Mundo deportivo

Goals, words and something else
Goles, palabras y algo más
Autor: Jonny Andrés Sampedro
23 de Enero de 2012


Previo al Día del Fútbol Antioqueño el delantero chileno Iván Zamorano y el argentino Martín Palermo se reunieron con los periodistas medellinenses para recordar sus pasados como futbolistas y hablar del presente de este deporte.

Foto: Giuseppe Restrepo 

Esta fue la primera vez que Zamorano pisó tierras antioqueñas, pues como dijo el chileno ya había visitado Barranquilla, Bogotá y Cúcuta, pero nunca a Medellín.

“Huy cuánta historia”, exclamó Iván Zamorano cuando se le enseñó una camisa del Real Madrid de la época en la que él fue jugador del cuadro “Madridista” y soltó las memorias que le quedaron tras su paso por el prestigioso club español.


“Fueron muy buenos tiempos, en el Real fui campeón, pichichi, elegido mejor extranjero y tuvimos un grupo humano fantástico. La verdad que para mí fue un orgullo jugar en la mejor liga y con el mejor equipo del mundo. Eso no se olvida tan fácil”, comentó el goleador chileno.


En la misma mesa y al lado suyo el “Titán”, “El Entusiasta del Gol”, el “Loco” Martín Palermo, ídolo de Boca y de gran parte de Latinoamérica, pues gracias a la globalización y a los cable operadores aprendieron a quererlo casi igual como sus compatriotas.


“Para mí es un honor estar aquí. Vine por recomendación de “Chicho” (Serna) y Fabián Vargas, quienes me contaron de la obra social y de lo que significa este evento. Es la segunda vez que vengo a Medellín, antes lo había hecho con Estudiantes en 1993 o 1994”, comentó Palermo, quien estuvo en esa oportunidad (1993) con el club “Pincharrata” jugando la extinta Supercopa contra Atlético Nacional.


Balón para el “Bam Bam”


Aportando a la discusión entre el actual momento del Real Madrid y el Barcelona el “Bam Bam” comentó: “El fútbol español se ha transformado en la pelea de solo dos equipos en búsqueda del título. El Real no sale campeón de liga porque juegue mal, porque no sume en la tabla, acuérdense que con Pellegrini se hizo el récord de puntos en la historia del club; tampoco sale campeón por su sistema de juego o su técnico. El problema es que se ha encontrado con el mejor Barcelona de todos los tiempos y cuando se enfrentan a ellos algo les pasa. Esperemos que Mourinho pueda encontrar la clave para darle vuelta a esta situación. Para mí hubiese sido fantástico jugar en esta época en el Real Madrid”, mencionó Zamorano.


Cambio de frente a Palermo


Cercano a celebrar su fiesta de despedida, el rubio habló de los colombianos que lo acompañarán en esa fecha (4 de febrero), también de los que no estarán, como en el caso de su ex compañero Juan Román Riquelme.


“A mi despedida invito a la gente con quien quiero estar ese día. No sólo invito a los que fueron mis amigos en la canchas, sino a los que también lo fueron alejado de ellas y por eso, por la gran amistad que me une a ellos, ese día estarán por Colombia Óscar Córdoba, Mauricio Serna, y Jorge Bermúdez, entre otros invitados”.


Los recuerdos


Dejando de lado el tema del fútbol español la conversación con Zamorano tornó en relación a los Juegos Olímpicos, certamen en el que el ariete chileno hizo historia en Sydney 2000.


“Tuve la oportunidad de jugar muchos torneos con la Selección de Chile. Jugué Copas América y estuve en un Mundial. Pero los Olímpicos de Sydney 2000 siempre van a tener un lugar especial en mi corazón. Darle un logro importante a tu país, salir goleador de ese torneo (6 goles) y haber obtenido el bronce para Chile es uno de mis máximos recuerdos como futbolista”.


Para Martín el año 2004 no es bien recordado, pero cuando se le habla del “Profe” Montoya profesa por él admiración y respeto.


“Lastimosamente no pude estar en la final de Libertadores entre Caldas y Boca que nos ganaron. Me hubiese gustado estar presente, pero estaba jugando en Europa”, comentó Palermo con una pequeña mueca en la cara que denotaba alguna espinita clavada, y prosiguió: “A Montoya lo respeto por su capacidad y lo admiro por lo que hizo como entrenador, para mi es un honor que él me haya elegido especialmente en su equipo para jugar en el Día del Fútbol Antioqueño”.


Zamorano y Palermo, centro delanteros, ambos jugadores que brillaron con la nueve en la espalda, también estuvieron de acuerdo en mencionar que hay un vacío en la actualidad de jugadores con sus características, del típico nueve y depredador del área. 


 “Los mejores jugadores del mundo son Messi y Cristiano. El primero juega en varias posiciones en el ataque, pero no como centro delantero definido; el segundo juega más tirado a una banda. Hoy en día el centro delantero choca más, busca más lo físico y escasean jugadores como Batistuta, Crespo y hasta como yo”, argumentó Zamorano.


Entrenadores


Mientras Palermo espera que su amigo Rolando Schiavi se retire del fútbol para iniciar su aventura como entrenador e integrarlo al cuerpo técnico que formaría junto a Roberto Abbondanzieri, analiza los diferentes seleccionados internacionales y emitió el siguiente juicio sobre la Selección Colombia y su nuevo entrenador José Pekerman.


“Pekerman está capacitado para estar al frente de la Selección Colombia y aportará su experiencia. Colombia tiene jugadores de mucha calidad, espero que se le de la posibilidad de trabajar bien en las Eliminatorias y puedan estar en el Mundial, pues tanto cambio de entrenador hace no encontrar un ideal de juego, una estructura”.


Zamorano, por su parte, finalizó diciendo: “Ojalá lo dejen trabajar tranquilo. Colombia en los últimos tiempos ha cambiado mucho de entrenador tratando de hacer un buen proceso y no han llegado los resultados. Pekerman es muy profesional y los equipos que ha tenido los ha hecho jugar bien. Colombia tiene una buena generación de futbolistas y esperemos que le saque el máximo provecho”.




Trayectorias


Martín Palermo inició su carrera deportiva en el club Estudiantes de la Plata. Allí estuvo en el periodo comprendido entre 1991 y 1997. De ahí pasó a Boca Juniors (1997-2000). Luego se fue al Villarreal de España (2001-2003) y después recaló en el Betis de Sevilla (2003-2004). En el 2004 continuó en la liga ibérica, pero con el Alavés (2004). Para el 2005 volvió a Boca Juniors de Argentina, club con el que se retiró del fútbol profesional en el 2011. En toda su carrera anotó 306 goles.


La trayectoria de Zamorano, por su parte, se resume de la siguiente forma: Trasandino de los Andes de Chile (1986), Cobresal de Chile (1987), St. Gallen de Suiza (1988-1991), Sevilla de España (1990-1992), Real Madrid (1992-1996), Inter de Italia (1996-2001), América de México (2001-2003) y Colo Colo de Chile (2003).