Columnistas

Sobre un fallo
Autor: Ramón Elejalde Arbelaez
29 de Enero de 2012


Recordemos que la Asamblea, para recortar arbitrariamente el período del entonces presidente de la duma, doctor Carlos Mario Montoya Serna, dictó la mencionada ordenanza, que el mismo perseguido demandó.

1

Mediante sentencia del 30 de junio del año pasado, la Sala Cuarta de Decisión del Tribunal Administrativo de Antioquia decretó la nulidad del artículo 7° de la ordenanza 16 de 9 de junio de 1999, que expidió el Reglamento Interno de la Asamblea Departamental de Antioquia. El fallo no fue apelado y, por lo tanto, la decisión quedó en firme desde agosto de 2011.


El Tribunal ha sido diametralmente claro en los considerandos del fallo dicho: “De conformidad con las normas citadas, es claro que el período de los miembros de las mesas directivas no puede ser inferior a un año, y además de ello, no podrán ser reelegidos. Por lo tanto, es evidente que existe una flagrante contradicción entre el artículo 7° demandado subsidiariamente por el actor y lo señalado por la Constitución y la Ley, razón por la cual, será declarado nulo […] el contenido del su artículo 7° de la ordenanza 16 de 8 de junio de 1998, es manifiestamente contrario a lo dispuesto por la Constitución política en su artículo 147, y a lo señalado  en el artículo 40 de la Ley 5ª de 1992”.


Recordemos que la Asamblea, para recortar arbitrariamente el período del entonces presidente de la duma, doctor Carlos Mario Montoya Serna, dictó la mencionada ordenanza, que el mismo perseguido demandó y que hoy reivindica el error jurídico y político cometido en la época.


La actual Mesa Directiva de la Asamblea de Antioquia fue elegida el pasado 1° de enero bajo los parámetros del fallo que estamos comentando y que para ese día ya era cosa juzgada. Ahora pretenden algunos diputados recortarle el período a la Mesa Directiva, so pretexto de poner en vigencia el fallo de los jueces.


La Asamblea no puede modular el fallo. Esa entidad tiene que respetar y acatar las decisiones de los jueces que son de inmediato y perentorio cumplimiento.


Una actuación distinta es transgredir el Código Penal y el Código Único Disciplinario. Frente a un Gobierno Departamental nuevo, decidido a transformar este Departamento, la Asamblea no puede dedicarse a la politiquería y a ver la manera de cómo elude el cumplimiento de una providencia de un tribunal.


El doctor Andrés Guerra Hoyos, diputado del partido de la U, en buena hora había presentado en los primeros días del período constitucional de nuestra duma un proyecto de ordenanza para volver a los períodos de las mesas directivas de la Asamblea de un año.


El proyecto está a la consideración de la misma. Bien lo pudiera utilizar la corporación para adecuar su reglamento al fallo, pero lo que no puede es modularlo y cercenar el actual período de la mesa directiva, so pretexto de que no conocían la providencia judicial, pues en este caso el tipo penal denominado “fraude a resolución judicial” (Art. 454 del Código Penal) es bien claro.


Como demócratas, como respetuosos del Estado de Derecho y de las decisiones judiciales, a los diputados no les queda otro camino que reconocer y acatar, con humildad, una decisión judicial que ya hizo tránsito a cosa juzgada.




Comentarios
1
Santiago
2012/01/29 11:31:48 am
Totalmente de acuerdo, más aún en tratándose de instituciones son las llamadas a tener mayor respeto y obediencia por los fallos judiciales. Ojalá la asamblea entienda el mensaje.