Columnistas

¡Vaya, vaya con el Año Nuevo!
Autor: Tomás Castrillón Oberndorfer
25 de Enero de 2012


En la transición del Año Viejo hacia el Año Nuevo, es muy común el hecho de expresar a los vecinos y amigos los deseos de un Feliz Año Nuevo.

En la transición del Año Viejo hacia el Año Nuevo, es muy común el hecho de expresar a los vecinos y amigos los deseos de un Feliz Año Nuevo. Como empezaron las cosas, caben dudas sobre la felicidad del Año Nuevo de 2012, porque aparte del sinnúmero de alzas y atentados contra la población, ocurren hechos demasiado preocupantes.


Para empezar con lo Nacional, hay que recordar la semiparálisis a que se vio sometida gran parte de la Nación, por acción de las bandas criminales y, lo más preocupante, fue la reacción tardía e insuficiente del Estado. Además se denunciaron nuevos antecedentes funestos correspondientes a la Fiscal General. La Colombia Humanitaria parece “atascada en el lodo”, y las aplicaciones de las nuevas leyes de víctimas y de tierras, populistas y demagógicas por demás, no tienen sustento práctico. Queda la impresión de que se siguen presentando hechos “a las espaldas” no solo del Primer Mandatario sino de gran parte de sus Ministros y colaboradores cercanos. Es entonces necesario concluir, muy tristemente, que hay una “manada de elefantes” paseándose rampantemente por la altiplanicie bogotana.


Como el señor Presidente sigue dando a entender que estamos en la época de las “Prosperidades” viene a la memoria el cántico juvenil que decía: “Iba don Próspero/para la Cámara/ y en una cáscara/se resbaló”.


A nivel local empezaron a gobernar los de la alianza AMA (Alianza Medellín Antioquia) quienes en la práctica son repitentes, aunque con el consabido “cambio de sombrero”. Es claro que “cada torero anda con su cuadrilla”, y ello se ha visto en un gran porcentaje de nombramientos y se presentan personajes “catapis” (juego infantil cuyos elementos principales estaban constituidos por tetrápodos), que en cualquier parte “caen parados”. En el fútbol los denominan “polifuncionales”, que a la larga no lo son. Aún así se escuchan comentarios como el de una oyente de una prestigiosa radio local, cuando preguntó: “¿A quién se le ocurre nombrar a un bombero como secretario de gobierno?”


Un miembro del grupo AMA ha manifestado: “El primer milagro del AMA fue la suspensión del  proyecto Túnel de Oriente”, y respecto a este episodio, pleno de “perlas” del señor Ministro, y  que parece tener un trasfondo no jurídico y no técnico, sino político, como manifestó  la cara de satisfacción del señor Gobernador en una foto recientemente aparecida. Pero la Comunidad se pregunta: ¿Estos del AMA no fueron los mismos de la doble calzada a Las Palmas, el Metroplus atrasado, costoso y no eléctrico, la desatención al kilómetro 10+700 de la vía a Santa Elena, la inmovilidad y la inseguridad en el Departamento y en Medellín? Dirían nuestras matronas: “El Señor nos coja confesados”.