Columnistas

Lecturas del ‘paro armado’
Autor: Ramón Elejalde Arbelaez
8 de Enero de 2012


Muchas enseñanzas se pueden sacar del paro armado del 5 de los corrientes. Las estructuras mafiosas y criminales no se han desmontado en Colombia, simplemente mutaron de un ejército supuestamente enfrentado a la subversión.

2

Muchas enseñanzas se pueden sacar del paro armado del 5 de los corrientes. Las estructuras mafiosas y criminales no se han desmontado en Colombia, simplemente mutaron de un ejército supuestamente enfrentado a la subversión, a un ejército de bajo perfil dedicado exclusivamente al narcotráfico y al microtráfico. Es evidente que lo que denunciábamos antaño con las desmovilizaciones paramilitares y guerrilleras no pasó de ser parcialmente una pantomima: Se entregaron los jefes y algunos segundos. De la tropa entregaron a algunos, especialmente lisiados y encartados judicialmente y completaron la desmovilización con muchachos que nada tenían que ver con la organización criminal y que fueron reclutados a última hora. Los demás, los menos visibles, los dejaron dedicados al negocio. El negocio del narcotráfico nunca ha terminado ni las plantaciones de coca han desaparecido ni las ‘vacunas’ al transporte ni las extorsiones a los empresarios son cosa del pasado.


Muchos de esos ejércitos que dejaron las autodefensas están hoy dedicados a vigilar rutas del narcotráfico, a custodiar laboratorios, a vacunar empresarios y transportadores, a trabajar la minería ilegal y a expender al menudeo, para lo cual están dedicados a enviciar al mayor número de niños y jóvenes que luego serán los compradores de su letal droga. Todo ese trabajo es realizado por los  armados cuyo poder intimidatorio y corruptor es grandísimo por las cantidades de dinero que mueven. En algunos lugares han logrado amacizarse con la guerrilla, y en otras, con guerrilleros y con la mismísima Fuerza Pública.


La desmovilización fue una farsa, que llevó a un centenar de jefes a la cárcel y a otro número de subalternos, quizás mucho más alto, a que respondieran por sus delitos. La extradición de los comandantes es lo único rescatable de ese proceso. Los demás siguieron delinquiendo, pasando de agache, hasta que este 5 de enero mostraron su capacidad militar y eso que apenas conforman uno de los varios grupos que continuaron delinquiendo.


No es posible paralizar poblaciones en seis departamentos, regiones enteras, sin el respaldo de una organización militar sólida. Si la gente cumplió el mandato de las bacrim es porque éstas tienen capacidad intimidatoria. Leí a algunos Uribistas arrojarle la culpa de lo sucedido al gobierno de Juan Manuel Santos y conocí un twitter del vástago de un exgobernador diciendo que los gobernadores actuales eran los responsables. ¡Qué ingenuidad! Cómo puede creer que un ejército se conforma en un año como lo suponen los Uribistas o más apasionado el delfín del exgobernador, que supuso que ese ejército se organizó en cuatro días. Es más, todos olvidan que en abril del 2005 los seguidores de ‘don Berna’ paralizaron el 90% del transporte en Medellín y que en octubre del 2008 algunas regiones de Colombia, incluyendo una parte de Antioquia, fueron inmovilizadas por los mismos actores del pasado jueves.


El problema es grave, más grave de lo que suponemos y el Gobierno se equivoca garrafalmente al pretender minimizar lo que sucedió. La culebra está viva, para parodiar a Uribe, pero ésta es la otra culebra, la del paramilitarismo.




Comentarios
2
Mario
2012/01/08 04:32:38 pm
Los delincuentes, sin usar una sola arma, sembraron la zozobra en toda una comunidad. Esto es sumamente grave para la seguridad de un amplio sector de la comunidad vulnerado por la acción de bandas delicuenciales. Utilizaron la fuerza del rumor. García Márquez ya lo demostró en un breve relato. No ocultemos nada, pero este hecho les dio mucha fuerza y confianza a estas fuerzas oscuras. El Infante don Juan Manuel en su libro de apólogos El Conde Lucanor y en el ejemplo XLV nos narra lo que le aconteció a un mancebo que casó con mujer brava. Desde el principio tomó las riendas del poder y demostró lo que era hasta dominar la "fiera" terminando con el siguiente consejo: "SI AL COMIENZO NON MUESTRAS QUIEN ERES NON PODRAS DESPUES CUANDO LO QUISIERES". Ahí está pues el ejemplo para el gobierno de Santos, Fajardo y Gaviria. O de lo contrario Dios nos ampare y favorezca....
Edgar
2012/01/08 09:00:54 am
Muy lamentable lo que sucedió esta semana. Creo con usted que eso obedece a un proceso de paz con las autodefensas que no resultó bien ejecutado. Pero eso también significa que el asunto será muy grave para el Estado