Columnistas

El billar
Autor: Rodrigo Zuluaga
15 de Febrero de 2012


El hombre ha desarrollado múltiples prácticas para distraerse, éstas las ha convertido en habilidades y aún en deportes en los cuales se llega a competir con altos niveles de exigencia.

El hombre ha desarrollado múltiples prácticas para distraerse, éstas las ha convertido en habilidades y aún en deportes en los cuales se llega a competir con altos niveles de exigencia.  Así nació el billar, conocido en todo el mundo, de origen francés, se juega en todos los países europeos, en los Estados Unidos y por supuesto en América Latina.


Es el juego más vilipendiado de la historia, es un pecado que se comete con la ropa puesta. No obstante y parece mentira, el licor y el cigarrillo son sus mayores enemigos. Se requiere para su ejecución buena vista, tacto y alta precisión. Pues no hay actividad deportiva, fuera del ajedrez que amerite tanta concentración. Es un deporte para intelectuales, sin embargo, los que no lo son también lo practican con maestría. Para su práctica se requieren principios y bases tales como: habilidad mental, precisión, cuidado, respeto y estudio.


Es un deporte muy técnico, se requiere una mesa acondicionada, tres bolas y un taco que no debe ir más arriba del mentón, con un peso acorde a las necesidades del jugador, no se puede tacar con cualquier palo. Cantidad de bola, golpe y efecto son aspectos sin los cuales no hay carambola posible. Una carambola se hace cuando hay sensibilidad con la trigonometría, los ángulos, la velocidad, el golpe preciso. Los ingenieros son los mejores jugadores y por supuesto los carpinteros.


No tiene nada que envidiarle al golf, sin embargo el billar es un deporte exigente, demanda de quien lo practica un buen estado físico, para agacharse, caminar mucho alrededor de la mesa, estirarse para tacar carambolas difíciles. Se le llama el deporte kilométrico por la cantidad de metros que se andan alrededor de la mesa durante las dos horas aproximadas que dura un “chico” o partida. En tres partidas si no se tienen condiciones físicas, el rendimiento final se baja a cero.


Se dice que el billar ha sido practicado por gente de reconocido peso político y social: Abraham Lincoln y George Washington en Estados Unidos, el Rey Luis XI y Felipe González en España, Napoleón, el Cardenal Richelieu y Brigitte Bardot en Francia, Den Xiao Ping en China, Laureano Gómez en Colombia y muchos otros.


En la página web del Instituto Colombiano del Deporte se lee: “El billar es un deporte, y como tal se encuentra organizado a nivel nacional por la Federación Colombiana de Billar, organismo deportivo con Personería Jurídica proferida mediante Resolución No. 26 de Enero 20 de 1945 por el Ministerio de Gobierno, afiliado al Comité Olímpico colombiano y a la Confederación Panamericana de Billar, reconocido por Coldeportes como organismo deportivo. La reglamentación de este deporte la hace la respectiva Federación”.