Columnistas

Se derrumba el Túnel de Oriente
Autor: Carlos Cadena Gaitán
16 de Enero de 2012


Soy un convencido ambientalista. Entiendo que el agua no es infinita, que las ciudades no existen en burbuja, que el estilo de vida occidental -altamente dependiente del petróleo y sus derivados- no es sostenible.

3

Soy un convencido ambientalista. Entiendo que el agua no es infinita, que las ciudades no existen en burbuja, que el estilo de vida occidental -altamente dependiente del petróleo y sus derivados- no es sostenible. Prefiero saber que mis acciones no aportan a destruir los pocos recursos que les quedarán a mis nietos.


Sin embargo, reconozco que los argumentos netamente ecologistas todavía no venden en nuestra sociedad consumista. Acumulamos cosas innecesarias, no tenemos problema en despilfarrar comida, nos gusta la velocidad pretenciosa y lo queremos todo ¡ya! Por lo tanto, el anacrónico Túnel de Oriente es el típico proyecto que le encanta a esta sociedad sedienta de autopistas y desmedidos centros comerciales. Es sumamente difícil lograr parar proyectos de semejante envergadura solo con argumentos ambientales.


La propaganda institucional que vende este proyecto como un “desatraso” en infraestructura, también se anima a mencionar el concepto de una ‘ciudad de tres pisos’; calificándola como un “deseo de los antioqueños”. Ambas ideas -aunque presentadas de manera mañosa- se refieren al verdadero tema de fondo en esta discusión: el modelo de desarrollo urbano de nuestra ciudad-región.


Sin dudas, este mega-proyecto de 800 mil millones de pesos definirá el camino que tomaremos en modelar nuestro desarrollo urbano hacia el futuro. ¿Buscaremos convertirnos en una ciudad sobre-expandida, con baja densidad poblacional, y totalmente dependiente del automóvil? Si es así, necesitaremos construir inmensas vías al mejor estilo de Atlanta o Los Ángeles, que siempre lograrán atraer más tráfico del que pueden soportar. Tendremos que construir suburbios sintéticos cada vez más lejos del corazón de nuestra ciudad, para satisfacer semejante modelo de vida.


Es evidente que somos muchos más quienes preferimos una ciudad más humana y sostenible. Podemos privilegiar un modelo de desarrollo fundamentado en altas densidades poblacionales, usos mixtos de suelo, y un sistema de transporte incluyente, estructurado alrededor del transporte colectivo moderno, la bicicleta y la caminata. Podemos anteponer la calidad de vida de los ciudadanos a los falsos lujos efímeros.


Aunque el proyecto ha recibido innumerables críticas en relación a los daños ecológicos que causaría, la necesidad de priorizar esos millonarios recursos en vías mucho más urgentes (ej. Urabá y Quibdó), o el hecho de que el túnel privilegia el transporte individual y no fue diseñado para el uso del transporte pesado, es realmente vital que estructuremos la discusión alrededor del modelo de desarrollo urbano que deseamos.


Resulta muy afortunada la intervención del gobernador Fajardo y el alcalde Gaviria ante el ministro Pearl; este último ha acudido finalmente al principio de precaución, y exigido la suspensión de las obras. Resulta curioso que solo lo haga hasta ahora, luego de que hemos sido muchos quienes desde las páginas de los medios más importantes de la región hemos dejado en evidencia las graves falencias del proyecto. Sin embargo, es de resaltar el claro compromiso hacia la sostenibilidad que refleja la alianza AMA a través de esta exitosa acción.


Ahora, debemos presionar por dos acciones fundamentales. Primero, que se hagan los estudios geológicos, hidrológicos, y de externalidades sociales y ambientales apropiados, para evaluar la viabilidad real de un proyecto de túnel. Esperamos que ahora no sean adelantados otra vez por Integral S.A. (curiosamente una de las socias de la concesión). Segundo, y más importante aún, que se facilite un verdadero debate ciudadano sobre el modelo de desarrollo urbano que deseamos los ciudadanos de esta ciudad-región para el futuro.




Comentarios
3
Jose
2012/01/16 04:26:27 pm
Es normal que la primera impresión que causan los ambientalistas es de fanatismo y de una lucha "hippie" donde la razón es solo cuidar las maticas. Pero hay que ser sensatos y ver mas alla. Las soluciones para los problemas de movilidad no se pueden solucionar pasando por encima de cualquier cosa. En paises como Belgica han tenido que cambiar los lugares de las mas grandes fuentes energéticas eólicas del pais, solo porque un pequeño pueblo se quejo de el cambio que tendria su paisaje, eso es un estado derecho real y el gobierno tuvo que buscar otras posibilidades para satisfacer a su gente, y a la vez lograr las necesidades generales. Para juzgar se necesita conocer un poco mas alla de la calle del frente de nuestra casa, y de las peliculas americanas, por eso felicito a Carlos por sus columnas, dificilmente encontraremos en Colombia una persona tan preparada en movilidad y con experiencia en las ciudades sostenibles ejemplo del mundo.
Mario
2012/01/16 12:06:58 pm
Los ambientalistas no han dejado destapar el mal llamado Tapón del Darién y los mejicanitos, principales opositores, hacen su "agosto" con con el comercio y la industria algo incipiente de este país. Lo surten, nada menos, que con el noventa por ciento del mercado. La construcción y la industria cementera ocupan el primer lugar. Construyeron un magnífico ferrocarril para carga pesada de Ciudad Colón a la ciudad de Panamá, paa así aliviar la carga de muchos buques pesados. En la ampliación del canal participan en un 60% de su construcción. Sin el "tapón" nosotros seriamos sus más serios competidores. Pero no, quedémonos organizando procesiones a la Virgen de la Macarena y peliando por si hay corridas de toros. Ya suspendimos el metro durante cuatro años, gobierno de un tal Barco, poco importa que suspendamos el Túnel de Oriente. Las demandas, y muy abultaítas, vendrán. Para eso estamos nosotros los contribuyentes para responder. Y todos tan inocentes...
carlos
2012/01/16 07:30:34 am
El tùnel de Oriente nò se derrumba, se daran cuenta los ambientalistas que esta obra despuès de construida nò se acabarà nunca como el tùnel de la quiebra que lleva siglos. Tampoco se acabarà el agua y refuto de que no servirà para el transporte de carga , ya que su diseño fuè incluido para ello. Conseguridad que un columnista que nò sale de Medellìn va a PORCE III, a HIDROITUANGO, al Colector NORTE que construye ICA DE MEJICO CON LA FIRMA ESTYMA y que cosidera un tùnel de mas de 5 Kilòmetros por debajo del rio Medellin y se darà cuenta que el progreso nò se detiene. Los Paisas para enfrentar el TLC y conseguir proyectar el progreso tenemos que hacer estas Obras. Miren el Chocò que los ambientalistas nò permiten tumbar un arbol, se quedaràn entonces los CHOCOANOS en OBRA NEGRA por culpa de los ambientalistas.