Los dos “neocapos” se disputan el control territorial y económico, ¿quién va ganando?
Las cartas de Sebastián y Valenciano
Autor: Tatiana Cárdenas
8 de Noviembre de 2009


En una guerra en la que solo pierde Medellín, dos cabezas son presentadas como los líderes de la confrontación. Dos hombres que empezaron delinquiendo juntos y ahora se diferencian por el poder económico y el ‘respeto’ heredado de la llamada “Oficina”.


Alias ‘Valenciano’ va punteando en el tema de ingreso de armas en la ciudad, gracias a sus nexos con traficantes de la región de Urabá.

Los mitos que rodean a los nuevos cabecillas de la ciudad, alias “Sebastián” y alias “Valenciano”, han suscitado todo tipo de teorías sobre la supuestamente extinta “Oficina”, el enfrentamiento entre estos dos personajes y sus pretensiones de controlar las comunas a sangre y fuego.

Aunque se conoce que en sus inicios trabajaron con las grandes cabezas de esta organización paramilitar como alias “Berna”, las autoridades tienen claro que actualmente se encuentran enfrentados por el control de las rentas de negocios legales e ilegales, un botín de por lo menos 20 mil millones de pesos mensuales, que incluyen plazas de vicio, vacunas a comerciantes y transportadores, lugares dedicados a la prostitución, vigilancia privada en los barrios y juegos de azar, entre otros.

A ‘Valenciano’ se le describe como un hombre cruel y ambicioso, que por un tiempo se fue de la ciudad con el fin de formar alianzas en otras zonas del país y que regresó para reclamar lo que considera suyo. ‘Sebastián’ es considerado el heredero natural de la llamada “Oficina”, aunque no tiene el poder económico del otro, muchas son las bandas y combos que tiene bajo su control.

Se estima que en lo que va de 2009, 1.600 personas han perdido la vida de manera violenta de cuenta de la guerra entre combos y bandas en Medellín. Aunque se sabe que estas dos estructuras son las de mayor poder en la ciudad, se tiene conocimiento de por lo menos otras tres más.

“Tenemos información de tres cabezas que nacieron de la ‘Oficina’, los más poderosos ‘Valenciano’ y ‘Sebastián’, la tercera es la de `los paisas’, las otras cabezas son las estructuras manejadas por alias ‘comba’ y alias ‘cuchillo’, que vienen a controlar algunos sectores y están tejiendo poderosas alianzas”, declaró el personero de Medellín, Jairo Herrán Vargas.

Maximiliano Bonilla Orozco, alias ‘Valenciano’

“La personalidad de ‘Valenciano’ es muy violenta y muy ambiciosa de un hombre muy ignorante, pero con poder gran económico. Cuenta con los recursos económicos para atraer a las bandas y combos y proveerles armamento. Le interesa más el poder militar y el dominio de las zonas del control de narcotráfico, tiene más capacidad de alianzas y superó los límites del municipio y el control parroquial”, manifiesta Jaime Jaramillo Panesso, miembro de la Comisión Facilitadora de Paz y representante de la CNRR en Antioquia.


A ‘Valenciano’ se le reconoce el manejo de las rutas del narcotráfico y un vasto conocimiento del tráfico de armas, se conoce que ha formado sus alianzas con grupos como los hermanos Úsuga y Rincón, que delinquen en la subregión de Urabá. Se calcula que su ‘pie de fuerza’ se integra de aproximadamente 1.600 jóvenes, integrantes de por lo menos 32 combos y bandas.

Durante operativos que se llevaron a cabo esta semana, 34 personas que se dice estaban al servicio de alias ‘Valenciano’, fueron capturadas por la Policía, luego de por lo menos 15 meses de seguimiento. Se tiene información de que para fortalecer sus alianzas de narcotráfico, alias ‘Valenciano’ actualmente reside en Estados Unidos.

Eric Vargas Cárdenas, alias “Sebastián”

“La fracción de ‘Sebastián’ había sido escogida por todos para que fuera el jefe de los combos y bandas que le servían a la llamada 'Oficina', porque le tenían confianza. Este hombre avanzó en la organización como jefe de sicarios, su personalidad de componedor de conflictos entre las bandas y trabajo de base, hace que sea reconocido como el heredero del poder en la ciudad, se tiene información de por lo menos 27 grupos armados a su servicio con un aproximado de 2.400 hombres.

Los grupos que lidera alias ‘Sebastián’ son más numerosos y tienen un gran componente de población desmovilizada. “Los desmovilizados de mayor trayectoria que tenían corporaciones legales y organizaciones están más del lado de ‘Sebastián’, por eso últimamente han sido asesinados tantos desmovilizados que tiene trabajo social, muchos de ellos aún en actividades delictivas. Los de este lado no son tan jóvenes, les interesa más la tranquilidad que la confrontación, manejan sus rentas ilegales de una forma más barrial que la estructura de ‘Valenciano’”, declara Jaramillo Panesso.

Según la Personería, la línea de ‘Sebastián’ está realmente a la cabeza de alias “Beto” y ‘Sebastián’ no se encuentra en la ciudad.

Mitos

“Estos dos hombres son símbolos son parecidos al que en el pasado era Pablo Escobar o “don Berna”, en torno a ellos se construye todo un imaginario que es aprovechado por los demás delincuentes porque el mejor aliado de la delincuencia es el miedo”, manifiesta Jorge Gaviria, ex director del Programa de Paz y Reconciliación de la Alcaldía de Medellín.

“Nosotros tenemos información de que ya la llamada 'Oficina' no existe, es algo virtual que se convirtió en un fantasma y cobija a estos nuevos cabecillas, tenemos que entender esto como un proceso cíclico y hasta que no se acabe la renta del narcotráfico, constantemente surgirán cabecillas y nuevos líderes criminales en la ciudad”, dice Jaramillo Panesso.