Columnistas

Nuestro Puente de Occidente
Autor: Iván Guzmán López
24 de Enero de 2012


Profusos titulares de prensa aparecieron el 30 de noviembre de 2011, no para anunciar que el 3 de diciembre de ese 2011 se cumplían 98 años del nacimiento de un sopetranero genial y soñador como José María Villa Villa.

1

Profusos titulares de prensa aparecieron el 30 de noviembre de 2011, no para anunciar que el 3 de diciembre de ese 2011 se cumplían 98 años del nacimiento de un sopetranero genial y soñador como José María Villa Villa, cuya inteligencia y grandeza hizo posible unir las cordilleras Central y la Occidental, en busca del camino hacia el promisorio mar que anhelaba la naciente república de finales del siglo 19. Esos abundantes titulares de prensa no dijeron que el 27 de diciembre de 2011 se cumplían 116 años de haberse inaugurado nuestro Puente de Occidente, esa estructura hermosa de cables y madera de 291 metros de largo y una capacidad para soportar 255 toneladas de peso, que hoy es Monumento Nacional, y que noche tras noche, cuando el sol occiduo se rinde ante la belleza de Santa Fe de Antioquia, se bambolea con movimientos coquetos y atrevidos para un cuerpo de su edad. No; los periódicos, y la televisión, y la radio, invocaron nuestro Puente de Occidente, no para celebrarlo; tampoco para recordar a José María Villa “el primer cerebro y la primera inteligencia científica y práctica de la república” según palabras del gobernador de Antioquia, el 27 de diciembre de 1895, día en que se inauguró oficialmente el Puente de Occidente. Lamentablemente, los medios pusieron en primera página a nuestro Puente, para reportar la caída al río del profesor Elkin Mario Castaño y su hija Valeria, de apenas 8 años, tras desprenderse cuatro tablones de uno de los pasos peatonales del puente. ¿Quién debe responder por el mantenimiento del puente? ¿El municipio de Santa Fe de Antioquia? Tal vez, ¿Sopetrán?, quizá, ¿Olaya?, ¿la gobernación de Antioquia?, ¿la Nación?  ¿Es ese el trato que se merece un Monumento Nacional? ¿Es esa la ventaja competitiva de Antioquia?  ¿Acaso los 3.000 habitantes de Olaya, los 9.500 de Liborina y los 8.000 de Sabanalarga, impactados directa y negativamente con el cierre del Puente, se merecen el haber llegado a este extremo?


El próximo pasado 3 de diciembre de 2011 se cumplieron 98 años del natalicio del antioqueño genial, el ingeniero José María Villa, hijo del médico Sinforiano Villa Vergara y doña Antonina Villa Leal, natural de Horizontes, corregimiento de Sopetrán; el mismo que participó en la construcción de los puentes de Brooklyn, sobre el East River, en Nueva York; el que construyó Puente Iglesias, Pescadero, La Pintada y Puente Navarro, en Honda, Tolima, y me avergüenza reconocer que la única celebración que tuvo fue la desafortunada noticia de la caída al río del profesor Castaño y su hija Valeria, sumada al decreto departamental número 3480 del 16 de diciembre de 2011 que ordenaba su cierre, producto de su estado lamentable. De nuevo la burocracia se yergue por encima de la comunidad, del servicio, y de la vida de un hombre como José María Villa Villa, que enalteció ante el mundo la ingeniería antioqueña y el nombre de la república de Colombia, mi patria. 


Puntada final: sobre el tema Túnel de Oriente, Mauricio Valencia, secretario de Infraestructura de Antioquia, expresó: “hay que buscar alternativas creativas y en ese sentido acogemos de manera responsable todo lo que se derive de esta situación y hacemos el llamado a que trabajemos basados en obras de infraestructura sostenibles, de manera responsable para el cuidado de los recursos públicos”. ¿Qué dice el doctor Valencia de nuestro Puente de Occidente?




Comentarios
1
JUAN
2012/01/24 07:10:52 pm
Y yo que tenía entendido que el Puente de Occidente, tenía más de cien años de construído.- Juanfer