Nacional

Familia de sacerdotes asesinados rechazan resultados de la fiscalía
14 de Febrero de 2012


La Policía halló los cuerpos de los sacerdotes el 26 de enero del 2011 en el interior de un vehículo particular Chevrolet Aveo negro, abandonado en un sector despoblado en límites de la localidad de Kennedy, al suroccidente de Bogotá.


El CTI de la Fiscalía ha manifestado, un año después del asesinato de los dos sacerdotes Rafael Reátiga y Richard Pífano, que las investigaciones apuntas a que los mismos padres pagaron la suma de 15 millones de pesos a los sicarios para que los asesinaran.


Al parecer, buscaban evitar el deterioro físico que implicaba su enfermedad, y no querían que sus seres queridos y los feligreses católicos se enteraran de su situación.


El sacerdote Richard Pífano tenía 37 años oriundo del municipio de Arboledas en Norte de Santander desde el 2006 fue el párroco de la iglesia San Juan de la Cruz, en Kennedy.


La señora Fabiola Pífano hermana del sacerdote Richard Pífano dijo, que es inaudito el resultado de la investigación de la fiscalía, que existe algo más de trasfondo, que siempre se paga a un sicario por asesinar a otro , pero nunca para asesinarse uno mismo


La hermana del sacerdote dijo que las últimas investigaciones de la fiscalía se contradicen con lo anunciado inicialmente, en donde se expresaba que el asesinato de los dos sacerdotes obedecía a hurto de su dinero y objetos personales.


Agregó que quiere tener a los dos sicarios al frente para preguntarle ella misma lo que sucedió, porque no creen nada de lo anunciado por las autoridades.