Antioquia

Antioquia is lacking 100.000 adequate homes
En Antioquia faltan cien mil viviendas dignas
30 de Enero de 2012


Para muchas de las nuevas administraciones municipales el principal problema que deberán resolver será la falta de vivienda digna. Algunos alcaldes ya debieron sortear invasiones masivas mientras otros tratan de resolver de dónde sacar recursos.

Foto: EL MUNDO 

Conocedores del Urabá antioqueño, como Mario Agudelo, exalcalde de Apartadó, el déficit de vivienda en esta subregión es un problema histórico, que data desde la misma fundación de los municipios, surgidos precisamente de invasiones de colonos.

Redacción Antioquia


La invasión a un predio baldío registrada en Necoclí el miércoles de la semana pasada, volvió a dejar al descubierto el drama que viven muchos municipios antioqueños por la falta de vivienda digna.


Y así como en el caso de este municipio del Urabá antioqueño, hay administraciones municipales que se están viendo en “calzas prietas” para dar solución efectiva a esta problemática pues dicen no contar con los recursos para ello.


“Y la gestión de recursos con otras entidades no es una cosa fácil. Eso toma su tiempo y la gente, en su desespero, reclama soluciones ya. Y suceden cosas como esta”, explica Alejandro Ochoa López, secretario de Planeación de Necoclí, refiriéndose a la invasión protagonizada por 400 familias a un lote de propiedad del Municipio, ubicado en el kilómetro 1 de la vía que comunica con la localidad de Arboletes.


Los ocupantes reclamaban la construcción de 500 viviendas bifamiliares que la Administración pasada se comprometió a construir como parte de la solución al surgimiento de un barrio de invasión en ese mismo lote cuatro años atrás.


Pero circunstancias de toda índole han retrasado la construcción de lo que se llamará Urbanización Quicentenario. Para iniciar, el alcalde anterior gestionó 500 millones de pesos que solo alcanzaron para las obras de urbanismo; es decir, andenes, vías de acceso y descapote (nivelación) del terreno.


Después de esto, el proyecto estuvo parado hasta el 2010 y solo hasta el año anterior, la Administración Municipal consiguió con el Gobierno Departamental 570 millones de pesos para la construcción del alcantarillado, los cuales serán desembolsados en las próximas semanas.


Pero, al parecer, las explicaciones del alcalde de Necoclí, Adalberto Baena, sobre las demoras del proyecto no convencieron a la totalidad de los ocupantes, pues un grupo de 60 familias permanecieron hasta este fin de semana en el lote.


“Pero qué podemos hacer. Nos toca conseguir la plata para terminar este proyecto. Necesitamos gestionar 200 millones de pesos para las redes de acueducto y terminar unas 80 viviendas de la urbanización Juan Pablo II, construida entre 2004 y 2007 y que está prácticamente siniestrada”, agregó el secretario de Planeación Municipal.


Problema estructural


Lo sucedido en Necoclí se suma a un hecho similar registrado el 15 de enero pasado en el municipio de El Bagre, Bajo Cauca antioqueño. Ese día, unas 800 familias invadieron predios pertenecientes a una compañía minera en la vereda La Sardina como mecanismo de presión para reclamar soluciones efectivas y prontas de vivienda.


Si bien ese mismo día se logró un acuerdo pacífico entre ocupantes y Alcaldía, lo que quedó en evidencia es la problemática que viven muchos municipios frente al tema de vivienda digna.


Según la Encuesta de Calidad de Vida Antioquia 2009, elaborada por la comisión tripartita que integran la Gobernación de Antioquia, la Alcaldía de Medellín y el Área Metropolitana del Valle de Aburrá, el Departamento tiene un déficit cuantitativo de vivienda de 112.936 y un déficit cualitativo cercano a las 220.000.


La explicación a lo anterior es sencilla: se requieren 112.936 unidades habitacionales para suplir las necesidades de igual número de familias que no poseen vivienda digna, lo que obliga a que varios grupos familiares vivan en una sola residencia en condiciones de hacinamiento. A esto se suma que Antioquia tiene 220.000 viviendas que no poseen ni techos, ni pisos, ni redes de servicios públicos e, igualmente, problemas de hacinamiento.


De acuerdo con explicaciones de funcionarios del Departamento de Planeación Departamental, solo hasta mediados del mes de febrero se conocerán los resultados de la Encuesta de Calidad de Vida para 2011, ya que esta se elabora cada dos años, y así determinar si las acciones realizadas por el último gobierno departamental han sido efectivas. (Ver recuadro).


Por lo pronto, una de las zonas que figura como la más afectada por esta problemática es el Urabá antioqueño. Según la Encuesta, el déficit cuantitativo en esta subregión llega a las 41.155 unidades habitacionales. Y alcaldes como el de Turbo, William Palacios, así lo corroboran.


“Nosotros en Turbo tenemos un déficit cercano a las 7.000 viviendas. Y una de las líneas gruesas que esperamos trabajar en el Plan de Desarrollo es precisamente ese.


Proyectamos construir unas 2.000 soluciones de vivienda, pero claro está, dependemos de las gestiones que realicemos ante los gobiernos Departamental y Nacional”, expresa Palacios.   


Y las soluciones no son sencillas. A la hora de formular un proyecto para solución de vivienda, los municipios deben aportar recursos propios y buscar cofinanciación con entidades del sector privado o del sector público como la Empresa de Vivienda de Antioquia (Viva); la Financiera de Desarrollo Territorial (Findeter) y el Ministerio de Vivienda.


“Pero, como en nuestro caso, que tenemos el Municipio embargado por 1.100 millones de pesos, eso nos pone en una dificultad. Primero, porque no tenemos recursos propios para proyectos de vivienda.  Y está el problema que el subsidio del Gobierno Nacional es de apenas 12 millones de pesos, cuando lo ideal sería que fuera de 20 millones de pesos”, señala el secretario de Planeación de Necoclí, Alejandro Ochoa.




Acciones realizadas


Antes de hacer entrega de su cargo como gobernador de Antioquia, Luis Alfredo Ramos señaló en el balance de sus cuatro años de gobierno que a través de la Empresa de Vivienda de Antioquia (Viva) se cofinanciaron 107.000 soluciones de vivienda de las cuales 36.000 fueron nuevas y se realizaron mejoras en 71.580.


Otra de las líneas de acción de Viva fue la legalización y en este punto, el balance fue de 37.000 viviendas legalizadas en todo el departamento.


Sobre el particular, EL MUNDO quiso consultar la opinión del actual Gobierno Departamental para conocer las proyecciones frente a este tema. Pero según informaron diversos voceros de la Gobernación, dado las diversas ocupaciones que tienen por estos días los secretarios de Despacho por cuenta de la construcción del Plan de Desarrollo Antioquia la Más Educada, que incluye el análisis cuantitativo y cualitativo de la información dejada por la pasada administración, incluso en el tema de vivienda, prefirieron abstenerse al diálogo por el momento.