Columnistas

Médico Gil J. Gil
6 de Febrero de 2012


Son muchos los profesionales formados en la Universidad de Antioquia, que con su labor investigativa y en el ejercicio de su profesión, han contribuido al desarrollo de las ciencias en sus diferentes áreas.

Luis Guillermo Peña


Son muchos los profesionales formados en la Universidad de Antioquia, que con su labor investigativa y en el ejercicio de su profesión,  han contribuido al desarrollo de las ciencias en sus diferentes áreas. Estas personas han impulsado no sólo el progreso del país, sino que su impacto positivo también se ha sentido en el ámbito mundial.


Hay que recordar estos personajes, que muchas veces yacen cubiertos de un manto de olvido. Hoy quiero referirme al médico Gil J. Gil. Este 8 de febrero se cumplen 128 años de su natalicio en el Municipio de Yarumal. Inicia sus estudios de medicina en la Universidad de Antioquia y los culmina en la de Columbia, en Nueva York. Una vez obtenido su título, regresa a Medellín  el 12 de junio de 1907. Se dedica, entonces, en forma especial a la cirugía, de la cual llega a ser un prominente maestro. En la Facultad de Medicina ejerce como profesor de Anatomía, de Patología Interna y de Clínica Quirúrgica. En 1913, se destaca como conferenciante en el Segundo Congreso Médico Nacional. Para difundir sus investigaciones y los avances de la medicina en el país y en el mundo, funda las revistas Colombia  y Revista Clínica, pioneras de las publicaciones médicas en el país. Así mismo, colabora con publicaciones extranjeras, especialmente de Argentina, donde es ampliamente admirado y reconocido.


Por los años 20 viaja a Rochester con el fin de conocer las nuevas técnicas en cirugía de la garganta. Al regresar, extrae por primera vez un cuerpo extraño del esófago de un paciente. Gil J. Gil funda la primera clínica privada de Medellín, situada en la calle de Calibío.


En 1928 logra que se establezca en la Universidad la cátedra de Clínica Ginecológica y asume su dirección. En 1933, al ser editado un libro sobre Antioquia en sus diversas facetas, el aspecto del proceso de la cirugía en el departamento le es encomendado. Logra llevar a cabo un maravilloso resumen, que es básico para el estudio de la historia de la medicina en Antioquia


En los años de 1928 y 1940 ejerce como decano de la Facultad de Medicina. También desempeña la jefatura del servicio quirúrgico del Hospital de San Juan de Dios. En 1946 la U. de A. le confiere el título de doctor Honoris Causa en Cirugía. Así mismo, le otorga la Cruz de Honor y lo nombra profesor titular de la Facultad de Medicina.  En 1947 asume la rectoría del Alma Mater.


También es elegido miembro numerario de la Academia de Medicina de Medellín y correspondiente de la Nacional, miembro de número del Colegio Americano de Cirujanos, de la Academia de Historia de la Medicina de Buenos Aires (Argentina), de la Federación Médica Colombiana y de  las Academias de Medicina de Cartagena y Barranquilla. Igualmente, por su espíritu cívico, es designado presidente de la Sociedad de Mejoras Públicas de  Medellín. Por su sensibilidad social y amor a su  patria, a Gil J Gil los hechos del 9 de abril de 1948 lo afectan de manera considerable.  Fallece en Medellín el 11 de noviembre de ese mismo año.


La vida de este insigne médico se constituye en un cúmulo de esfuerzos y realizaciones que contribuyeron al avance de la medicina y de la sociedad. Sin embargo, aunque en el pasado fue objeto de reconocimientos, ahora está algo relegado al olvido. Su pueblo natal, Yarumal, lo ha valorado poco e ignorado mucho. En algún momento su hospital se llamó Gil J Gil, pero hubo oposiciones. Su nombre fue retirado y volvió a llamarse como siempre Hospital San Juan de Dios.


Así mismo, la Universidad de Antioquia está en mora de rendirle un tributo mayor.  La IPS Universitaria debería llevar el nombre de Gil J Gil.


* Comunicador social-periodista,  miembro del Comité de Egresados de la Universidad de Antioquia y del Círculo de Periodistas de Antioquia, CIPA.