Economía

Europe: at a crossroads because of ratings
Europa:encrucijada por calificaciones
17 de Enero de 2012


Ante la reducción en la calificación de España e Italia, las tasas de interés de la deuda de estos dos países se incrementaron, por lo que el Banco Central Europeo entró a intervenir.

Foto: AP 

El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, ingresa al Parlamento Europeo en Strasburgo (Francia) acompañado por la presidenta de la Comisión Monetaria, Sharon Bowles.

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, calicó como “muy grave” la situación económica por la que están atravesando las economías europeas, a la vez que restó importancia a la reducción en la calificación crediticia del fondo de rescate, y cerca a de la mitad de las economías de  la eurozona.


“Estamos en una situación muy grave y no debemos rehuir de este hecho”, señaló Draghi en su primera intervención ante la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo, luego de que la calificadora de riesgos, Standard &Poor’s (S&P), hiciese efectiva su advertencia de degradar la calificación sobre la calidad de los créditos emitidos por el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (Feef).


Según Draghi, desde octubre cuando su predecesor, Jean-Claude Trichet, advirtiese sobre el efecto sistémico de la crisis, “la situación ha empeorado más”. Así mismo, si bien los gobiernos están progresando en sus esfuerzos por poner en orden sus finanzas, el alto funcionario, instó a la eurozona a actuar con rapidez y con una buena coordinación.


Frente el pacto presupuestario al que se comprometieron los 17 países en firmar en los próximos días, Draghi resaltó que “las decisiones sin las consecuentes acciones, no son suficientes”, por lo que agregó que “los países deben prestar atención a la implementación de las medidas en la secuencia correcta”.


Igualmente, en relación a la reducción en la calificación del fondo de rescate y la degradación de nueve de los 17 países de la eurozona, Draghi exhorto a “reguladores, inversores y bancos a ser más independientes de esas evaluaciones. Tenemos que aprender a funcionar sin dar tanto peso a sus evaluaciones”, agregó.


No obstante, la rebaja en la calificación del Feef sí “tiene consecuencia”, la cual se verá reflejada en un aumento en los intereses  de financiación, por lo que es necesario que las economías de la eurozona que gozan aún de la máxima calificación crediticia “AAA” por parte de S&P (Alemania, Luxemburgo, Finlandia y Holanda) “tendrán que aumentar sus contribuciones” al fondo, si quieren que éste mantenga la misma capacidad de intervención que antes de la degradación, concluyó diciendo Mario Draghi.



Reacciones ante degradaciones

El viernes,  Standard & Poor’s (S&P) decidió  reducir en dos escalones la calificación de Italia, España, Portugal y Chipre; mientras que Francia, Austria, Malta, Eslovaquia y Eslovenia recibieron degradaciones de un escalón. Ante esto, mandatarios y altos funcionarios de la Eurozona se alzaron en voz de protesta. Tal es el caso del primer ministro de Portugal, Pedro Passos Coelho, el presidente francés, Nicolas Sarkozy y el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy. Passos acusó a S&P de “hacer política”, mientras que Sarkozy instó a la calma al afirmar que “hay que reaccionar a estas decisiones con sangre fria. Según el presidente francés, la medida tomada por S&P “no cambia nada”. Por su parte, Van Rompuy en un tono más conciliador dijo que de lograr “la estabilidad financiera es clave, pero no se alcanza de la noche a la mañana, ni se alcanza con arreglos alígeros”.