Economía

Tourists registries, to the chambers of commerce
Registros turísticos, a cámaras de comercio
Autor: Mónica Marcela Escobar Mesa
30 de Enero de 2012


Además de eliminar la exigencia del certificado de Supervivencia, el pasado judicial o las autenticaciones, la recién aprobada Ley Antitrámites también modificó el Registro Nacional de Turismo.


La Ley 300 de 1996 en el Artículo 61 estableció el Registro Nacional de Turismo y el Artículo 12 de la Ley 1101 de 2006 definió los prestadores de servicios turísticos obligados a registrarse antes de iniciar sus operaciones en Colombia.

Cortesía

La petición que venían haciendo los operadores turísticos del país al Gobierno por fin será una realidad.


Se trata del trámite de expedición del Registro Nacional de Turismo (RNT) que a partir del próximo primero de marzo estará a cargo de las diferentes cámaras de comercio del territorio nacional, con el fin de agilizar el proceso, que antes le correspondía al Ministerio de Comercio, Industria y Turismo.


La decisión nace como parte de la nombrada Ley Antitrámites, sancionada por el presidente Juan Manuel Santos recientemente, en la que se eliminarán de forma paulatina una serie de trámites calificados como “engorrosos” para los colombianos, tal y como lo era para muchos el RNT y su renovación.


Al respecto, Jorge Villegas Betancur, secretario General de la Cámara de Comercio de Medellín para Antioquia, explicó que la Ley Antitrámites creó el Registro Único Empresarial y Social (Rues), en donde quedará contenido, el Registro Nacional de Turismo.


Igualmente, harán parte del Rues algunas operaciones como el Registro Mercantil, Registro Único de Proponentes, Registro de Entidades sin Ánimo de Lucro; Registro Nacional Público de las personas naturales y jurídicas que ejerzan la actividad de vendedores de Juegos de Suerte y Azar; y el Registro de la Economía Solidaria.


Las ventajas


Con la administración de este trámite por parte de las cámaras de comercio, una de las ventajas grandes será la descentralización del servicio, lo que a su vez supone más agilidad en la obtención del registro, en la expedición de los certificados, y una posibilidad adicional de control a nivel nacional a través del Rues.


En cuanto a los cambios, Villegas asegura que el registro no los tendrá en su composición, “aunque está pendiente la reglamentación por parte del Gobierno”. Así mismo, dijo que ante el Ministerio no tenía costo y por eso se supone que ante las cámaras tampoco lo tendrá, con lo que se espera que también vaya a ser el mismo esquema de requisitos.


Una solicitud del sector


Paradójicamente cuando aún no se aprobaba esta Ley, el presidente de la Asociación Hotelera y Turística de Colombia, Cotelco, Juan Leonardo Correa, explicó que la solicitud de modificación del RNT que se le planteaba al Gobierno se fundamentaba en que sacar un registro era muy fácil, pues solo se requería un certificado de una Cámara de Comercio, y posterior al ingreso de unos datos a Internet,  el Viceministerio de Turismo lo asignaba.


En tal sentido, Correa expresó que por ejemplo, proponen “que existan unos requisitos mínimos, concretamente en el caso del alojamiento y hospedaje, para que un operador pueda abrir un hotel o un establecimiento de hospedaje (…), así como que se tengan presentes los Planes de Ordenamiento Territorial”. Esto, debido a que en muchos sitios del país, se abren establecimientos de hospedaje u otro tipo de operadores turísticos violando normas del P.O.T., “de manera que nosotros buscamos en esos prestadores de alojamiento, calidad e idoneidad en esos servicios”.



Otras condiciones


Según el Decreto Antitrámites, se suprimirán las investigaciones administrativas que se adelantaban por la no actualización anual del RNT, las cuales, con la entrada en vigencia del Decreto serán archivadas. Adicionalmente, se contempla que el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo solicitará a las alcaldías el cierre temporal de los establecimientos turísticos, que estén al día en la actualización del Registro, suspensión que se levantará con la constancia de actualización del RNT que las autoridades municipales hagan.