Nacional

Freeings could be more than those announced
Liberaciones podrían ser más de las anunciadas
5 de Enero de 2012


El Gobierno Nacional se refirió a la posible liberación de seis policías secuestrados. Sin embargo, existe la posibilidad de que se liberen otros cinco integrantes de la fuerza pública.

Foto: Alexander Augusto Hoyos 

En diciembre, durante la marcha ¡No más Farc! Varios ciudadanos pidieron con nombre e imagen la liberación de cada uno de los militares secuestrados.

Redacción - EFE


Tras el anuncio hecho el pasado 27 de diciembre acerca de una posible liberación de secuestrados, ayer se conoció nuevamente detalles de la operación que traería a la libertad a seis integrantes de la Policía Nacional.


Así lo dijo el Gobierno Nacional que manifestó haberse puesto en contacto con el Comité Internacional de la Cruz Roja (Cicr) para coordinar los operativos que permitan la liberación de los rehenes que las Farc tienen secuestrados desde 1999.


"Tuvimos hace unos días un contacto por vía telefónica con el ministro de Defensa (Juan Carlos Pinzón)", admitió en declaraciones el portavoz del CICR en el país, Pascal Jequier, quien destacó que por el momento no hay novedades en cuanto a las fechas y la logística de las liberaciones.


"Hace unos pocos días hablé con el representante del Comité Internacional de la Cruz Roja aquí en el país y ambos estuvimos totalmente de acuerdo en estar en plena disposición para que tan pronto como sea posible podamos garantizar estas liberaciones", sostuvo Pinzón en RCN Radio.


El Gobierno colombiano, el CICR y el colectivo Colombianos y Colombianas por la Paz (CCP), que actúa como mediador, están pendientes de que las Farc revelen "en breve" el nombre de tres de los seis militares y policías pendientes de ser entregados, como se comprometieron en el comunicado divulgado en su página web.


Los tres rehenes mencionados son los subintendentes Jorge Trujillo y Jorge Humberto Romero, y el cabo primero José Libardo Forero, todos de la Policía, que forman parte de un grupo de once militares y policías aún secuestrados en poder de las Farc.


Según reveló en días pasados la vocera de CCP para este proceso, Marleny Orjuela, los seis uniformados podrían recuperar la libertad en uno o dos meses.


Asimismo, Orjuela rechazó los rescates armados que pueden tener un fatal desenlace, como el que, recordó, tuvo lugar el pasado 26 de noviembre en el sur del país, cuando tres policías y un soldado fueron fusilados por guerrilleros en medio de un operativo militar.


Según el grupo subversivo, estas liberaciones responden al compromiso que asumieron con la excongresista colombiana Piedad Córdoba, cabeza del colectivo (CCP), y otras líderes latinoamericanas del grupo Mujeres del Mundo Gestoras por la Paz.


A la vez, el país queda a la expectativa de que el grupo guerrillero confirme la liberación de otros cinco integrantes de la fuerza pública, con lo que ya no quedarían soldados ni policías en manos de las Farc.



Discurso ambiguo


Sin embargo, la voluntad de paz y dialogo de las Farc se vio contrariada por el hostigamiento llevado a cabo en el municipio de El Tambo, Cauca. El saldo de la arremetida guerrillera fue un centro de salud y una escuela destruidos, además de daños considerables en por lo menos 40 viviendas. De acuerdo con reportes oficiales, la incursión ocurrió en la madrugada del miércoles cuando un grupo de insurgentes atacó la estación de Policía de San Joaquín, corregimiento de El Tambo. El comandante de la Policía Metropolitana de Cali informó que la localidad, ubicada a 33 kilómetros de Popayán, fue atacada con cilindros bomba lanzados desde morteros artesanales. Las acciones no dejaron víctimas mortales.