Jueves 22 de Diciembre de 2016    Actualizado 3:16 pm.

Víctor Niño tiene tres costillas fracturadas y aún así va sexto en la Vuelta
‘La Chicharra’ valiente
Autor: Mauricio López Rueda
23 de Mayo de 2008


El pedalista boyacense Víctor Niño Corredor, hermano menor de Libardo, participa en la Vuelta a Colombia 2008 con gran éxito, pese a que tiene tres costillas rotas. Niño, quien fue atropellado el mes pasado en la Clásica de Fusagasugá, marcha sexto en la Vuelta 2008, que culminará el domingo en Cali.

Foto: Edwin Bustamante 

Ataques y más ataques se vivieron ayer en La Línea. Por fin la emoción del ciclismo clásico se vivió en la Vuelta 2008.

Hace nada más que un mes, a Víctor Niño lo atropelló un carro en la Clásica de Fusagasugá, durante la segunda etapa del certamen. Una de las llantas delanteras le amasó las costillas y casi lo muele completo de no ser porque otro carro, que venía en sentido contrario, evitó la tragedia. Víctor, respirando con dificultad y sin musitar palabra, logró pararse y caminar algunos metros, antes de ser llevado a un hospital, donde el médico Camilo Pardo le encontró una costilla rota. “Hasta aquí llegó la temporada”, pensó el menor de los tres hermanos Niño (Libardo y Miguel son los otros dos), todos dedicados al ciclismo competitivo.

Para colmo, tras una nueva revisión con el doctor Fredy Avella, se descubrió otra costilla rota y luego, un médico bioenergético encontró una tercera fisurada y además desplazada.

A pesar de las malas noticias, Víctor no podía bajarse así no más de la bicicleta, pues en sus hombros se soportaba toda la temporada del equipo Coordinadora – Ebsa, que ya había perdido a Libardo, sancionado dos años por dar positivo por EPO en los pasados Juegos Panamericanos en Brasil. Fue precisamente Libardo quien lo obligó a seguir entrenando, pese a los terribles dolores, para que no se retirara de la Vuelta a Colombia. “A veces me tenía que devolver para la casa porque no podía. No era capaz de hacer 20 minutos de ruta y durante varios días tuve que dormir sentado para que no me doliera”, comentó Víctor, nacido el 4 de junio de 1973 en Paipa, Boyacá.

De todos modos, con el correr de los días el cuerpo fue cediendo y gracias a las infiltraciones de que fue objeto por parte del médico Avella, logró estar para la salida de la Vuelta en Barrancabermeja. “Llegué para no decepcionar al equipo, pero tenía presente un seguro retiro”, expresó Víctor, uno de los diez primeros en el prólogo de Barrancabermeja.


Las costillas rotas no eran el único problema de Víctor, su pierna izquierda estaba hinchada y maltratada, y le dolía para pedalear. Fue un mes terrible para ‘La Chicharra’, uno de los mejores ciclistas de Colombia en los recientes diez años, y quien ha corrido a la sombra de su famoso y exitoso hermano Libardo. “Reemplazarlo a él es muy difícil. Él es el líder del equipo y todo lo que corre se lo gana, puso un punto muy alto”, refiere el cuarto hijo de Blanca y Jupertino, los patriarcas Niño del municipio de Paipa.

A Víctor lo picó el bicho del ciclismo en los años 80. Se quedaba mañanas enteras, absorto en las trasmisiones de las carreras internacionales, escuchando a Alfredo Castro, a Héctor Urrego y a Rubén Darío Arcila. Soñaba con subir las grandes cumbres de los Alpes y de los Pirineos, pero todo se quedaba allí, en ilusión. Hasta que un día, Libardo se fue de la casa de sus padres y se fue a vivir con los abuelos. En su nueva vida, Libardo trabajaba con una pesada bicicleta de hierro, y terminó por enamorarse del más difícil de todos los deportes. A medida que Libardo iba creciendo en su carrera ciclística, sus ropas, sus bicicletas y demás implementos iban siendo heredados por sus hermanos, Miguel primero y Víctor después. Para 1989 ya los tres Niño estaban en carretera, pero los éxitos sólo llegaban para Libardo. “A veces pensaba que tal vez no estaba haciendo lo correcto, que debía hacer otra cosa, pero después me iba bien en alguna etapa o me metía en alguna fuga y me enganchaba otra vez con el deporte”, apuntó.

Tras una Vuelta de la Juventud en la que ocupó el cuarto puesto de la general, a Víctor le empezaron a llover ofertas. Su primer equipo fue Glaciar, con el que compitió en Italia, España y Centroamérica. “En Italia me fue muy mal porque cuando yo llegué allá, todos los demás ciclistas sabían mucho de medicina y de técnicas de entrenamiento, es decir, sabían como mejorar el rendimiento mientras que yo iba con los que podía”, reseñó Víctor, cuyo segundo apellido es Corredor, al igual que su tío Israel, el culpable principal de que los Niño estén en el ciclismo. “Él era de la época de ‘Lucho’ Herrera, era muy bueno subiendo pero no bajando y por eso no ganó carreras”, contó.

Víctor, aunque Niño, es hoy día uno de los veteranos del lote colombiano, un pedalista respetado, al igual que su hermano Libardo. En la actual Vuelta a Colombia, Víctor se encuentra sexto en la general, perdiendo 5 minutos y 24 segundos con el virtual campeón, Giovanny Báez (UNE), su actuación es sin duda el premio a la constancia y a la valentía, pues no todos los días, salen ciclistas dispuestos a correr con tres costillas averiadas y una pierna hinchada. “A mí me gusta mucho el ciclismo, además, cuando estoy sobre la bicicleta no me duele nada”, agregó.

Y esa es brevemente la historia de un hombre casado, con un hijo de 17 meses de nacido y todavía una larga vida en el ciclismo. ‘La Chicharra’, por fin está sonando en la Vuelta a Colombia, luego de varios años de estar postrado a la sombra de Libardo.



Prohibida su reproducción total o parcial. La traducción a cualquier idioma está permitida estrictamente para usos pedagógicos y debe citarse la fuente. Reproduction in whole or in part is forbidden. Translation in any language is permitted strictly for pedagogic uses without permission written, and sources must be mention.
Webmaster: webmaster@elmundo.com - Contáctenos en la Calle 53 #74-50 Barrio Los Colores en Medellín - Colombia - Teléfono (574) 2642800