Jueves 22 de Diciembre de 2016    Actualizado 3:16 pm.

Familia
La represión emocional
7 de Septiembre de 2007


Represión es el término psicológico e inhibición es su consecuencia, es decir, una especie de incapacidad para lograr ser feliz y vivir libremente.

Jairo Quiceno - Psicologo Clinico, especialista en PsicoNeuroInmunoEndocrinologia

A veces, uno calla en vez de hablar, sonríe cuando desea llorar o maltrata con culpa. ¿Qué hay detrás de estas actitudes? Tras ellas se oculta un mecanismo de defensa ideado para lastimarnos menos, que a menudo nos hace sufrir más y que debemos aprender a dominar.

Bajamos la mirada porque no queremos ver, apretamos los dientes para no hablar, tragamos saliva para diluir la angustia, pegamos con el puño en la mesa para no levantar la mano. Todas estas manifestaciones son emociones en carne viva que preferimos silenciar. La represión es un mecanismo de defensa según el cual el “yo” rechaza ciertos pensamientos, deseos o afectos (emociones, sentimientos) que considera inconfesables e inaceptables y los relega al inconsciente. Sin embargo éstos, a pesar de su represión, continúan operantes y perturban de diversos modos el comportamiento obligando al yo a una vigilancia continua para evitar su aparición en la conciencia. Este esfuerzo continuo puede derivar en neurosis.

1) ¿Qué reprimimos?

Reprimimos algo que no nos gusta, o mejor dicho, algo que nos resulta intolerable.

Pero, ¿por qué nos es intolerable? Para poder comprenderlo tenemos que partir de una premisa. Nuestra estructura psíquica está compuesta por una parte consciente y otra inconsciente. Si muchas veces no queremos saber qué es lo que hay en nuestro inconsciente es justamente porque allí está guardado aquello que hemos reprimido.

Como éste no es un recipiente cerrado herméticamente, muchas veces esas ideas reprimidas surgen a través de una palabra o un gesto, sin que podamos evitarlo.

Estas SEÑALES pugnan por salir a la superficie consciente y se manifiestan en lapsus, chistes, tics, explosiones de irritabilidad, síntomas o rasgos de carácter.

Si nos damos cuenta del error (lapsus) seguramente nos sonrojamos. Pero no solamente por haber sido descubiertos por el interlocutor –quien seguramente no lo nota o no le da importancia- sino por haber quedado al descubierto ante nosotros mismos.

2) ¿Por qué reprimimos?

La represión es un mecanismo inconsciente. Supongamos que nos aparece algún pensamiento que nos compromete, que no toleramos o que no queremos aceptar. Ese pensamiento, esa escena que vemos o esa situación que vivimos serán inmediatamente descartados, rechazados, reprimidos.

Nuestra consciencia será la encargada de hacerlo y en ese sentido ese supuesto pensamiento intolerable se hará inconsciente. La conciencia, que es generalmente una conciencia moral, tiene límites, creencias y certezas que son los que sostienen la vida de todos los días. Es inevitable que éstos estén haciendo un trabajo de vigilancia permanente y el resorte que los mueve es el bien y el mal, inevitable consecuencia de una cultura.

La represión interna o psicológica está concebida como aquello destinado a ser olvidado. Lo reprimido es lo olvidado. Esto ocurre a nivel consciente. Pero también existe una represión inconsciente, mucho más profunda, que es la que aparece casi antes de que el deseo, la tendencia o la idea se pongan en evidencia. Entonces, la persona no sabe que reprimió; directamente ni se atrevió a desear. Este es un reprimido en las fases más profundas del inconsciente que mediante ese mecanismo de defensa ha olvidado, dejado de lado o simplemente no ha tomado conciencia de su deseo.

3. ¿Qué pasa si reprimimos?

Si reprimimos gestamos la inhibición y por lo general, se inhiben tres tendencias básicas:

1. El deseo de poder
2. El deseo de tener
3. El deseo sexual

Cuando una persona está inhibida en su sexualidad al haber sido reprimida se puede transformar en dos grandes cosas: en una persona que ni siquiera posee deseo sexual o transformarse en un don Juan, o en una ninfómana, que justamente se excede, se pasa al otro lado sin tener conciencia de eso que está reprimiendo.

Perfil de un reprimido

Cuando una persona se encuentra inhibida a través de la represión aparecen dos grandes troncos en su vida, que se hacen evidentes sobre todo en el campo del poseer:

1.Comodidad
2.Pretensiones exageradas

La persona inhibida desarrolla por un lado una gran pretensión y por el otro una gran comodidad. Por ejemplo, quiere tenerlo todo pero duerme hasta las doce del mediodía de manera que no puede acceder a nada. Este tipo de conducta la descompensa neuróticamente.

3.Sobrecompensaciones

Son otro elemento que aparece en las personas inhibidas. Una persona que fue inhibida en una tendencia sexual se puede transformar en un seductor incorregible o en una ninfómana, por una sobrecompensación.

4. Represión y enfermedades psicosmáticas.

El cuerpo habla lo que la boca calla. ¿Adónde van las represiones, las pérdidas y los dolores? Al cuerpo. Más de una voz del cuerpo se debió a una no resolución de lago que no se ha explicitado en la conciencia. Por ejemplo, la impotencia parte de una represión en las tendencias sexuales.

5.Timidez y represión no son lo mismo

La represión es anterior a la timidez. La persona inhibida no dice ‘no me animo’, ni siquiera se da cuenta del deseo, directamente ni se atreve a desear.

6.Satisfacciones sustitutivas

Se trata fundamentalmente de una inhibición del deseo. Ocurre por ejemplo en los obsesos, cuando comen y en realidad no era apetito lo que tenían. Para ayudar a estas personas hay que transformarlas en seres deseantes.

Campaña de Erradicacion del Analfabetismo Emocional

Primer Sabado de Mes : Charla Gratuita Inscripciones 2531539

JQ, Psicologo Clínico
http://voluntariosinfronteras.blogspot.com/
E-Mail:
proyectojq@une.net.co; proyectojq@gmail.com ;
voluntariosinfronteras@proyectojq.cjb.net
Tel: (57)-(054)- 2531539


Prohibida su reproducción total o parcial. La traducción a cualquier idioma está permitida estrictamente para usos pedagógicos y debe citarse la fuente. Reproduction in whole or in part is forbidden. Translation in any language is permitted strictly for pedagogic uses without permission written, and sources must be mention.
Webmaster: webmaster@elmundo.com - Contáctenos en la Calle 53 #74-50 Barrio Los Colores en Medellín - Colombia - Teléfono (574) 2642800