Columnistas

Turismo, salarios y justicia
Autor: Abelardo Ospina López
28 de Enero de 2012


En asuntos de turismo, motiva positivamente que nuestro país, a través de sus representantes autorizados, lo promuevan con las herramientas adecuadas para que sea una fundamental fuente de ingresos.

En asuntos de turismo, motiva positivamente que nuestro país, a través de sus representantes autorizados, lo promuevan con las herramientas adecuadas para que sea una fundamental fuente de ingresos. La meta del Gobierno Nacional de traer 4 millones de turistas para el 2014, es estimulante. El Ministro de Comercio, Industria y Turismo, asegura que “alcanzar este monto, es posible, debido a que en los últimos diez años, el ingreso de turistas a Colombia ha venido creciendo y tanto el Gobierno como el sector privado, estamos trabajando para hacer de él un sector de talla mundial”. ¡Dios los oiga!   


* Aunque en el informe presidencial, el Presidente Juan Manuel Santos, hizo hincapié en que hubo disminución considerable de desempleados y quedan “por ahí” deambulando, sin trabajo, unos 2.500.000, es todavía preocupante. Las cifras indican que el 85,7% de las personas ocupadas, esto es, 17 millones 5 mil 747 personas, reciben salarios mínimos y en el caso de las damas que se ocupan del servicio doméstico, el 66% gana, un salario mínimo, o menos. Eso es deprimente. De conformidad con lo que ha sostenido el Ministerio del Trabajo, 11.410.000 colombianos (el 57,5%), ganan un salario mínimo y la mayoría se halla en franjas rurales del país.


* Los críticos del Proyecto de Acto Legislativo que introducirá reformas a la Justicia en estas tierras de “tanto contradictor”, dicen que no aborda los retos más inminentes del sistema judicial, como las causas de la congestión;  se desconoce la jurisprudencia por parte de las autoridades administrativa y la consistencia del sistema jurídico y su correlación con la protección de los derechos. ¿De qué manera se subsanará la infinidad de “falencias” que le enrostran, al que todavía le faltan dos vueltas? 


* ¡Cómo auguramos cordial y efectiva acogida a las reformas de que habló el Señor Presidente en su exposición oral de final de año! Pueda ser que los opositores colaboren de “buena fe” a que todo en nuestro país, otrora consagrado al Corazón de Jesús, muestre resultados positivos en el alma de los compatriotas. Que “pueblos y pueblitos” sientan con beneplácito los esfuerzos que hacen los gobiernos – nacional, departamental y municipal -, para que lo de aquí y más allá, sea ejemplo hacia conglomerados de América Latina.


Apenas estamos en el umbral del 2012 –año de buen agüero– y quedan calendarios para “hacer lo mejor”, si hay buena voluntad… Claros hados los asista para que cada uno de los proyectos y realizaciones, sean orgullo de propios y extraños. Y que “la paloma de la paz” tome asiento definitivo en cada uno de los rincones de Colombia redimida.