Columnistas

¡Ésta, no va más!
Autor: Carlos M Montoya
1 de Febrero de 2012


Hace ocho días, escribí una columna que titulé “Tengo la obligación” (está publicada en mi blog: www.carlosmariomontoya.blogspot.com); que por solicitud expresa que le hice a la señora Editora General, no fue publicada en este diario.

4

Hace ocho días, escribí una columna que titulé “Tengo la obligación” (está publicada en mi blog: www.carlosmariomontoya.blogspot.com); que por solicitud expresa que le hice a la señora Editora General, no fue publicada en este diario.


La verdad, me arrepentí de lo que allí decía. En esencia, plantee la disquisición sobre la importancia de participar en un gobierno, asumir responsabilidades públicas, proponer, hacer y colaborar con un gobierno; o mantener la total independencia crítica y la posibilidad de opinar, cuestionar y sugerir.


Concluí en esa columna, que me atrevería a no perder de ninguna forma la libertad, la posibilidad de pensar y opinar, la opción de hacer público lo que se cree, incluso, sobre temas que de una u otra forma hacen parte del rol que se asume como servidor público; que botaría el miedo de decir en un medio público, lo que siempre se dirá en privado, que presentaría a la opinión los argumentos que a favor y en contra, me puedan ayudar a tomar la mejor decisión para el bien de todos los ciudadanos.


Creí, que igual al compromiso que tengo de seguirle demostrando a la sociedad que un político, como muchos orgullosamente nos sentimos, sí es capaz de hacer las cosas muy bien. Que así como tengo la obligación de decirle a la tradicional dirigencia política que aquí hay una generación que no se quiere perder en esas viejas rencillas y que quiere mostrarse como alternativa. Que así como tengo la obligación de responderle efectiva y eficazmente a unos gobernantes que han depositado su confianza en mí y gran parte de sus responsabilidades de gobierno. Así mismo, les y me demostraría que sería capaz de seguir siendo libre, leal a mis principios y pensamientos, incansable en el estudio y el trabajo, pero en extremo prudente con la pluma y con la lengua, para poder poner la cara y corroborar que no solo es escribir, sino también hacer, cuando las herramientas se nos entregan.


Creí entonces que era capaz de mantener esta columna semanal, mediante la cual, he podido expresar mis opiniones con absoluta libertad, gracias al respeto y generosidad de los propietarios y directivos de este diario.


Con las mismas lágrimas de emoción con las que tome posesión de un cargo público hace ocho días, con esas mismas lágrimas que hoy son de tristeza, tengo que decir, inclusive con los mismos textos que justificaron la columna no publicada, que me arrepiento de lo que escribí y creí sería capaz. Soy consciente de mi firmeza y vehemencia, ante y por mis convicciones, a las cuales seguiré fiel por siempre; pero también sé que en el ejercicio de lo público se requiere prudencia y en ocasiones mucha discreción, para elaborar mejor los pensamientos y tomar las mejores decisiones.


Son muchos los que han depositado su confianza en mí y en honor a ellos, limitaré toda posibilidad, por mínima que sea, que me pueda impedir cumplirles lo que me encomendaron y convertir la esperanza en frustración.


Por eso, efusivo y vehemente como soy, con lágrimas en los ojos y esperando volver, les digo que mientras esté en el servicio público: ¡esta columna no va más!




Comentarios
4
Antonio
2012/02/01 10:01:18 pm
orlando, es que el es medico y político, es como si usted fuera abogado y quisiera estudiar ciencia también, que problema hay que el hombre sea polifacético? Y no es un favor político, lo escogieron a el simplemente porque ha demostrado ser una persona con ética y responsabilidad, como lo demuestra la columna de hoy.
MARTHA
2012/02/01 02:35:47 pm
Excelente columnista , lastima tener que privarnos de sus comentarios, pero que rico que haga parte de esta buena Admijistracion que Dios lo bendiga
orlando
2012/02/01 09:10:53 am
No entiendo qué hace un médico gerenciando el área metropolitana. El alcalde está pagando un favor polìtico. Se corre el riesgo de la politiquería, pues Carlos Mario Montoya está en campaña para el congreso.
william
2012/02/01 03:47:06 am
Es una lkastima que la pluma del DR. carlos Mario se tenga que marginar de del periodico ya que su seriedad para abordar los temas que trata le han permitido ganarse el respeto de sus lectorea, FELICITACIONES POR SU NUEVO CARGO ESTOY SEGURO LO HARA CON LUJO DE DETALLES