Columnistas

Mi propuesta de nuevo calendario
Autor: Fabio Villegas Botero
20 de Enero de 2012


El calendario gregoriano fue una modificación al romano creado por Julio César el año 44 antes de Cristo.

2

El calendario gregoriano fue una modificación al romano creado por Julio César el año 44 antes de Cristo. El único cambio fue ajustar los años a un dato más preciso del año solar, que no son 365.25 y un cuarto, sino 365,2422 (una diferencia de -0,0078), para lo cual quitó los bisiestos de los años terminados en dos 00, que no sean divisibles por 400; ejemplo 2100, 2200, 2300, 2500, 2600, 2700, aunque sí 2000, 2400, 2800. Claro que en 1684, como ya se habían dejado de quitar esos bisiestos, el año se había adelantado 10 días los que el Papa eliminó, pasando el 5 de octubre al 15. 


Todas las inconsistencias de ese calendario de más de 2.000 años las conocemos todos. Quiero presentar una primera propuesta para remplazarlo. El interés es poder tener un calendario permanente, que se repita igual año tras año. Pero ir mucho más adelante si es posible: Hacer que los semestres y los trimestres sean iguales. Por eso se rechazó la propuesta de Augusto Comte de 13 meses. Hacer que todos los meses sean iguales, de modo que siempre el mismo día del mes caiga el mismo día de la semana, por lo cual se rechaza la propuesta que revivieron los norteamericanos, y publicó recientemente El Espectador.


Como el año son 52 semanas aproximadamente, si las dividimos por 4 trimestres, cada uno tendrá 13 semanas. Para que los tres meses sean iguales los hacemos de 4 semanas (28 días) y se deja la última semana aparte (nadie aguantaría un mes de 35 días) a la cual se le pone un nombre apropiado: Primavera en marzo, Verano en junio, Otoño en septiembre e Invierno en diciembre. De este modo, todos los semestres, trimestres, meses y semanas, se repiten constantemente.


Lo anterior da un año de solo 364 días. La propuesta para reemplazar el 365 de todos los años y el 366 de los bisiestos es crear una semana que llamaría Sabática o Findiaño, que se pone cada 5 años, excepto los múltiplos de 45. Con ello la precisión del calendario sería casi igual a la del gregoriano durante unos 1000 años.  


Propongo que la Semana Santa sea siempre en la Semana Primaveral, última del primer trimestre. El concilio Vaticano II ya dio la autorización, como se han cambiado también otras fechas importantes de la Iglesia Católica. Así se eliminan las fiestas movibles.


Como se puede ver en el calendario, algunas fiestas principales: 1 de enero, 1 de mayo, y 8 de diciembre caen los lunes; el 20 de julio sábado, el 7 de agosto domingo y el 25 de diciembre jueves.


Después de Navidad hay una semana festiva, Invierno, fuera de que cada 5 años se añade la Sabática. 


Cualquiera ve que el tiempo se organiza mucho mejor. Que para el estudio, la política, la economía y muchas actividades más, la comparación de un semestre, un trimestre, un mes y una semana con otro se tienen unas medidas precisas, uno de los grandes beneficios de que hablaban los norteamericanos, pero que de hecho no se podían cumplir en su propuesta. Y añado un dato especial para los agüeristas y todos los norteamericanos; nunca habrá ni un martes ni un viernes 13.


Este es el modelo de Calendario





Comentarios
2
jose
2012/01/21 11:14:28 am
Quiero destacar el trabajo del Dr. Villegas, me parece inadecuado y falto de respeto el comentario anterior. Los que lo conocemos sabemos de su capacidad intelectual .
SAMUEL
2012/01/20 02:53:30 pm
Señor columnista. Se nota que ni siquiera estudió la primaria. Déjese llevar a un ancianato para que no escriba tantas sandeces.