Antioquia

“It makes me proud to seek for better conditions for the people”
“Me enorgullece buscar mejores condiciones para la gente”
16 de Enero de 2012


El nuevo secretario de Bienestar Social de Medellín anunció que su trabajo será mejorar la calidad de vida de los niños, los habitantes de la calle y personas en situación de calle, los adultos mayores y las personas en situación de discapacidad.

Foto: Pablo Andrés Pasos 

Luis Fernando Suárez asegura que la niñez vulnerable es una de las prioridades de su Secretaría, que priorizará y hará más eficientes los recursos para garantizarle los derechos a la primera infancia de la ciudad.

La Metro


Luis Fernando Suárez no cabe de la dicha por ser el nuevo secretario de Bienestar Social. Sin menospreciar los demás despachos de la Administración entrante, el funcionario dice que en el proyecto ético-político de Aníbal Gaviria, que tiene como sus dos componentes fundamentales de la vida y la equidad, su Secretaría es protagonista.


Suárez es servidor público hace 23 años, trece de ellos en la Gobernación de Antioquia, en varios cargos de la Dirección Seccional de Salud. También fue gerente del Hospital Mental de Antioquia y director de hospitales y subgerente de Metrosalud. Este nuevo cargo lo considera el reto laboral más importante de su vida.


-¿Cuál es su primer compromiso en la Secretaría de Bienestar Social?


“Es trabajar con todo la energía y el buen ánimo, acogiendo, en principio, unas directrices de transparencia, de pulcritud con los recursos, de buscar la mayor eficiencia posible, que cada uno de los recursos que manejamos lleguen de la mejor manera a la población”.


-¿Cómo encontró la Secretaría?


“La encontré con un recurso humano muy valioso. Hay mucho compromiso y amor por lo que aquí se hace. El tema de la sensibilidad social es uno de los más importantes en esta Secretaría y he encontrado mucho de eso”.


-¿Cuál población vulnerable será la prioridad de este Despacho?


“El foco de nuestro plan de desarrollo es la familia. Sin embargo, esta tendrá abordajes por ciclos vitales: el de la niñez, el de los adolescentes y el de la tercera edad. También hay unas poblaciones especiales: las mujeres, la comunidad Lgtbi, la población en situación de discapacidad, los que están en situación de calle, los desplazados, las negritudes, etc.


Otra cosa que nos pide el alcalde es revisar la figura del asistencialismo, que tal vez lo hemos llevado al extremo. La idea es que todos busquemos mecanismos para que la comunidad desarrolle destrezas, que la gente logre mayores niveles de bienestar pero también de desarrollo”.


-¿Cuáles programas de la Administración anterior continuarán en su Secretaría?


“Nos hemos encontrado unos programas muy bien estructurados como Medellín Solidaria y Buen Comienzo, que manejan muchísimos recursos. Ahora estamos en la revisión de estos programas, en lo que siempre habrá aspectos por mejorar. Aún no tenemos las particularidades de las modificaciones, pero el tema central sí va a ser articular con secretarías, buscar más intersectorialidad, para que los recursos se inviertan muy eficientemente”.


-¿Cuál será el aporte de esta Secretaría a Buen Comienzo?


“En el caso de recursos, Bienestar Social aporta unos 20.000 millones de pesos. La Secretaría de Educación aporta unos 80.000 millones de pesos, y la Secretaría de Salud y el Inder también tienen parte, pero el programa depende principalmente de la Secretaría de Educación”.


-En Medellín hay más de 70.000 familias en la pobreza extrema, y el programa Medellín Solidaria llega a 45.000. ¿Cómo evolucionará ese proyecto en su administración? ¿Cuántas familias más se beneficiarán de él?


“En principio el objetivo es mantener las 45.000, y acorde a los recursos que disponga la Alcaldía, con las transferencias de Empresas Públicas por ejemplo, o buscando nuevos recursos de financiación de entidades nacionales e internacionales, el programa va a crecer. Pero ese presupuesto va a ser fundamental para saber si aumentamos o no la cobertura”.



Cajas de compensación familiar

-Algunos habitantes de la ciudad se quejan porque Comfama, por ejemplo, ha centralizado sus servicios y ha cerrado varias de sus sedes en los barrios, lo que disminuye la calidad de vida porque se pierde acceso a ofertas culturales y deportivas. ¿Qué hacer para que la gente no pierda esos derechos?


“Ahí hay un tema que también está regulado por las normas generales que salen, pero que también está vigilado por la Superintendencia Solidaria. Esas decisiones obedecen a los consejos superiores de estas instituciones. La reorganización no es solo del Estado, en este caso, instituciones como las solidarias, están en procesos internos orientados a que el manejo de los recursos sea muy eficiente. Yo pienso que el objeto central de las cajas de compensación se va a seguir cumpliendo, las decisiones que ellos tomen van a buscar simplemente manejar mejor los recursos pero sin disminuir su oferta para los beneficiarios”.