Columnistas

Llegaron al No. 7.000
Autor: Alberto Maya Restrepo
16 de Enero de 2012


A mediados del pasado mes de diciembre / 2011 Airbus entregó su avión número 7.000. Gran logro y por ello mis congratulaciones.

A mediados del pasado mes de diciembre / 2011 Airbus entregó su avión número 7.000. Gran logro y por ello mis congratulaciones. Por esos mismos días Boeing entregó su avión 737 número 7.000. Gran coincidencia de cifras. Vale resaltar que en el caso de Boeing se trata de un solo modelo (en varias versiones) y, por tanto, también para ellos mis felicitaciones.


Con respecto al Boeing 737, se trata del avión más vendido en toda la historia de la aviación comercial. Haber entregado 7.000 unidades es un hito muy significativo, particularmente si se tiene en cuenta que el libro de pedidos sigue lleno y a él ahora se agrega la nueva versión denominada 737MAX. Las entregas del 737, cada que han completado 1.000 unidades, han sido así:


En diciembre / 1983 fue entregado el Boeing 737 número 1.000 a Delta Air Lines.
En febrero / 1991 el número 2.000 fue para Lufthansa.
En febrero / 1998 el número 3.000 se le entregó a Alaska Airlines.
En junio / 2001 el número 4.000 fue para Air Algeire.
En febrero / 2006 el número 5.000 se le entregó a Shouthwest Airlines.
En abril / 2009 el número 6.000 de los Boeing 737 fabricados se le entregó a Ilfc para Norwegian Air Shuttle.


Los datos siguientes ilustran bien lo que el Boeing 737 representa en la industria del transporte aéreo mundial:


- En promedio, en cualquier momento hay volando unos 1.700 aviones Boeing 737.
- Un 737 despega o aterriza cada 2,3 segundos.
- Los 737 han volado más de 103.900 millones de millas, equivalentes a aproximadamente 559 viajes de ida y vuelta al sol.
- Los Boeing de la familia 737 han volado más de 168,4 millones de horas, algo así como que uno de esos aviones haya volado por 19.000 años sin parar.


Que la industria del transporte aéreo progrese en 2012 depende en mucho de lo que deparará este año en materia económica o, en otras palabras, de lo que vaya a permitir la politiquería europea que suceda con las economías de todas las naciones, pues la situación de los bancos y el desorden europeo en materia fiscal y presupuestal preocupa, tal vez más por la falta de herramientas para proveer soluciones y por la preeminencia de los orgullos nacionales ante normas que implican ceder soberanía si es que realmente quieren una Unión Europea y no simplemente un club de amigos en Bruselas, en donde a los mandatarios los atienden a cuerpo de rey y en donde, en el mejor de los casos, casi se limitan a hacer malacara a quien se atreva a disentir de lo que el bloque franco-alemán quiere, especialmente frente a la postura alemana apoyada en el principio universal de que quien pone la plata pone las condiciones.


Si ni para proclamar la Constitución de la Unión Europea se pusieron de acuerdo, ¿qué podrá esperarse de medidas que toquen con soberanía de los estados y con los bolsillos de los ciudadanos? La industria toda del transporte aéreo es muy sensible a la estabilidad económica y ella crece al tenor de cómo crezcan los PIB regionales y mundial.