Economía

Greece, in the limbo
Grecia, en el limbo
Autor: John Jairo Murillo Giraldo
11 de Febrero de 2012


A las afueras del Parlamento griego y el ministerio de Finanzas, cerca de 200 jóvenes encapuchados lanzaron piedras y cócteles molotov contra la policía y ambas sedes de Gobierno.

Foto: AP 

Las demostraciones de enojo ante el plan de austeridad se ven reflejadas en graffitis que aducen que la "troika" responde exclusivamente a los intereses de Alemania.

Jhon Jairo Murillo, Agencias.


Con enfrentamientos y actos vandálicos, finalizó el primero de los dos días de huelga convocados por los sindicatos griegos, en rechazo a las nuevas medidas de austeridad acordadas por la rama ejecutiva helena y la “troika”, compuesta por la Comisión Europea (CE), el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI). Al tiempo, cuatro altos funcionarios, entre ellos el ministro de Defensa y el de Transporte, decidieron renunciar bajo el argumento de que el nuevo plan de austeridad “humilla al país”.


Dadas las renuncias dentro del Gabinete heleno, las muestras de indignación pública y las nuevas adiciones al programa de austeridad, realizadas por los ministros de Finanzas de la Eurozona después de la reunión entre la “troika” y el Gobierno de la unidad nacional, los parlamentarios helenos decidieron aplazar la plenaria de votación en la que se decidiría si Grecia acepta de una vez por todas el programa de recortes, informó Athens News.


Lo cierto es que aunque los sindicatos expresan que las medidas impuestas por la “troika” a Grecia, a cambio del préstamo de 130.000 millones de euros,  llevarán al país “a la ruina”, no existen propuestas alternativas de parte de estos, según el ministro de Trabajo y Seguridad Social heleno, Giorgos Koutroumanis.


“Sí, por supuesto que hay reducción en pensiones y en salarios, pero ustedes deben ver el resultado final en relación con las proposiciones y demandas. Nosotros no podemos decir ‘no’ a todo, pero sí podemos argumentar ciertos puntos y podemos hacer los cambios necesarios”, dijo Koutroumanis en su discurso ante el parlamento. 



Doloroso ajuste


El programa de austeridad plantea una polémica reducción de entre un 22 % y un 32 % en el salario mínimo y la tercera reducción de las pensiones en dos años (esta vez de un 15 %). Los cálculos realizados por la Unión Europea apuntan a que con este segundo rescate se reduciría significativamente la deuda pública griega, pasaría del actual 160% del PIB para situarse en 120% en 2020.