Columnistas

El “moño final”
Autor: Tomás Castrillón Oberndorfer
11 de Enero de 2012


Al terminar el 2011 se presentaron, en lo que podía denominarse “el moño final” de las administraciones locales salientes, algunos hechos que vale la pena analizar y que no deben olvidarse.

1

Al terminar el 2011 se presentaron, en lo que podía denominarse “el moño final” de las administraciones locales salientes, algunos hechos que vale la pena analizar y que no deben olvidarse.


Es claro que, al nivel del Municipio, resultó “imparable” la avalancha de publicidad en todos los medios. En cuanto al Departamento se notó como se puso “manos a la obra” para propiciar “para todos” un verdadero bombardeo de anuncios publicitarios. Se confirmó una vez más que “no se pierde un peso”, ¡no! Se transformó en publicidad.


También se presentaron un sinnúmero de inauguraciones, algunas de ellas sin terminar las obras. Se destacan además algunos contrastes increíbles. Se inauguraron, con el consabido “show” populista, las escaleras eléctricas en la Comuna 13 de la ciudad. Este hecho que si bien constituye un paliativo evidente para las difíciles condiciones de la zona, no puede ignorar que esas comunidades están asentadas en buena parte en laderas inestables y cuyas construcciones no están de acuerdo con la Ley de Sismo Resistencia y puede preguntarse entonces, ¿no sería mejor pensar en la reubicación de estas comunidades? En esta ocasión bastaba mirar al frente hacia la Comuna Nororiental para contemplar el Puente Peatonal en Guadua, que supuestamente sería también un paliativo para las difíciles condiciones de comunicación entre los barrios Santo Domingo Sabio y Blanquizal, ejecutado por el SENA regional Quindío y la EDU, contraviniendo las Normas vigentes y la buena práctica de la ingeniería, lo que ha dado como resultado el concepto de la Universidad Nacional de que “No es reparable”. Simultáneamente se estaban retirando algunas de las bancas del Parque de la Castellana, en donde están asentados varios refugios geriátricos, porque algunos jóvenes hacían mal uso de ellos. Al decir de Marañas, lo que hizo la Alcaldía, fue actuar como el marido traicionado que vendió el sofá en donde la esposa le era infiel.


Con “bombos y platillos” también se puso dizque en funcionamiento el Metroplús y al segundo día la Comunidad pudo constatar que las velocidades del sistema eran: “Despacio, más despacio y varado”, porque se presentaron fallas y una manguera “tuvo la culpa”. Esto no debió ocurrir y lo más preocupante son las declaraciones del funcionario del Metro al decir, más o menos, como la canción: “ya lo sabía”. Esto a más de ser inexplicable es completamente inadmisible, porque deja entrever, increíblemente, una gran irresponsabilidad.


Se informó, además que había una nómina paralela en el Municipio de 8.400 personas, y del desborde de los convenios interadministrativos. De nuevo no se “pierde un peso”, hubo transformación. “El moño final” les quedó descuadrado.


En Columnas posteriores se analizará profundamente el mensaje “mesiánico” del nuevo Gobernador. Muy preocupante porque para él, según se deduce, entre líneas, quienes lo antecedieron en  la era a.F., eran unos  ineficientes e  ineptos que, entre otros cosas, no sabían nada de contratar pero, afortunadamente,  con él, viene el “Renacimiento”.




Comentarios
1
Gustavo
2012/01/11 09:45:18 am
No se puede olvidar el fallido intento de inaugurar el puente de la cuatro sur , al cual le faltan por lo menos tres meses para estar listo. Cuando se ponga en funcionamiento se veran los horrores que se cometieron en su diseño en la parte del Poblado, que originaran trancones en las horas pico y accidentes especialmente en las noches. Desde el inicio de la obra el Comite de Valorizacion del Poblado lo viene advirtiendo y la administracion anterior fue sorda a estos requerimientos. Veremos que hace la nueva administracion para enfrentar estos problemas.