Antioquia

Lines at the Alpujarra are commonplace
Las filas en La Alpujarra son cotidianas
Autor: Juan Jose Valencia García
24 de Enero de 2012


Solicitar el pasaporte, obtener un duplicado del impuesto predial y registrarse como víctima de la violencia son diligencias que cotidianamente forman filas en la plazoleta del centro administrativo.


Las personas en las filas se quejan de la desinformación y de la mala calidad en la atención, pues pasan horas paradas, un esfuerzo a veces no alcanza porque se quedan sin ser atendidas.

Por el lado del “Monumento a la Raza” del escultor Rodrigo Arenas Betancur, ubicado en el Centro Administrativo La Alpujarra, caminan presurosas miles de personas a diario.


Cientos, en cambio, perecen suspendidas en el sopor de tres filas que crecen en las mañanas de la plazoleta y que tienen que doblar para no confundirse entre ellas. De cuando en cuando, algunos abandonan las hileras para  descansar bajo la sombra de la gigantesca escultura.


Las filas se forman por estos días en La Alpujarra son todas de horas, de malas caras, de vigilantes señalando y rodeados de gente confundida. Una fila es en la Gobernación para los trámites del pasaporte, las otras dos son en la Alcaldía: una en la oficina del Área de Servicios Tributarios y la otra de quienes inician su reclamación en la Ley de Víctimas. 


En el piso 12 de la Alcaldía, en frente de las oficinas de la Personería, uno de los vigilantes dice fuerte: “Los que vengan para lo de la Ley de Víctimas deben devolverse, el trámite no es aquí, es en el primer piso, en la fila más larga que vean”. Después del mensaje la gente corre, el ascensor tarda una eternidad hasta el primer piso, y al salir del edificio, en frente de la puerta, encuentran un escritorio viejo y ocupado por un hombre que toma nota de nombres, teléfonos, números de cédula y tipo de tragedia: el asesinato de familiar o desplazamiento forzado.


Carmen Ospina llegó a las 7:00 a.m. a la fila. La mujer que reclamará por el asesinato de su hija hace dos años en el barrio El Picacho, ya había perdido el viaje el viernes pasado, cuando llegó a las 8:00 a.m., pero no la atendieron, Héctor Preciado, personero delegado para la atención al público, el hombre del escritorio, se fue a las 10:00 a.m.


Preciado afirma que ya se ha hecho la petición para realizar una jornada de descongestión, que tenga buena promoción para que la gente se entere y asista masivamente. “Debe ser un lugar amplio que nos permita atender a mucha víctimas”, explica el funcionario, quien calcula que cerca de 4.000 personas se registrarán como víctimas de la violencia en la ciudad.



Pasaporte


En la Oficina de Pasaportes de Antioquia no cabe la cantidad de gente que quiere solicitar su pasaporte. José Fernando Lozada, director encargado de esa dependencia, asegura que la congestión se debe al final de la temporada de vacaciones, cuando la gente aprovecha para dejar sus documentos en regla antes de volver al trabajo.


Lozada afirma que la oficina atiende a más de 400 personas a diario, que en menos de una semana, ya no tendrán que hacer más filas: "A partir de la próxima semana, las citas para sacar el pasaporte se solicitarán por Internet, lo que incrementará nuestra capacidad de atención a 450 personas diarias", explica, y agrega que la idea es crear cultura para que la gente pida la cita por la web y no tenga que hacer filas.


El procedimiento se realiza entrando el sitio web de la gobernación, luego se elige el vínculo de pasaportes, y allí, después de llenar algunos datos, el sistema valida una cita.





Formulario para la atención


Héctor Preciado dice que la Personería, la Procuraduría y la Defensoría del Pueblo son las encargadas de atender el aumento de la población que se beneficiará de la ley 1448, la de victimas, y asegura que peor que la fila de registro, es diligenciar el formulario.


"En plena era de la tecnología estamos llenando formularios a mano, volvimos a la época del manuscrito. Diligenciar el formulario puede tardar hasta dos horas", explica el funcionario, quien agrega que a pesar de la lentitud, la Personería ha atendido a 550 víctimas desde el 10 de enero, fecha en que inició el proceso.


Jorge Mario Alzate, funcionario de la Unidad Especial para la Declaración de Víctimas, explica que el proceso de los formularios es a mano porque las personerías del resto del país no tienen las herramientas tecnológicas que, por ejemplo, hay en Medellín. Alzate asegura que a más tardar en un mes el proceso será digital y más ágil, lo que para la gente tampoco soluciona las incómodas filas.





Área de Servicios Tributarios


Iván Felipe Velásquez, líder del Área de Servicios Tributarios, no se explica el motivo de las filas en su oficina. El funcionario asegura que los de 30 servicios y trámites que se realizan en esa dependencia, la mayoría de la gente va a pedir duplicados de la cuota de Industria y Comercio o del impuesto predial.


"De las 741 personas que hemos atendido en las primeras horas, 431 vienen por duplicados, documentos que llegan a las casas y que se pueden diligenciar en los Más Cerca o en las casas de gobierno, entonces no entiendo porque vienen aquí", explica Velásquez.