, "Bajo la estrella de otoño", de 1906, "Un vagabundo toca con sordina", de 1909, "La última alegría", de 1912, "La ciudad de Segelfoss", de 1915, "La bendición de la tierra", de 1917, "El capítulo final", de 1923, "Vagabundos", de 1927, "Augusto", de 1930, "El juego de la vida", de 1933, y "Por las sendas donde la hierba crece", de 1949.