Columnistas

Pulso Londres-Edimburgo
Autor: José Alvear Sanin
8 de Febrero de 2012


Después del resonante éxito electoral del 2011, el Partido Nacionalista Escocés (SNP), con el 45% de la votación, logró la mayoría absoluta en el Parlamento Regional de Edimburgo (Holyrood).

Después del resonante éxito electoral del 2011, el Partido Nacionalista Escocés (SNP), con el 45% de la votación, logró la mayoría absoluta en el Parlamento Regional de Edimburgo (Holyrood).


Para su reelección como First Minister of Scotland, Mr. Salmond había prometido un referéndum, en algún momento favorable, para definir la independencia de Escocia.


Para evitar la acusación de anglofobia dice que una Escocia independiente conservaría la reina como jefe de Estado; la moneda sería el euro, pero asumiría su porcentaje de la deuda pública del Reino Unido.


Como se ve, los nacionalistas ofrecen una independencia llena de riesgos económicos, porque para un país de cinco millones de habitantes, el 8% de la enorme deuda británica es un compromiso apabullante, y el euro ahora es una divisa más cuestionada que la esterlina. Cambiar a Londres por Bruselas (o Berlín) no es realmente mucha independencia.


Tener el 45% de los votos ahora no garantiza la mitad más uno por la independencia, como indican varias encuestas. Por eso, Mr. Salmond baraja un referéndum con dos alternativas: la independencia o una “devolución máxima” (devo-max), donde Escocia permanece dentro del Reino Unido pero con total autonomía, salvo moneda, defensa y relaciones exteriores, que seguirían regidas por el Parlamento de Londres (Westminster).


Como los nexos de tantos siglos son tan fuertes, empezando por los matrimonios de ingleses con escoceses y siguiendo por la gran cantidad de escoceses que viven en Inglaterra, los nacionalistas quieren que en el referéndum sólo voten quienes en ese momento vivan en Escocia. Además, demagógicamente, quieren que participen los mayores de 16 años.


Pero como legalmente un referéndum sólo puede ser convocado por el Parlamento del Reino Unido, Mr. Salmond estaba pensando en un “referéndum consultivo” para crear el hecho cumplido…


Hábilmente Mr. Cameron, UK Prime Minister, ha decidió que el referéndum debe ser vinculante, en 2014, y limitado a la permanencia o retiro del Reino Unido.


Queda así planteado el más complejo e interesante pulso entre el gobierno nacional y el de una región, dentro de la aleccionadora historia constitucional de Gran Bretaña.
***
La historia juzgará con severidad a Belisario Betancur, por su funesta “política de paz”, que fortaleció la subversión y ensangrentó a Colombia, pero quienes deben responder ante los tribunales, nacionales e internacionales, son los guerrilleros y terroristas, y no el ex presidente por su tardía defensa de las instituciones que puso en grave riesgo.
***
Los que defienden las corridas de toros como espectáculo artístico y cultural, arraigado en la tradición, no deben ignorar que los combates de gladiadores y los cristianos arrojados a los leones también estaban bien arraigados en la tradición y la cultura romanas...