Jueves 22 de Diciembre de 2016    Actualizado 3:16 pm.

Arqueología de Frontino: espacio, tiempo y sociedad en esta zona de Antioquia durante la época precolombina y colonial
Indígenas: más de 4 mil años en el Noroccidente
Autor: John Harold Sánchez
9 de Septiembre de 2007


Los estudios del grupo de investigadores de la Universidad de Antioquia se han centrado en 60 kilómetros de la cuenca de los ríos Verde y Musinga, pero estos indígenas habitaban una zona más vasta que incluye los municipios de Abriaquí, Cañasgordas y Frontino.


Los estudios iniciales comenzaron en 2002, como parte del componente ambiental del proyecto hidroeléctrico La Herradura, para evitar impactos negativos en el patrimonio arqueológico de la nación. Posteriormente la Gobernación y otras instituciones han seguido apoyando el proyecto.

CARLO EMILIO PIAZZINI*
Los indígenas que han habitado desde hace más de 4 mil años una vasta zona del territorio que hoy ocupan Frontino y otros municipios del Noroccidente de Antioquia se han distinguido en sus distintas etapas como grandes arquitectos de la tierra, orfebres y por una vocación minera y agrícola que aún es tradicional en esta zona del departamento. Al menos así lo demuestran los hallazgos arqueológicos logrados a partir de 2002, en desarrollo del estudio contratado por Empresas Públicas de Medellín para acompañar el plan de manejo ambiental del proyecto hidroeléctrico La Herradura, en límites de Abriaquí, Cañasgordas y Frontino.

Ahí se generaron las condiciones para el diseño y puesta en marcha de una investigación arqueológica de mayor envergadura, con el apoyo de la Gobernación de Antioquia, la Fundación de Investigaciones Arqueológicas Nacionales del Banco de la República, la Alcaldía de Frontino y el Instituto de Estudios Regionales de la Universidad de Antioquia, unidad académica que realiza los estudios.

Carlo Emilio Piazzini, quien dirige el grupo de investigadores, dijo que en este proceso ha sido fundamental el interés del doctor Guillermo Gaviria Echeverri, conocedor de la geografía y la historia de la región.

Según el profesional, en el primer estudio con EPM descubrieron asentamientos de hasta 3 mil años de antigüedad, pero luego con la Gobernación han constatado dataciones de hasta el año 2.341 antes de Cristo.

Su compleja escritura ha hecho imposible conocer los nombres de los indígenas más antiguos, pero se ha identificado que a la llegada de los españoles había dos provincias: La Guaca, del Cacique Nutibara, y la Nore, del Cacique Nabonuco.

El estudio

Piazzini explica que el proyecto propone comprender, con base en un estudio de carácter arqueológico, la manera en que las espacialidades sociales, basadas en la apropiación de recursos, la construcción de territorialidades, el establecimiento de redes de interacción, el control político de los espacios y los sentidos de pertenencia hicieron parte de procesos históricos de cambio social en el Noroccidente de Antioquia durante el periodo precolombino y colonial.

En febrero de 2007, tras doce meses de estudio, incluyendo cuatro de trabajo de campo, finalizó la primera fase. Los resultados preliminares constituyeron un cuerpo básico de información geográfica y cronológica para responder a preguntas sobre patrones y jerarquías de asentamiento y dinámicas de cambio demográfico.


Se realizó una prospección sistemática e intensiva en 60 kms2 entre las cuencas de los ríos Verde y Musinga, de Frontino, registrando evidencias de 566 sitios arqueológicos. Estas evidencias arqueológicas se componen de túmulos funerarios, aterrazamientos artificiales, terraplenes y muros, así como restos de cerámica, líticos, vidrio, loza, metal y fragmentos óseos. De forma paralela, se realizaron seis excavaciones que permitieron obtener dataciones de radiocarbono, registros de secuencias estratigráficas y cambios en la producción de la alfarería, conjunto de datos que han sido la base para el establecimiento de una secuencia cronológica y la identificación de un primer esquema de dinámicas de cambio socioespacial ocurridas durante 4.000 años de historia.

Entre los resultados preliminares se destaca la ocurrencia de transformaciones en la densidad, los patrones de asentamiento y las pautas funerarias, lo que implica dinámicas de cambio social en la historia precolombina y colonial.

Para el periodo más temprano (aproximadamente entre 2341 Antes de Cristo –AC y 51 Después de Cristo –DC), se registró una alta densidad de asentamientos indígenas ubicados en zonas de potencial agrícola y minero. Se comenzaron a edificar túmulos funerarios, algunos de los cuales llegaron a hacer parte de espacios más amplios y complejos, compuestos por aterrazamientos y terraplenes alejados de los sitios de vivienda, lugares que parecen corresponder a plazas ceremoniales. Para el periodo Medio (aproximadamente entre 29 y 884 DC), se registró un drástico descenso de los índices demográficos, acompañado de una tendencia muy marcada hacia la ocupación de áreas proclives a la explotación de recursos auríferos, en detrimento de las áreas con mejores suelos para el cultivo. También se incorporaron nuevas formas de enterramiento compuestas por pozos para tal efecto sin montículo, localizados cerca a las viviendas, aún cuando los cementerios de túmulos funerarios tuvieron una continuidad milenaria que se proyecta hasta el siglo XVI de la era cristiana.
Durante el periodo Tardío (aproximadamente entre 1185 y 1540 DC), se opera una recuperación demográfica, existiendo continuidad en la ocupación de áreas con potencial minero, aunque se volvieron a ocupar algunas zonas con suelos aptos para la agricultura. En este periodo se dieron procesos socioculturales que desembocaron en el estado de cosas descrito por los cronistas españoles en la primera mitad del siglo XVI, cuando la población indígena de las provincias de Guaca y Nore enfrentó las primeras expediciones españolas, sufriendo una profunda desarticulación política, económica y cultural.
Finalmente, durante el periodo Reciente o Colonial (aproximadamente entre 1540 y 1800 DC), se observa un patrón de asentamiento ligado a la ocupación de las áreas con mayor potencial agrícola y un índice demográfico ligeramente inferior al registrado para el periodo precolombino Tardío. Se trata de evidencias del proceso de poblamiento de comunidades indígenas Chocóes o Citaráes que durante el periodo Colonial llegaron a la región huyendo de la presión de los españoles en el medio Atrato. Adaptándose a condiciones ambientales de vertiente y alta montaña, comunidades que sentaron las bases del proceso de etnogénesis de las comunidades Embera-Catío que tienen hoy sus territorios en Frontino.

*Arqueólogo director del estudio



Prohibida su reproducción total o parcial. La traducción a cualquier idioma está permitida estrictamente para usos pedagógicos y debe citarse la fuente. Reproduction in whole or in part is forbidden. Translation in any language is permitted strictly for pedagogic uses without permission written, and sources must be mention.
Webmaster: webmaster@elmundo.com - Contáctenos en la Calle 53 #74-50 Barrio Los Colores en Medellín - Colombia - Teléfono (574) 2642800