Economía

Justicia chilena prohíbe salida del país de ejecutivo de La Polar en Colombia
14 de Febrero de 2012


Los imputados además están acusados por uso de información privilegiada, entrega de información falsa al mercado y transgresiones a la ley de bancos.


EFE


La justicia chilena determinó hoy arraigo nacional en contra del exgerente general de financiación de la filial en Colombia de La Polar, Iván Dinamarca, quien fue procesado por entrega de información falsa al mercado.


Fuentes judiciales dijeron que la medida fue tomada por el juez Paulo Orozco, tras la medida cautelar solicitada por la Fiscalía Centro Norte, quien determinó, además, que Dinamarca deberá firmar mensualmente ante el Ministerio Público y estableció que en caso de que necesite salir del país, deberá pagar una fianza. 


Actualmente, cinco exejecutivos de la compañía chilena La Polar se encuentran detenidos y procesados por la renegociación unilateral de deudas a cientos de miles de clientes. 


Los imputados, que arriesgan penas de hasta quince años de prisión, son Pablo Alcalde, exgerente general y expresidente de la compañía; Nicolás Ramírez, exgerente general; Julián Moreno, exgerente de productos  financieros, María Isabel Farah, exgerenta de administración, y Santiago Grage, exgerente de finanzas. 


Hoy, en la audiencia de formalización (procesamiento), el fiscal José Morales, dijo que Dinamarca "especialmente durante el 2009, realizó de forma anónima con los demás imputados una serie de acciones, mediante las cuales facilitó consciente y voluntariamente los medios esenciales para que se cometiera la entrega de información maliciosamente falsa al mercado". 


Agregó que "a través de ello provocó graves problemas al mercado, a la banca, a sus accionistas, inversionistas y el sistema económico general". 


El caso de La Polar saltó a la luz pública el pasado 10 de junio, cuando la firma admitió que desde hace varios años renegoció unilateralmente, aumentando los intereses, las deudas de unos 420.000 clientes, lo que derrumbó en 620 millones de dólares el valor bursátil de la cuarta cadena de tiendas por departamentos del país. 


Las renegociaciones eran utilizadas para alterar los balances, ocultando las pérdidas por deudas morosas.