Columnistas

La Tercera Revolución Agraria
Autor: Bernardo Trujillo Calle
18 de Febrero de 2012


Las aves de mal agüero que no faltan, tratan de minimizar la importancia de lo sucedido el sábado en Necoclí, precisamente un municipio emblemático del Urabá, porque por allí pasó la violencia de la guerrilla y de los paras.

1

Las aves de mal agüero que no faltan, tratan de minimizar la importancia de lo sucedido el sábado en Necoclí, precisamente un municipio emblemático del Urabá, porque por allí pasó la violencia de la guerrilla y de los paras con la fuerza de una destrucción y vesania indescriptibles que el actual gobierno trata de aliviar de verdad, restituyéndoles a los campesinos sus tierras arrebatadas a sangre y fuego, en lo cual no fueron enteramente ajenas las autoridades de la época que por acción u omisión contribuyeron a que las cosas sucedieran o no se hubieran detenido oportunamente.  Sin entrar a juzgar la conducta de militares hoy investigados –Rito Alejo del Río- la historia reciente de esa maravillosa y promisoria subregión antioqueña ha movido al Presidente Santos para que sea por allí por donde la acción decidida del Estado empiece a cumplirse mediante la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras que en buena hora aprobó el Congreso, aún contra la opinión y el querer de gente muy importante e influyente de Colombia, incluso la del propio expresidente Uribe que dio su personal batalla desde la Casa de Nariño a través de sus congresistas que al final se apartaron de su ortodoxia cerrera, camorrera e insoportable.


El alto gobierno se hizo presente en Necoclí.  Ministros y gobernadores de Antioquia, Córdoba y Chocó, embajadores, 30 mil hombres y mujeres llenos de esperanza y determinación, acompañaron al Presidente Santos durante varias horas para oírlo decir que ésta va a ser la revolución agraria impuesta por la vía de la legalidad, con la Constitución y las leyes a la mano, contra viento y marea, sin vacilaciones.  Y aclaró que no será lucha de clases, despojo de tierras obtenidas legalmente, imposición de la arbitrariedad. Porque se ha tejido el infundio de que el gobierno va a expropiar a los ricos terratenientes, viejo truco para justificar la resistencia y enardecer a la gente de bien. Ni López Pumarejo ni Lleras Restrepo quisieron que fuera así en su tiempo, y sin embargo no pudieron remontar la recia oposición organizada por la reacción de esa mano negra que ha sido más fuerte, constante y agresiva a la hora de la verdad que las tímidas y legalistas acciones gubernamentales.


Porque, además, esa reacción ha tenido amigos siempre infiltrados en los cargos centrales de decisión y una habilidad especial para mantener disponible en el momento crucial cualquier oculto Pacto del Chicoral donde caben con holgura izquierdosos tipo MOIR y liberales y conservadores de derecha.  Si lo duda, mire quién manda en Fedegán y quién posa de gurú en temas de política de tierras en el Senado y trina como Uribe contra la Ley de Víctimas y Restitución de tierras. José Félix Lafaurie, latifundista ganadero, en representación del gremio más poderoso del país, y Jorge Robledo, el más negativo senador, moirista por demás, son figuras visibles de la oposición a esta “Tercera Revolución Agraria” y cabezas destacadas de las dos manos negras, la de la derecha y la de la izquierda (?) de que habla Santos, esta vez por fin, con rostro propio, para no hablar de otros. El gobierno está dispuesto a enfrentarlas con todo su poder, fundamentalmente con el de la palabra presidencial y la del ministro de Agricultura, y en esa cruzada vital los demócratas de los partidos que vemos como las cosas andan en dirección correcta, los acompañaremos hasta ver que se cumpla.  Mañana las marchas multitudinarias se harán en el Oriente, en el Sur, en el Norte y Occidente, donde quiera que haya tierras usurpadas para devolverle a los campesinos y víctimas a las cuales se les tenga que asegurar, a la par con su tierra titulada, proyectos productivos, asistencia legal y seguridad personal contra los matones que intentarán despojarlos otra vez o asesinarlos, como ya lo vienen haciendo y lo intentarán de nuevo.  En marzo vendrá el proyecto de Ley de Desarrollo Rural, complemento necesario, del cual se hablará más adelante.


P.S.: Con lo de Luis Carlos Restrepo, “hasta el manicomio se contagio de locura”.




Comentarios
1
rodrigo
2012/02/18 07:44:11 pm
Dr Bernardo: su visión humanista de la velada del santos en necocli alegra al común. empero esas manifestaciones populistas (gaitanistas) suenan más a papelon del gobierno de santos que a realidad concreta de solucionar un problema social que subyace. SOn las acciones concretas como las desarrolladas por el supernotariado que fincads en la protección jurídica de jueces y fiscales, las que a mediano plazo podran indicar al campesino despojado o al empresario vacunado , que las cosas si irán cambiando.